La odisea de Evo Morales hace eco en Latinoamérica

Univision.com | Jul 04, 2013 | 10:26 PM

SIGUIENTE:

Mandatarios de la UNASUR se dijeron indignados por “la ofensa” contra el mandatario boliviano.

Afirma que no le temblaría la mano para cerrar Embajada de EEUU

El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó el jueves que no "le temblaría la mano" para cerrar la Embajada de Estados Unidos en La Paz, después de haber expulsado a su embajador, a la agencia antidroga DEA y la agencia de cooperación Usaid.
El mandatario habló del asunto durante un discurso en un acto ante los movimientos sociales e indígenas que le respaldan y en el que le acompañaron los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Venezuela, Nicolás Maduro, en la ciudad boliviana de Cochabamba, informó la agencia Efe.
Morales dijo que estudiará los mensajes que ha recibido de sus partidarios para "si fuera necesario, cerrar la Embajada de Estados Unidos en Bolivia", al considerar que este país fue responsable de los problemas que atravesó su avión en Europa el martes.
"No necesitamos Embajada de Estados Unidos en Bolivia. No necesitamos so pretexto de cooperación, de relación diplomática, que vengan a conspirar desde adentro, desde afuera", sostuvo Morales.
"Se ha ido el embajador de Estados Unidos, se ha ido la DEA, seguramente hay (de la) CIA infiltrados por aquí y por allá para hacer espionaje. Ojalá haya mayor madurez. A mí no me temblaría la mano para cerrar la embajada de Estados Unidos", manifestó.
El mandatario boliviano también subrayó que su país está mejor en lo político sin la presencia del embajador norteamericano, en alusión a la expulsión del diplomático Philip Golberg en 2008.
Morales, Correa, Maduro, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, y los de Uruguay, José Mujica, y Surinam, Desiré Bouterse, se reunieron el jueves en Cochabamba para analizar el conflicto con la nave presidencial del mandatario boliviano.
Argumenta trato discriminatorio y secuestro
Efe recuerda que el avión de Morales, que retornaba el martes de Rusia a Bolivia, no pudo sobrevolar ni aterrizar en algunos países europeos por la sospecha de que a bordo iba el exanalista de la CIA Edward Snowden, reclamado por Estados Unidos por revelar operaciones de espionaje.
Morales ha acusado a Francia, Italia, Portugal y a España de haber puesto trabas a su itinerario por esa sospecha y ha llegado a considerar que fue un trato discriminatorio y un "secuestro" porque no pudo volver a su país según una ruta aprobada previamente.
Los países señalados han dado explicaciones, disculpas o han rechazado, como en el caso de España, que se haya obstaculizado el viaje de Morales, que el miércoles hizo escala en las Islas Canarias, tras permanecer casi 14 horas en Viena, y finalmente pudo volver a su país.
Sin embargo, el gobernante boliviano relató a sus colegas que el incidente con diplomáticos españoles acreditados en Viena consistió en que estos pretendieron revisar su aeronave presidencial cuanto estaba varada en el aeropuerto de la capital austríaca.
La intención, según Morales, tenía que ver con una supuesta desconfianza en su palabra a pesar de que les aseguró que Snowden no se encontraba en la aeronave presidencial.

