Los Obama se reúnen con familia de Nelson Mandela

Univision.com | Jun 29, 2013 | 10:33 AM

Su fuerza: 'Una inspiración para el mundo'

El presidente Barack Obama y la primera dama Michelle Obama se reunieron en privado con familiares del ex presidente sudafricano Nelson Mandela el sábado, pero no visitarán al líder de la lucha contra el apartheid debido a su delicado estado de salud.
La reunión de aproximadamente media hora se sostuvo en Johannesburgo en el Centro de la Memoria Nelson Mandela, que forma parte de la fundación del ex mandatario de 94 años, informó The Associated Press. La Casa Blanca no informó con cuántos integrantes de la familia Mandela se reunieron con el presidente estadounidense y su esposa.
Sigue 'crítico pero estable'
Efe apunta que el expresidente sudafricano Nelson Mandela sigue en estado "crítico pero estable", según anunció el actual presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma. "Sigue en estado crítico pero estable, nada ha cambiado hasta el momento, pero esperamos que mejore", dijo Zuma en una rueda de prensa con su homólogo estadounidense, Barack Obama, en Pretoria.
"Esperamos que muy pronto salga del hospital", añadió Zuma respondiendo a las preguntas de los periodistas. Nelson Mandela pasaba el sábado su séptimo día en estado crítico en un hospital de Pretoria.
Madiba -como se conoce al expresidente en su país- fue ingresado el 8 de junio en estado "grave pero estable" por una recaída en una infección pulmonar. Su estado paso de "grave" a "crítico" el pasado domingo, y, pese a la mejoría experimentada en los últimos días, su situación no ha cambiado desde entonces.
No habrá reunión Obama-Mandela
Por su parte, la Agencia France Press ya había informado que el presidente estadounidense, de viaje en Sudáfrica, no visitaría a su "héroe" Nelson Mandela.
"Por respeto por el confort y la paz de Nelson Mandela, y por deseo de su familia", Barack Obama no irá al Medical Heart Hospital, donde el primer presidente negro de Sudáfrica se debate entre la vida y la muerte desde hace tres semanas a causa de una grave infección pulmonar, declaró un responsable norteamericano.
El presidente estadounidense, de gira por África, declaró el viernes que no necesitaba "una foto" con el emblema mundial de la libertad y el perdón. Pero no había excluido visitarlo, dejando esta posibilidad en manos de la familia.
Obama se reunió con Mandela en 2005 cuando era senador y desde entonces no pudieron verse de nuevo, debido al deterioro del estado de salud de Mandela, pero hablaron varias veces por teléfono.
Sin embargo, un nuevo encuentro entre los dos premios Nobel de la Paz habría sido muy simbólico.
"Comparten las mismas cosas: Mandela fue el primer presidente negro de Sudáfrica y Obama fue el primer presidente negro de Estados Unidos", declaró Tokozile Sibalo, una sudafricana de 50 años, que vino a Pretoria junto con sus dos hijas para rendir homenaje a Nelson Mandela frente al hospital en donde está siendo tratado.
"Podría ayudar a Mandela el saber que Obama piensa en África", añadió.
Elogios para 'Madiba'
Obama afirmó que la fuerza moral del exmandatario sudafricano Nelson Mandela, hospitalizado en estado crítico, es una "inspiración para el mundo". "Es una inspiración personal para mí y una inspiración para el mundo", dijo Obama en una rueda de prensa conjunta con su homólogo sudafricano, Jacob Zuma, según citó la agencia Efe.
El presidente estadounidense alabó "el coraje moral de Madiba -como se conoce a Mandela en Sudáfrica- y "la histórica transición a la libertad y la democracia" que lideró.
"Continúa siendo (un ejemplo) en muchas regiones divididas por conflictos, disputas sectarias, religiosas y guerras étnicas", añadió Obama, antes de agregar que los pensamientos de los estadounidenses están con la familia de Mandela.
El programa de la visita de Obama
El programa oficial de su visita contemplaba para el sábado un entrevista matinal a solas con el presidente Zuma, seguida de una conferencia de prensa y de un discurso solemne desde la Union Buildings, sede del Gobierno sudafricano.
Luego, una visita al barrio de Soweto en Johannesburgo para dirigirse a los estudiantes en este lugar emblemático de la resistencia al apartheid.
"El presidente hablará del legado de Nelson Mandela, y esto ocupará gran parte de nuestro tiempo en Sudáfrica", declaró el consejero adjunto de seguridad de Estados Unidos, Ben Rhodes.
Los dos hombres se conocieron en 2005, siendo Obama joven senador, y posteriormente han hablado por teléfono en varias ocasiones.
El domingo, desplazamiento a Ciudad del Cabo. Obama tiene prevista allí una visita a la prisión de Robben Island, donde Mandela pasó 18 de sus 27 años de reclusión picando piedras y respirando el polvo que dañó para siempre sus pulmones.
Temas que pasan a segundo plano
Con Mandela en condición crítica, los temas económicos que marcaban la visita de Obama, sobre todo la cláusula aduanera AGOA, que beneficia a los productos sudafricanos en el mercado estadounidense, deberían pasar a segundo plano.
Numerosos sudafricanos se congregaban frente al Hospital Mediclinic Heart de Pretoria, donde se encuentra el Premio Nobel de la Paz 1993.
Cantos, oraciones, mensajes, velas reflejan desde hace días el fervor de todo un pueblo que comulga con el mundo entero a través de un batallón de decenas de enviados especiales apostados delante del hospital.
"Pensé que tenía que venir a ver lo que pasa y también para dejar un mensaje en el muro [del hospital]. Mandela nos enseñó a perdonar, es nuestro héroe y nuestro padre", dijo Sikelela Dube, un estudiante de 23 años de Pretoria.
El ANC, partido que gobierna Sudáfrica desde 1994 pero con menos tirón desde que Mandela dejó el poder en 1999, ha recibido críticas de intento de recuperación tras una aparición con banderas y carteles electorales delante del hospital.
Los sudafricanos se prepararon para lo peor después de que el presidente Zuma anulara el jueves un viaje a Mozambique tras visitar a Mandela en el hospital. Sin embargo, sus servicios señalaron luego una mejoría. "Su estado sigue siendo crítico pero se ha estabilizado", indicó.
La visita de Obama ha suscitado algunas críticas en Sudáfrica, sobre todo en la comunidad musulmana y en las filas sindicales.
Medio centenar de estudiantes musulmanes se reunieron el viernes por la tarde frente a la embajada de Estados Unidos en Pretoria para protestar contra la "brutal política exterior" de Estados Unidos.
A ellos se sumaron unos 200 sindicalistas de Cosatu, el gran sindicato cercano al poder, para denunciar el "imperialismo estadounidense".
©Univision.com
Commentarios