Los republicanos quieren el Dream Act, y ya no es suficiente

ImpreMedia Digital, LLC | Jul 12, 2013 | 10:04 AM

SIGUIENTE:

Sería uno de los primeros proyectos migratorios que propondrían legisladores republicanos. Su objetivo es ayudar a millones de jóvenes indocumentados.

Liderazgo republicano busca revivir la propuesta, pero los dreamers ahora quieren legalización para ellos y sus familias

WASHINGTON, D.C. - Ha pasado algo más que tiempo, desde diciembre de 2010, cuando la Cámara de Representantes votó el Proyecto de Ley del Sueño (Dream Act.) para que luego muriera en el Senado. Sólo ocho republicanos lo apoyaron entonces. Ahora, el liderazgo conservador quiere impulsar la propuesta, pero la diferencia es que para los jóvenes, esto ya no es suficiente.
Ha sido una transformación digna de la mejor novela política en Washington. Hablar del Dream Act en la Cámara Baja hace tres años era complicado. Lincoln Díaz-Balart, Joseph Cao, Charles Djou, Vern Ehlers, Michael Castle, Bob Inglis, Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz Balart respaldaron el proyecto de ley cuando se debatió en diciembre de 2010. Sólo los dos últimos continúan en el Congreso.
Esta semana, sin embargo, el ambiente pareció muy diferente. A puertas cerradas en la reunión de la Conferencia Republicana, liderada por John Boehner (R-OH), varios legisladores debatieron la estrategia a seguir sobre inmigración. Congresistas que participaron en el encuentro aseguraron que varios miembros destacaron historias de dreamers en sus intervenciones.
"Hubo una discusión apasionada. Varias personas hablaron de experiencias personales, casos con los que se han familiarizado. Pero no se puede extrapolar eso en la política nacional", aseguró el congresista Steve King (R-TX).
Pocas salidas
Representantes como Darrell Issa (R-CA) enfatizaron que el único "proyecto de ley con un camino a la ciudadanía, que podría ser aprobado este verano en la Cámara de Representantes es el Dream Act".
"El líder de la mayoría republicana, Eric Cantor (R-VA) liderará esta porción", dijo Issa. Ayer el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes Bob Goodlatte (R-VA) confirmó que está trabajando con Cantor en un nuevo proyecto de ley llamado "KIDS" que legalizaría a los Dreamers.
"Estos jóvenes llegaron a esta país por causas ajenas a su propia voluntad y no conocen otro hogar que no sea Estados Unidos [...] Este es un componente de la reforma migratoria", dijo Goodlatte en una declaración.
Pero para los jóvenes el momento ya pasó y ahora la aprobación de un Proyecto de Ley del Sueño no es suficiente.
"No es aceptable que ellos sólo nos den nuestra legalización. Tampoco queremos que lo condicionen a metas sobre seguridad fronteriza. Entre el 2010 y 2013 hemos construido mucho poder político. En 2010 no había oportunidad de empujar una reforma migratoria y por eso sólo impulsamos el Dream Act", explicó Cristina Jiménez, directora ejecutiva de United We Dream.
En 25 estados
Actualmente este grupo tiene 51 organizaciones en 25 estados. Trabajan con más de 15,000 jóvenes. "Contamos con la victoria que nos dio la Casa Blanca con DACA (Acción Diferida) y el voto latino aumentó su influencia. Antes no teníamos ninguna de estas variables. Estamos en una mejor posición para negociar", agregó.
Un cambio que ha experimentado el movimiento juvenil es la incorporación de miembros con papeles, que se han visto afectados por el sistema migratorio a través de sus familiares. Esta es una nueva fuerza que promete cambios, no sólo a nivel de acciones comunitarias sino en el poder político.
De acuerdo a un estudio del Consejo Nacional de La Raza (NCLR), en 2014 habrá 766,971 jóvenes hispanos ciudadanos que cumplirán 18 años y tendrán derecho a votar. Ese es un grupo de alta prioridad para organizaciones como United We Dream.
El jueves Boehner aseguró que el Congreso debatirá una reforma migratoria a través de proyectos de ley pequeños en lugar de una propuesta integral. Además, insistió en que no existe un plazo definido para concretar resultados.
DREAM Act en EEUU En Estados Unidos 12 estados tienen sus propias versiones de la ley DREAM que regulan precios de matrícula y ayuda financiera para estudios en las universidades estatales.
Estos estados son Texas, California, Illinois, Utah, Nebraska, Kansas, Nuevo México, Nueva York, Washington, Wisconsin, Massachusetts y Maryland.
El DREAM Act de Maryland fue aprobado en votación en todo el estado, ganando el 59% de los votos el 6 de noviembre de 2012.
©ImpreMedia Digital, LLC
Commentarios