Reacciones contra consulado en Bolivia

Por otro lado, la Agencia France Press informó que civiles no identificados lanzaron el jueves pintura roja y escribieron graffitis con consignas antinorteamericanas en el consulado de Estados Unidos en la ciudad boliviana de Santa Cruz (este), informó la televisora privada ATB.
La fachada del edificio quedó embadurnada con pintura roja, y en los mensajes podía leerse: "Fuera Gringos Obama" y "Váyanse al carajo, gringos de mierda", en imágenes transmitidas por el canal privado de televisión.
El incidente se produjo este 4 de julio, cuando Estados Unidos celebra el "Día de la Independencia", y después de que la embajada del país extranjero suspendiera todos sus actos conmemorativos.
Morales, acota la AFP, abrió la posibilidad de estudiar un eventual pedido de asilo político a Snowden, quien reveló plan estadounidense de espionaje de las comunicaciones telefónicas y por internet a escala mundial.
Fernández llama a pedir perdón a Morales
Por su parte, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, llamó en Bolivia a los países europeos que negaron el tránsito al avión del mandatario boliviano, Evo Morales, a "que pidan perdón alguna vez en su vida por lo que han hecho", citó Efe.
Tras llegar a la ciudad central de Cochabamba, Fernández, que calificó el incidente como un "atropelló al mandatario boliviano, se trasladó de inmediato hasta el lugar donde se efectuaba un acto con organizaciones sociales leales a Morales al que también asistieron sus homólogos de Ecuador, Rafael Correa, y de Venezuela, Nicolás Maduro.
"Expresar toda nuestra solidaridad, todo nuestro acompañamiento y solicitar muy serena pero seriamente a quienes han violado el derecho que subsanen esto y se hagan cargo de los errores cometidos, es lo menos que podemos pedir, que pidan perdón alguna vez en su vida por lo que han hecho", sostuvo Fernández en el evento.
Fernández expresó su solidaridad por el "atropello" sufrido por el presidente boliviano a quien, según dijo, "lo han tenido de rehén durante 13 horas" argumentando "fallas técnicas o de combustible".
"Resulta curioso que quienes muchas veces reclaman seguridad jurídica, que quienes nos hablan del respeto al derecho internacional con el cual todos estamos de acuerdo, quienes nos hablan de respetar los derechos humanos (...) hayan cometido esta inédita violación a las más elementales normas vigentes", dijo.
Añadió que en América del Sur, "cuando cometemos un error nos han enseñado de chiquitos a reconocerlo y a por lo menos pedir disculpas a quien hemos ofendido".
Correa criticó 'doble moral'
Por su parte, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, criticó la "doble moral" en las relaciones internacionales y denunció que hubo presidentes de la Unasur que quisieron "bloquear" la reunión convocada en Bolivia para respaldar a Evo Morales tras el incidente.
En un acto multitudinario con organizaciones sociales afines al Gobierno boliviano en la ciudad de Cochabamba, Correa dijo que "no ha sido fácil llegar" y no se ha podido organizar una cumbre presidencial de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) porque sus estatutos exigen consenso para celebrarla.
"Esto es una reunión, pero no una cumbre. Ese estatuto (de Unasur) hecho por burócratas va a servir para que no se haga nada (...). Hubo presidentes que bloquearon esta cumbre, se opusieron, y si Unasur no responde a esto, a qué respondemos. Pero no pudieron impedir la reunión de presidentes", aseguró.
Correa es uno de los seis presidentes que asisten a esta reunión para respaldar a Morales y analizar la crisis abierta con Europa después de que esta semana tres países le cerraran su espacio aéreo y territorio al avión del presidente boliviano por la sospecha de que el exanalista de la CIA Edward Snowden viajara a bordo.
Para el presidente ecuatoriano, "lo que ha pasado con Bolivia ha pasado con todo latinoamericano digno, es destrozar la Carta Fundacional de Naciones Unidas. Lo que ha pasado destroza el derecho internacional consuetudinario. ¿Quién va a responder, cómo?, cuestionó.
Reiteró que está en Bolivia para respaldar a este país "en su justa exigencia de disculpas, de explicaciones por este atentando", que calificó como "una agresión a toda nuestra América".

