Fue derrocado el presidente de Egipto, Mohamed Mursi

Univision.com | Jul 03, 2013 | 2:25 PM
Golpe militar en Egip... Golpe militar en Egip...
3 Pausar Auto Play

Las fuerzas armadas tomaron el control del país y designaron a un líder para gobernar durante la transición. Egipto está totalmente dividido.

Mursi desconoce deposición

Las Fuerzas Armadas egipcias derrocaron el miércoles al presidente del país, el islamista Mohamed Mursi, suspendieron la Constitución y anunciaron que el presidente del Tribunal Constitucional, Adli Mansur, asume provisionalmente la Jefatura del Estado.
El anuncio de la destitución de Mursi, que calificó de "golpe de Estado" el movimiento militar, lo hizo el jefe del Ejército y ministro de Defensa, mariscal Abdel Fatah Al Sisi, en un discurso televisado al país, informó la agencia Efe.
Al Sisi compareció junto a un grupo de personalidades políticas, sociales y religiosas, como el ex premio Nobel de la Paz Mohamed El Baradei, el jeque de la institución del Al Azhar (la más importante del islam suní), Ahmed Al Tayeb, y el papa copto Teodoro II.
Reportan detención de Mursi
La madrugada del jueves Mohamed Mursi se encontraba detenido junto a su equipo en un edificio del Ejército, indicó un alto responsable de la cofradía de los Hermanos Musulmanes. 
"Mursi y todo el equipo presidencial están en residencia vigilada en el club de la Guardia Republicana de la presidencia", declaró Gehad al Hadad, responsable en la cofradía.
El padre del líder, Esam al Hadad, considerado como el brazo derecho del derrocado Gobernante, también estaba detenido.
Ni Mursi ni otros responsables de la cofradía, entre ellos el guía supremo Mohamed Badie y su "número 2" Jairat al Shater, pueden abandonar Egipto, informaron las fuerzas de seguridad.
Un año en la presidencia
La actuación de la Fuerzas Armadas, que ha contado con el apoyo de un amplio sector de la población de Egipto, pone fin al mandato de Mursi, quien apenas llevaba un año en la presidencia del país árabe, y a quien los militares dieron un ultimátum de 48 horas, que expiraba el miércoles, para reconducir su política, que había generado un clima de fuerte división social.
El Baradei calificó de un "paso hacia la reconciliación nacional" el movimiento y la hoja de ruta presentada por el Ejército como plan de actuación para los próximos tiempos.
El premio Nobel de la Paz, la figura más conocida de la oposición a Mursi, afirmó que con lo ocurrido "se corrige la Revolución del 25 de Enero", que derrocó al presidente Hosni Mubarak (1981-2011), y se responde a las demandas del pueblo egipcio, indica Efe.
Por su parte, el jeque Al Tayeb consideró que con esta iniciativa el dividido pueblo egipcio podrá "tender puentes", mientras que el papa copto, Teodoro II, señaló que la hoja de ruta se ha aprobado para "resolver el actual callejón sin salida".
'No respondió a las demandas del pueblo'
Tras anunciar la suspensión temporal de la Constitución egipcia, Al Sisi manifestó que el presidente de la Corte Constitucional administrará la etapa interina y convocará elecciones presidenciales anticipadas, de acuerdo con lo establecido en la hoja de ruta acordada por el Ejército con las fuerzas del país.
El presidente tendrá todo el poder para hacer declaraciones constitucionales y para designar a un jefe de Gobierno con prerrogativas, dijo Al Sisi.
Además, se formará un comité de expertos para enmendar la Constitución, según el plan trazado por Al Sisi.
Al Sisi dijo que el discurso a la nación que ofreció Mursi "no respondió a las demandas del pueblo", después del ultimátum de 48 horas.
Una explosión de júbilo inundó la cairota plaza Tahrir tras el anuncio del Ejército egipcio.
Cientos de miles de personas se concentraron en la plaza (punto neurálgico de los opositores a Mursi, como ya lo fue en las jornadas de enero y febrero de 2011 que acabaron con el régimen de Mubarak) flameando banderas de Egipto y bajo el ensordecedor ruido de los fuegos artificiales.
La multitud entona el himno nacional egipcio y canciones patrióticas en señal de alegría, mientras algunos apuntan con rayos láser hacia los helicópteros militares que sobrevuelan la plaza.
Entretanto, Mursi dijo que las medidas anunciadas por el jefe de las Fuerzas Armadas son un "golpe" de Estado y que continúa siendo el presidente de Egipto, al tiempo que pidió a los mandos militares y a los soldados que cumplan con la Constitución y la ley y no se impliquen en esta acción.
La escena es radicalmente distinta en la plaza de Rabea al Adauiya, en el barrio cairota de Ciudad Naser, y considerado un feudo de los islamistas partidarios de Mursi.
