Un grupo de defensa de animales denunció maltrato en procesadora de pavos

Univision.com | Jul 11, 2013 | 5:45 PM
Crueldad sin límites ... Crueldad sin límites ...
3 Pausar Auto Play

Xiomara González Govea nos trae un caso que podría cambiar la forma de sancionar estos delitos. Una fundación sin fines de lucro grabó las imágenes.

Muy pocas personas imaginan los abusos que puede sufrir un animal antes de ser procesados para consumo humano. Por eso, el grupo Mercy for Animals, se dedica a obtener evidencias para presentarlas a las autoridades y al público en general, con el fin de promover el trato digno a los animales y a que los abusos que sufren sean considerados como delitos graves.
"Creemos que el consumidor tiene derecho a saber de dónde viene lo que se come y con este tipo de pruebas, puede tomar decisiones informadas antes de comprar sus alimentos", dijo Matt Ryce, director de investigaciones de MFA.
El video presentado por Mercy for Animals fue grabado en la planta procesadora de pavos más grande de Estados Unidos, con base en Garner, Carolina del Norte.
La compañía produce un 30% del pavo que compra el público en general en ocasiones especiales, como el día de gracias.
A raíz de la denuncia se abrió un caso sin precedentes.
"La primera investigación llevó a cinco trabajadores a recibir cargos por crueldad animal, es el primer juicio relacionado con aves maltratadas en procesadoras", añade Ryce.
Ryce señala que la industria aviaria en este país genera casi $9 mil millones al año y podría verse muy afectada si la opinión popular se vuelca en su contra.
De acuerdo a los investigadores, parte del problema se da por las pésimas condiciones de trabajo en las plantas.
"Son fábricas de explotación, es una labor muy difícil, el ambiente es cruel, violento, hay malos olores, poca gente quiere trabajar ahí y terminan empleando a indocumentados, personas con antecedentes criminales o quienes no consiguen nada en otro lugar", añade Ryce.
Según los activistas, estos abusos no sólo ocurren con más frecuencia de lo que se logra documentar, sino que a veces, oficiales del propio gobierno tratan de impedir que se descubran.
La doctora Sara Mason, una veterinaria del departamento de agricultura de Carolina del Norte fue suspendida de su trabajo y sentenciada a 45 días de prisión luego de declararse culpable de "obstruir a la justicia" por llamar a un amigo que trabajaba en la planta de Butterball y advertirle que habría un allanamiento.
Tras la detención reconoció la gravedad de la situación y se disculpó.
En un segundo caso contra la misma compañía, las evidencias recopiladas por este grupo de defensores de los derechos animales no fueron aceptadas como abusivas.
"La fiscalía estimó que los posibles miembros del jurado serían personas relacionadas a las granjas avícolas y pensaro que era difícil que se diera una sanción. Lo cual fue muuy desalentador", apuntó Matt Ryce.
Ryce añde que las cosas pueden mejorar si los ciudadanos presionan a sus legisladores o empeorar si se aprueban proyectos de ley como el Ag Gag Bill que protegería a los que cometen estas atrocidades.
"Estos proyectos están diseñados para censurar a grupos como los nuestros, que grabamos evidencia para revelarla al consumidor y presentarla a la justicia", añadió el director de investigaciones.
Univision intentó conversar con algún vocero oficial de la corporación y a pesar de que un un primer intercambio de correos electrónicos se mostaron entusiasmados con nuestra posible visita, al detallarles el tema que querían discutir la comunicación fue menos cordial.
Por su parte las oficinas corporativas de Butterball les envió un comunicado que dictaba: "Condenamos a los involucrados en este caso. Hemos cooperado con las autoridades y con las investigaciones pertinentes. El bienestar de los animales es nuestra prioridad y nos comprometemos a seguir una línea ética en cuanto al cuidado y buen manejo de los pavos procesados en Butterball".
©Univision.com
Commentarios