Qué hubiera pasado si…

Correa recordó que el 4 de julio se celebra la fiesta nacional de Estados Unidos y lamentó que más de 200 años después de su Declaración de Independencia, ese país pretenda lo que para ellos "sería impensable", es decir, quitarle las libertades y los derechos civiles a otros.
"Los pueblos no son nuestros enemigos, vivan los pueblos del mundo, ese debe ser nuestro mensaje, pero en igualdad, sin doble moral, sin sometimiento", aseveró.
Preguntó qué habría pasado si Venezuela, Bolivia o Ecuador fueran "los que han espiado" a sus ciudadanos "y a otros países soberanos".
"Ya estaríamos enjuiciados en la Corte Penal Internacional, pero como lo hizo la potencia más grande de la historia de la humanidad, no pasa nada", sostuvo
"Si lo ocurrido no justifica una reunión de jefes de estado de nuestra América, nuestra Sudamérica ¿qué lo justifica?", preguntó Correa, al llegar a Cochabamba, centro de Bolivia, indicó la AFP.
"O nos graduamos de colonia o nos mantenemos y perpetuamos como estados libres, independientes, dignos y soberanos", dijo Correa, quien desde los hechos del martes, cuando Morales se vio obligado a aterrizar en Viena, gestionaba una cumbre de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), que al final no se concretó.
Maduro llama 'indigno' y 'abusador' a Rajoy
En tanto, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, volvió a arremeter en Bolivia contra su homólogo de España, Mariano Rajoy, a quien tildó de "indigno" y "abusador" porque, según dijo, su país pretendió revisar el avión del gobernante boliviano Evo Morales.
Maduro deploró en la ciudad central de Cochabamba la actitud de los países europeos que impidieron al avión presidencial boliviano aterrizar o sobrevolar sus territorios por una supuesta orden de la CIA estadounidense, según el mandatario venezolano, informó Efe.
El motivo del veto fue la sospecha de que a bordo del avión de Morales pudiera viajar el exanalista de esa agencia Edward Snowden.
"El que llegó al colmo de los colmos fue el Gobierno de España, indigno presidente Rajoy que pretendió revisar el avión presidencial de Bolivia. ¡Abusador!", espetó Maduro en un encuentro con organizaciones sociales leales a Morales en Cochabamba.
"El día que el presidente Rajoy venga a sobrevolar nuestro espacio aéreo, nosotros podríamos bajarlo y revisarle el avión para ver si trae droga o si trae los euros que se roban del pueblo español", advirtió el gobernante venezolano.
Un 'malentendido' para Panamá
Por su parte, el canciller panameño, Fernando Núñez Fábrega, consideró como un "malentendido" que varios países europeos prohibieran que al presidente boliviano sobrevolar su espacio aéreo.
"Nosotros consideramos que ahí (con lo de Evo Morales) ha habido un malentendido entre naciones amigas", dijo a periodistas Núñez Fábrega tras su participación en un acto público, citó Efe.
"La idea de que España haya prohibido el aterrizaje, creo que eso se puede haber debido a un malentendido, (porque) son vínculos existentes muy fuertes" entre estas naciones, recalcó.
El diplomático agregó que esta situación se debe solucionar "lo antes posible de una manera amistosa".
Protestas en México
A su vez, alrededor de un centenar personas se manifestó el jueves frente a la embajada de Estados Unidos en México para expresar su "enérgico repudio" al trato recibido por el presidente Evo Morales.
Los manifestantes en México, integrados por artistas, periodistas y representantes de organizaciones civiles y sindicales, se apostaron afuera de la sede diplomática estadounidense con banderas bolivianas y pancartas y realizaron representaciones artísticas en apoyo a Morales, informa Efe.
Con mantas en las que se leía "Bolivia y México un sólo pueblo" y "Barack Obama es también un títere de los neoliberales", los manifestantes gritaron consignas como "¡Evo duro, a los yanquis dales duro!", en medio de un gran despliegue de policías.
El coordinador del Comité Mexicano de Solidaridad con Bolivia, Héctor de la Cueva, leyó un discurso en el que reprochó la actuación de varias naciones europeas al "poner en riesgo la vida de Evo Morales" y calificó como "una vergüenza" que esos países "se subordinen a la orden de Estados Unidos".
"Estamos aquí porque los mexicanos sentimos a Evo como nuestro y porque ha sido un agravio para toda América Latina, para sus trabajadores y para sus pueblos indios", acotó.
En ese mismo acto, el ex embajador de Bolivia en México Jorge Mansilla Torres expresó su sospecha de que, el suponer que el extécnico de la CIA Edward Snowden viajaba en el avión de Morales, "es un pretexto para acabar con el presidente de Bolivia".
Por ello, dijo, "no va a quedar lo de Evo en anécdota y por eso vamos a pedir sanciones internacionales para los que así nos ofenden". "Estamos presentando la reclamación de la ONU y ahora los pueblos del mundo serán nuestros máximos jueces", agregó.
Al término de la manifestación los coordinadores del evento entregaron a personal de la embajada estadounidense una carta dirigida al gobierno de ese país para expresar su solidaridad con Bolivia y con Evo Morales.
©Univision.com
Commentarios