¿Cómo afecta el gen de la obesidad?

Univision.com | Jul 17, 2013 | 3:52 AM
Una hormona le dice a... Una hormona le dice a...
3 Pausar Auto Play

Así lo determinó un estudio reciente. Debido a una imperfección genética el cerebro de muchas personas ‘no computa’ el mensaje. El Dr. Rivera nos explica.

El Doctor Rivera nos explica

Un equipo internacional de científicos logró descifrar el misterio de una imperfección genética que aumenta el riesgo de obesidad en una de cada seis personas, informó BBC Mundo.
Esta versión del gen la obesidad, llamado FTO, ya se relacionaba con el aumento de peso, pero el motivo era algo incierto. Sin embargo, un estudio publicado en la revista especializada The Journal of Clinical Investigation demostró que lo que hace el FTO es alterar los niveles de la hormona del hambre, la “Ghrelina”, y hacer que las comidas de alto contenido graso sean más apetecibles.
Al respecto, el Doctor Juan Rivera, médico de Univision, nos explica (a través de un ejemplo) en qué consiste este hallazgo:
“Pondremos el caso hipotético de un sujeto al que llamaremos José, quien se levanta, va a trabajar pero ya son las 11 de la mañana y aún no ha desayunado, lo que está sucediendo en su estómago es que se está secretando una hormona que se llama “Ghrelina” (la hormona del hambre), eventualmente ésta va a viajar al cerebro en donde le dará una señal a José de que tiene hambre”, dice el Doctor de Univision.
“Esto quiere decir que tiene tanta hambre que no discrimina en lo que va a ingerir, se puede comer cuatro donas o un pedazo de pan en vez de algo saludable”, asegura el Doctor Rivera.
El estudio referido mostró que hay un gen que puede aumentar la producción de esta hormona y también hace que el cerebro sea más sensible a ella, lo cual obviamente, hace que las personas portadoras de este gen (que son una de cada seis), puedan tener más hambre, coman más, engorden y puedan llegar a ser obesas.
Se trata de una cuestión genética que se combina con la sensación natural de sentir hambre, esta hormona que le dice a nuestra mente cuándo tenemos hambre pero debido a una imperfección genética, el cerebro de muchas personas no computa el mensaje.
©Univision.com
Commentarios