Activistas presionarán a la Cámara de Representantes por la reforma migratoria

ImpreMedia Digital, LLC | Jun 28, 2013 | 9:27 AM

Activistas y grupos proinmigrantes preparan acciones para convencer a los republicanos

WASHINGTON, D.C. - Tras el voto en el Senado el jueves, el destino de la reforma migratoria está ahora en el Congreso, dominado por los republicanos.
El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner (Ohio), deberá marcar el debate migratorio que conducirá la mayoría republicana.
Varios proyectos de ley que han salido del Senado han muerto sin remedio en la Cámara de Representantes. Sin embargo otros, que han estado bajo el ojo de la opinión pública han logrado avanzar a pesar de la oposición del lado más conservador del partido.
Las organizaciones proinmigrantes ya están preparadas para doblar la presión política durante el verano.
Esa es la esperanza que tienen quienes hoy sueñan con una reforma migratoria.
Futuro incierto
Pero mientras el Senado aprobó un proyecto integral, negociado durante seis meses, en la Cámara Baja no se ha logrado presentar una propuesta que incluya un camino a la ciudadanía.
Al contrario, el Comité Judicial sólo se ha concentrado en proyectos de ley enfocados en la implementación de E-Verify, control de seguridad interior y programas de trabajadores temporales para los campos.
"Haremos nuestra propia legislación a través del proceso regular y será una legislación que refleje la voluntad de nuestra mayoría y del pueblo estadounidense", dijo Boehner . "La reforma migratoria debe estar basada en una seguridad fronteriza real".
El jueves sólo 14 de los 68 votos en el Senado fueron de republicanos.
"Tenemos una frustración colectiva con la falta de voluntad de los republicanos para hacer el trabajo. Lucharemos por una ley bipartidista", expresó Rubén Hinojosa (D-TX), presidente del Caucus Hispano.
Por su parte, el congresista Xavier Becerra (D-California) manifestó que el rol del presidente de la Cámara Baja debe ser representar al pueblo estadounidense y no a una minoría del partido republicano. "Espero que él entiende que para que se apruebe una ley debe tener el apoyo de la mayoría de los miembros, no de la mayoría de un partido", dijo.
Movilizaciones
La directora del Consejo de Política Doméstica de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, aseguró que "para que la legislación funcione se necesita información técnica y la Administración ha estado trabajando con el Senado en eso. Haremos lo mismo con la Cámara de Representantes".
Organizaciones de derechos civiles ya han iniciado diversas actividades y campañas para impulsar el proyecto de ley.
Ben Monterroso, del Sindicato de Trabajadores y Servicios (SEIU), enfatizó que utilizarán diferentes tácticas para remecer el piso de la Cámara de Representantes.
"Nos movilizaremos en los distritos congresionales, hablaremos con los votantes, tocaremos puertas, realizaremos demostraciones, utilizaremos los medios sociales e invertiremos en anuncios en español y en inglés", comentó, sin especificar el nivel de inversión que destinarán para este objetivo.
Organizaciones como FIRM ya tienen una lista de congresistas en estados como Colorado, California, Washington, Oregon y Florida, además de todo el liderazgo republicano.
Se enfocarán específicamente en estos congresistas con anuncios de radio bilingües, manifestaciones y visitas a sus oficina.
Grupos como Americas Voice realizarán otro tipo de esfuerzo, centrado en encuestas que reflejen las inclinaciones de la opinión pública y las inclinaciones del voto hispano si el partido republicano respalda una reforma migratoria.
El camino recién comienza.
©ImpreMedia Digital, LLC
Commentarios