Allí los simpatizantes de Mursi que habían acudido para expresar su apoyo al presidente deambulan en silencio y han dejado de levantar banderas.
También se escuchan gritos de "ilegítimo", en alusión a la decisión de las Fuerzas Armadas de sustituir a Mursi por el presidente del Tribunal Constitucional.
En tanto, el presidente del Tribunal Constitucional Supremo, Adli Mansur, jura el jueves como nuevo jefe del Estado egipcio ante la Asamblea General de esa instancia judicial, informaron a Efe fuentes oficiales.
Al Sisi, el recambio militar de Mursi que se volvió contra él
En tanto, el jefe de las Fuerzas Armadas de Egipto, Abdel Fatah al Sisi, fue la pieza que el presidente Mohamed Mursi utilizó para cambiar a la cúpula militar hace menos de un año y que ahora se ha vuelto contra él, demostrando que en Egipto el Ejército actúa de forma autónoma.
Al Sisi es la cabeza visible de un Ejército que hoy anunció la salida del poder del islamista Mursi, que apenas ha gobernado el país un año tras ganar las primeras elecciones democráticas desde la revolución que desbancó al presidente Hosni Mubarak en febrero de 2011, indicó Efe en otro parte informativo.
El pasado agosto, Mursi ordenó en un movimiento sorpresa el pase al retiro del mariscal Husein Tantaui, que había dirigido las Fuerzas Armadas desde 1991, y de su "número dos", Sami Anan, que pasó a ser su consejero en asuntos militares.
En su lugar colocó a Al Sisi, un hombre más joven que todos sus antecesores en el cargo, lo que fue interpretado en su momento como una reforma en toda regla del estamento castrense.
Ahora, parece que la historia se repite en sentido adverso: el Ejército comandado por Al Sisi devuelve el golpe y retira el poder a los Hermanos Musulmanes en un choque de impredecibles consecuencias.
Entre los que han orquestado esta nueva maniobra destaca el comandante en jefe, que durante los meses previos como jefe de las Fuerzas Armadas y ministro de Defensa había mantenido un perfil relativamente bajo.
Nacido en El Cairo el 19 de noviembre de 1954, Al Sisi se graduó en la academia militar en 1977 y pasó a ser oficial de Infantería.
Preparación militar
También cursó varias maestrías de Ciencias Militares en Egipto en 1987 y el Reino Unido en 1992, así como estudios en una academia militar de Estados Unidos en 2006.
Casado y con cuatro hijos, Al Sisi ha ocupado distintos puestos de responsabilidad en las filas del Ejército. Fue comandante del batallón de Infantería Mecanizada y jefe del departamento de Información y Seguridad de la Secretaría General del Ministerio de Defensa.
En su ascenso, también ocupó el cargo de agregado militar en Arabia Saudí, lo que le dio proyección internacional entre los países del Golfo.
Fue comandante de brigada y de división de Infantería Mecánica, y jefe del Estado Mayor y comandante de la región militar norte, correspondiente a la zona que abarca la ciudad mediterránea de Alejandría.
Antes de convertirse en ministro de Defensa, dirigió el departamento de Inteligencia Militar de las Fuerzas Armadas.
Se incorporó a su puesto actual cuando el Ejército lanzaba una operación en la península del Sinaí para perseguir a grupos armados tras la muerte de dieciséis soldados en un ataque yihadista en la zona.
Los secuestros y el contrabando de armas en el Sinaí le llevaron a aumentar la vigilancia en esa zona.
Inquieto por la crisis en su país
En los últimos meses, se había mostrado inquieto por la división política que atraviesa Egipto, llegando a declarar en enero pasado que el Estado corría el riesgo de colapsar y ofreciendo mediar entre el gobierno y la oposición.
Figura alejada de los medios de comunicación, el jefe militar saltó a la primera plana en junio de 2011 cuando reconoció que miembros del Ejército habían sometido a las llamadas pruebas de virginidad a mujeres detenidas en marzo de ese año en la plaza Tahrir de El Cairo.
Amnistía Internacional se reunió con Al Sisi, que reconoció que ese tipo de test se realizó para "proteger" a los militares de las acusaciones de violación, al tiempo que prometió que no se volverían a poner en práctica.
Durante los once meses que ha estado al frente del Ministerio de Defensa, el ministro ha tenido también que mantener las relaciones militares con los responsables de los diferentes países aliados.
Entre estos últimos destaca Estados Unidos, que cada año proporciona a Egipto ayuda militar por valor de 1,300 millones de dólares y que sigue muy atento el desarrollo de los últimos acontecimientos.
©Univision.com
Commentarios