Activistas moderadamente optimistas con la reforma migratoria

Univision.com | Jun 21, 2013 | 5:39 PM

Nuevo plan de seguridad inquieta y siembra dudas si la Cámara aceptará la propuesta y decide apoyar el plan del Senado

Para el periodista Jorge Ramos, presentador del programa Al Punto de la Cadena Univision, “algo pasó” en el Senado en la última semana que hizo saltar las alarmas en la comunidad inmigrante. De pronto el capítulo relacionado con la seguridad en la frontera dio un giro. Y sin previo aviso, demócratas y republicanos anunciaron un pre acuerdo que incluye la contratación de 20 mil nuevos agentes para la Patrulla Fronteriza, la construcción de 350 millas de muro y sofisticada tecnología para resguardar la frontera con México.
Sin estos cambios, el debate sobre el anteproyecto S. 744 redactado por el Grupo de los Ocho se estanca. Y si no avanza, 11 millones de inmigrantes indocumentados seguirán viviendo en el mundo de las sombras, expuestos las 24 horas del día a ser arrestados y deportados de Estados Unidos.
Para hablar de estos temas cinco activistas fueron Al Punto: Clarissa Martínez de Castro, directora de política de inmigración y campañas nacionales del Consejo Nacional de La Raza (NCLR), Arturo Vargas, director ejecutivo del National Association of Latino Elected and Appointed Officials (NALEO), Gaby Pacheco, una de las principales activistas del Bridge Proyect, Frank Sharry, director ejecutivo de Americas Voice y Jorge Mario Cabrera, director de Comunicaciones de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA).
A los cinco les preocupa los movimientos de última hora que se están dando en el Congreso, les inquieta los mensajes que ha emitido la Cámara de Representantes pero confían en que, al final del día, ambas cámaras aprobarán una reforma migratoria. Pero no quitan “el dedo del renglón”.
Está bien, pero…
“Los demócratas merecen mucho crédito” de los avances logrados hasta ahora, dice Sharry. “Están negociando un paquete que incluye una vía a la ciudadanía para 11 millones de personas. Es histórico”, agrega, citando además el esfuerzo realizado por los republicanos.
De los cambios a las medidas de seguridad contenidos en el plan de reforma migratoria del Grupo de los Ocho, Sharry señaló que las nuevas medidas atraen el número de “votos necesarios”, pero para ello hay que “negociar sobre medidas fronterizas y medidas de control”.
Dijo además que este es “el momento”, el “año de la reforma” y que el país está “a punto de legalizar a 11 millones de personas”.
Tras el anuncio del acuerdo para realizar cambios al capítulo de la ciudadanía, ramos preguntó si esto no significa dar todo a cambio de una ciudadanía, sin importar el costo que esto signifique para la comunidad inmigrante.
Vargas recordó los pasos de la legalización y mencionó que quienes sean autorizados para salir de las sombras esperarán al menos 10 años como residentes temporales antes de pedir la residencia permanente, y otros tres años para ser elegibles a la ciudadanía. “Es una espera bastante larga”, apuntó.
Del endurecimiento de las nomas de seguridad fronteriza, dijo que había preocupación, pero que en estos momentos lo más importante es que demócratas y republicanos aprueben un plan. “Lo que queremos es tener algo que salga del senado para que pueda sobrevivir en la Cámara de Representantes. Porque ahí sí va a ser bastante difícil”.
El proyecto
El plan de reforma migratoria del Senado incluye una vía a la ciudadanía para indocumentados que demuestren estar en Estados Unidos desde antes del 31 de diciembre de 2011, carecen de antecedentes penales, paguen impuestos, entreguen sus huellas digitales al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y cancelen multas.
Un grupo bipartidista de la Cámara de Representantes escribe un proyecto de ley que legalizaría a los indocumentados pero existen dudas si incluirá la ciudadanía. El acuerdo del Senado acercaría a quienes se oponen a la legalización de los indocumentados al satisfacer demandas de seguridad como  condición para abrir el camino a la legalización.
Martínez reconoce que el escenario es complejo y llama a desestimar las “histerias” que se registran en la Cámara y que “están dominando las negociaciones”.
Advierte, sin embargo, que para obtener votos algunos senadores “han tenido que darle oídos” a otros que “tienen una visión fuera de serie (de lugar) de lo que “es la realidad de la frontera”.
“Nuestra comunidad lo que quiere s poder vivir en paz, poder trabajar en paz y no estar bajo el miedo de que su familia no los vaya a volver a ver esa noche” porque fueron deportados.
La preocupación sigue flotando en el ambiente. “Cuando te caen limones hay que hacer limonada”, dice Cabrera. “Ahora tenemos que decidir, o le echamos un poquito de azúcar a esta limonada o (le echamos) más hiel. No puede ser más amargo de como está”.
Poco claro
Cabrera no se rinde ante los anuncios. Confía en que, tras el debate, “sí vamos a ver a miles y miles de familias, millones quizás, salir de las sombras. Y por primera vez este país va a ser alumbrado por tanta gente que verdaderamente puede contribuir a este país”.
Sin embargo, el activista señala que en la Cámara de Representantes las cosas no pintan tan bien como muchos quieren, y que no está claro el futuro de la reforma migratoria en ese hemiciclo. “Estamos sacando cayo porque nos están dando fuerte”, dice.
Pacheco señala que el aumento de la seguridad en la frontera es riesgoso teniendo en cuenta que en los últimos cuatro años el gobierno del presidente Barack Obama ha roto todos los récords de deportaciones y todo indica que éstas no se detendrán. Y que durante la larga espera para alcanzar la residencia oueden ocurrir muchas cosas que impidan a los indocumentados alcanzar el sueño de la legalización permanente.
Los cinco activistas reconocieron que tras la reelección de Obama para un segundo mandato de cuatro años en los comicios de noviembre de 2012 marcó un antes y un después, y que la reforma migratoria determinará el comportamiento del voto latino en las futuras elecciones.
“Hemos demostrado que tenemos poder y que hay mucho más por venir”, dijo Martínez. “Hay que seguir haciéndonos ciudadanos y votantes, hay que exigir que nos rindan cuentas y podemos, en el futuro, mejorar la legislación que se apruebe aquí este año”.
Vargas dijo que no hay que perder de vista al Congreso. “Hay que ver cómo sale la legislación”, mientras que Pacheco reiteró que el Congreso y la comunidad inmigrante están haciendo historia en Estados Unidos.
No se pierda la entrevista de Jorge Ramos con los activistas este domingo en programa Al Punto de la Cadena Univision a partir de las 10 AM (tiempo del Este) / 9 AM (Centro) / 9 AM (Pacífico).
©Univision.com
Comentarios