Asoman detalles del Plan B de la reforma migratoria

Univision.com | Jul 16, 2013 | 6:45 PM

Van desde una ciudadanía sólo para unos pocos indocumentados hasta un amplio estado de residencia temporal como el TPS

El Plan B de la reforma migratoria existe y se incluye en la lista de escenarios posibles dentro de las negociaciones que se llevan a cabo en Washington DC.
El lunes Univision.com reportó que las pláticas en el Congreso se estancaron cuando el liderazgo republicano adoptó dos reglas: debatirán un proyecto distinto al aprobado por el Senado y no enviarán al pleno ningún plan que no tenga el respaldo de la mayoría de la mayoría.
Según la regla anunciada por el presidente del Congreso, John Boehner (Ohio), la mayoría de la mayoría la integran un mínimo de 118 legisladores republicanos y al día de hoy “no hay suficientes votos”, dijo a Univision.com el legislador Joe García (demócrata de Florida).
Con estos datos en cuenta, asoman nuevos escenarios posibles. El primero que quienes apoyan la reforma migratoria integral cedan y permitan que la ciudadanía sea sólo para algunos indocumentados; el segundo que suelten la ciudadanía y amarren la residencia para legalizar a la mayoría de los indocumentados.
La Casa Blanca, el líder del Senado (Hary Reid, demócrata de Nevada) y el legislador Luis Gutiérrez (D-Illinois) insisten en el Plan A, la propuesta del Senado, y no mencionan en público otras alternativas porque en este debate nadie se atreve a asumir derrotas antes de tiempo.
Tampoco anticipar victorias. García aseguró que sólo entre 60 y 70 republicanos de la Cámara “apoyan” un plan de reforma migratoria como el del Senado. Pero eso tampoco quiere decir que el Plan A está muerto. El que lo de por perdido pierde y nadie puede avanzarlo porque la mayoría de la mayoría no está dispuesta a permitir que los demócratas de lleven todos los aplausos.
Futuro incierto
“En estos momentos todavía hay esperanzas de que el Grupo de los Siete tenga su legislación”, dijo a Univision.com Gaby Pacheco, una activista que lucha por los derechos de los soñadores (dreamers) en Estados Unidos.
Amparada por la Acción Diferida, programa otorgado por la Administración de Barack Obama que frena las deportaciones de jóvenes indocumentados que ingresaron siendo niños al país (dreamers) y les otorga un permiso de trabajo temporal, Pacheco dice que la reforma migratoria podría ser “dividida y votada por partes” en el Comité Judicial de la Cámara, “pero cuando llegue al pleno se unirá de nuevo”.
“El otro plan es el que ahorita estamos viendo”, agregó. Que la reforma migratoria enfrente una andanada de enmiendas en la Cámara y finalmente se apruebe. Y que sea el Comité de Conferencia el que armonice las versiones del Senado, que incluye la ciudadanía, y la que resulte de la Cámara de Representantes.
“Puede que sea una táctica”, dijo Pacheco.
La activista también mencionó la posibilidad de un Plan B sin residencia y sin ciudadanía, pero dijo que muchos en el Congreso están pensando en las elecciones de medio tiempo del 2014 y en los comicios presidenciales del 2016, tema que no deja dormir a muchos estrategas tanto demócratas como republicanos.
Clima de nervios
Los escenarios de la reforma migratoria son complejos y todavía están siendo dibujados en Washington D.C.
Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice, sostiene que la vía legislativa está vigente y debe ser agotada.
Pero advirtió que la condición impuesta por Boehner, “aquella de la mayoría de la mayoría” permanece en pie y ello permite anticipar que se “está lejos de un resultado” en corto tiempo.
Indicó que para muchos republicanos la reforma puede esperar todavía un tiempo, “hasta diciembre (de este año) o febrero o marzo” (de 2014) (…) “después de las primarias”, pero que para otros el tiempo se agota y hay que tomar decisiones para reparar ahora un sistema migratorio que se encuentra “roto”.
Sharry, sin embargo, dijo que todavía “hay esperanza” de que quienes no apuran el paso “van a hacer algo” antes del otoño.
Abanico de opciones
“Hay varias opciones” con la Cámara de Representantes, señaló. “Que (los republicanos) aprueben algunas medidas para llegar a un final y decir que hicieron algo y compartan las culpas” con los demócratas.
“Otros quieren realmente hacer nada, nada pero nada” y dejar las cosas tal y como están, dijo Sharry. Pero anticipó que hay un sector “que quiere hacer algo” pero no puede por la regla impuesta por Boehner.
El grupo citado por Sharry lo explicó García. Lo integran 60 o 70 republicanos que si se unen al 95 por ciento de demócratas que apoya la reforma migratoria del Senado, suman más de los 218 votos necesarios para que el proyecto se convierta en ley. Pero primero debe pasar la condición de Boehner: 118 votos republicanos para que la reforma llegue al pleno.
“La única manera de hacer algo es con bipartidismo”, dijo Sharry. “Y para ello están buscando esa mayoría de la mayoría o cerca de la mayoría que podría apoyar algo. Estamos explorando, tal vez para septiembre, quizás una reforma más inclinada a la derecha de lo que aprobó el Senado, pero algo”, aseguró.
Una de esas inclinaciones, según America’s Voice, podría ser un plan que no incluya residencia ni ciudadanía, tal y como lo anticipó a Univision.com la semana pasada la analista republicana Helen Aguirre Ferre, declaraciones que de inmediato fueron desautorizadas por integrantes del Grupo de los Siete de la Cámara que redacta un plan en secreto.
Reforma limitada
“Hay otra idea que está saliendo, y es la idea de ciudadanía para algunos pero no para todos”, añadió Sharry. “Por ejemplo dreamers o trabajadores agrícolas o quienes han tenido TPS por más de 10 años”.
El director ejecutivo de America’s Voice mencionó además que una medida pudiera ser la anulación temporal de la Ley del Castigo para que residentes legales permanentes puedan pedir a familiares inmediatos (cónyuges e hijos menores de edad solteros), una medida similar a la autorizada en 2012 por la Administración Obama y que entró en vigor en marzo de este año.
La ley del castigo sanciona con tres años fuera del país a indocumentados que permanecen más 180 días sin permiso de estadía legal en Estados Unidos y 10 años si la permanencia no autorizada pasa de un año. El castigo se cumple a partir de cuando salen a sus países de origen en busca de la tarjeta de residencia o green card.
Sharry aseguró que “vamos a hacer esfuerzos buscando la mayoría de la mayoría como quieren los republicanos” y que las negociaciones continúan. “Depende de los republicanos que se llegue a una mayoría para una propuesta” de reforma migratoria.
De lograrlo, la Cámara podría votar una reforma migratoria en el otoño para que un Comité de Conferencia armonice ambas versiones y, como dijo Pacheco, “presionar” para que la versión final recupere el plan del Senado.
Sharry dijo que de esto “no van a hablar”, y que de no conseguirlo, entonces el Plan B llegará hasta el Presidente Obama para que por medio de una acción ejecutiva apruebe una especie de TPS que legalice temporalmente a la mayoría de los indocumentados.
Al final quizás no haya un camino hacia la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados, tal vez sólo para 3, 4 o 5 millones. Nadie lo sabe. “Las negociaciones continúan”, aseguró Sharry.
©Univision.com
Comentarios