Suspendidos por hablar español en lugar de trabajo

Univision.com | Jun 15, 2013 | 9:50 AM

SIGUIENTE:

El empleado de la cadena Whole Foods que fue suspendido por hablar español con sus compañeros dio su testimonio.

Cadena de supermercados cambia política tras polémica regla que prohibía hablar otro idioma que no fuera el inglés

La polémica generada por la suspensión temporal de Lupe González y otro empleado en un supermercado de la cadena Whole Foods, por cuestionar el hecho de no permitirles hablar español en el lugar de trabajo, provoco que la compañía modificara su política a partir del viernes, reporto el Noticiero Univision en su Edición Nocturna.
Lupe, quien trabaja para el supermercado Whole Foods de Alburquerque, Nuevo México, desde hace 13 años, fue suspendida después de que le reclamó a su nueva jefa el hecho de que no le permitiese hablar español durante las horas de trabajo.
"Me siento muy triste, porque tantos años que le he dado a la compañía, y luego me tratan como alguien que hice algo mal. Y no hice nada mal, más que hablar mi lenguaje. Nos trataron como si fuéramos basura, por hablar español", dijo González.
"No hice nada mal, más que hablar mi lenguaje. Y lo haría otra vez, porque esa soy yo y me siento muy orgullosa de hablar español. Y ni la tienda ni naiden me va a quitar mi español”.
Modifican normas sobre uso del español
La cadena de supermercados aseguró que revisó las directrices de sus empleados sobre el uso de otros idiomas distintos al inglés tras el "desafortunados incidente" con el español que provocó la suspensión de dos trabajadores.
Las nuevas normas piden a los empleados que pueden hablar inglés y se deben comunicar con un cliente angloparlante que "por favor se dirijan a él en inglés, a no ser que les sea solicitado de otro modo", indica la agencia Efe.
Asimismo, pide que se aseguren que "son conscientes de otros que pudieran unirse a su conversación o realizar una pregunta", para lo cual se debería utilizar un idioma común a todos "para ser inclusivos y respetuosos".
La empresa, con sede en Austin (Texas), fue el centro de una agria polémica un mes después de que dos empleados en Nuevo México alegaran que fueron suspendidos por quejarse de que supuestamente se les prohibía hablar en español entre ellos.
El manual a los empleados de la empresa dictaba que los empleados debían hablar en inglés con los clientes y con otros empleados mientras estén en horas de trabajo, a menos que los clientes les hablen en otro idioma.
Walter Robb, uno de los consejeros delegados de Whole Foods, dijo que todo se debió a un "desafortunado incidente" y pidió disculpas por "una sección de nuestro manual sobre las interacciones en el centro de trabajo que no estaba escrito con claridad...la intención era la inclusión, no la exclusión".
Robb dijo que la suspensión de los empleados no se debió al hecho de que estuvieran hablando español, sino por mal comportamiento.
El directivo confió que tras las modificaciones los trabajadores puedan compartir la riqueza de sus culturas en el idioma que prefieran, al tiempo "que se aseguran de que se mantiene un ambiente de compra seguro, respetuoso y cortés".
Disculpas ante amenazas de boicot
Por su parte, The Associated Press indica que la medida podría ser una respuesta de la cadena ante las amenazas de un boicot nacional de grupos hispanos y numerosas peticiones en internet.
Walter Robb, codirector general de Whole Foods Market Inc., dijo en un blog el viernes que el reciente "desafortunado incidente" en Albuquerque permitió que la compañía, con sede en Austin, Texas, modificara una norma que "no refleja y que no se adecua al espíritu de esta compañía".
"Primero, nos disculpamos sinceramente de que una parte de nuestro manual sobre la interacción de los empleados no estaba redactado con claridad, y por cualquier malentendido o afrenta que haya creado", escribió Robb. "La intención era alentar la inclusión, no la exclusión".
Las suspensiones y las noticias sobre la norma provocaron rechazo y amenazas de boicot de grupos como la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC, por sus siglas en inglés) de Nuevo México.
Susana Martínez, gobernadora de Nuevo México, republicana y la única hispana al frente de un estado, presionó a la empresa para modificar sus normas sobre el uso del español en estados como Nuevo México, donde se habla mucho español desde hace muchos años.
©Univision.com
Commentarios