FARC se enfrenta a negativa de incursionar en vida política de Colombia

Univision.com | Jun 12, 2013 | 12:18 PM

El gobierno se negó a retrasar elecciones

El gobierno del presidente colombiano Juan Manuel Santos descartó aceptar la propuesta de las FARC de retrasar las elecciones, en el marco de una intención por incursionar en la vida política del país.
De acuerdo a lo que publica la versión digital del periódico El Mundo, "no hay la mínima posibilidad de que eso se pueda dar. Tenemos un calendario electoral que se va a cumplir. No hay la más mínima probabilidad de que yo siquiera piense parte de esa propuesta de prolongar periodos. Eso está totalmente descartado", declaró el presidente colombiano a medios de comunicación.
Luciano Marín, alias Iván Márquez, jefe de la delegación de las FARC, propuso al gobierno modificar el calendario electoral.
La idea es que los "tiempos electorales y los plazos legislativos" no "interfieran" en el diálogo de paz, había argumentado Márquez a la entrada del Palacio de Convenciones de La Habana, donde la guerrilla más antigua de Colombia realiza diálogos con el gobierno de aquel país.
La respuesta oficial, apunta el medio, fue "eso no va. Una Constituyente no va", según Humberto de la Calle, líder del equipo de gobierno.
Negativa 'autoritaria'
En respuesta, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) calificaron de autoritaria la rotunda negativa del Gobierno de Juan Manuel Santos a convocar una Asamblea Constituyente y advirtió que "nadie puede pretender limitar la condición de soberano que tiene el pueblo".
En una declaración en La Habana, el equipo negociador de las FARC indicó que "no es comprensible" que desde la delegación de paz del Gobierno "se le pongan obstáculos a una propuesta fundamental de las organizaciones sociales y políticas" en momentos en que la mesa comienza la discusión sobre la participación ciudadana, informó por su parte la agencia Efe.
"En ninguna parte del acuerdo especial de La Habana aparece definida la forma de refrendación que tendrá lo que se convenga. Tampoco se ha firmado el No a la Constituyente. ¿En dónde está plasmado el compromiso de no hablar de Constituyente?", manifestó el grupo rebelde en el comunicado leído por su número dos y jefe de la delegación de paz de las FARC, Iván Márquez.
De acuerdo con la guerrilla "es una paradoja que precisamente en el punto de participación política a la gente le coloquen un bozal, impidiendo la opinión, desde ya, de congresistas, partidos, organizaciones sociales, sindicatos, empresarios".
"¿Por qué le tienen miedo al debate?", se preguntó la guerrilla, quien insta a "hacer hasta lo imposible" por el "bien supremo de la paz".
El Gobierno de Colombia y las FARC retomaron ayer martes el décimo ciclo de sus conversaciones de paz para iniciar el debate sobre la participación política de la guerrilla cuando se llegue a la paz, el segundo punto de la agenda pactada para este proceso de diálogo.
El papel de las FARC en Brasil
Por otro lado, un proyecto de ley presentado ante la Asamblea Legislativa del estado de Río de Janeiro propone que las autoridades brasileñas investiguen el nuevo perfil de actuación de la guerrilla colombiana FARC en Río de Janeiro, supuestamente enfocado en el lavado de dinero, informó su ponente.
"Las FARC dejaron de operar como grupo que ofrece cocaína para las bandas de narcotraficantes que actúan en las favelas de Río de Janeiro y se alió con empresarios y propietarios rurales para lavar en Río de Janeiro el dinero procedente del narcotráfico", dijo a Efe el diputado regional brasileño Flavio Bolsonaro.
Su proyecto de ley, que comenzó a tramitar esta semana con su publicación en el Diario Oficial del legislativo regional, autoriza a la secretaría de Seguridad Pública de Río de Janeiro a firmar un convenio con la Policía Federal de Brasil para "intercambiar informaciones sobre actividades de miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el estado de Río de Janeiro".
La iniciativa, según el legislador, tiene por objetivo combatir el tráfico de drogas y de armas en Río de Janeiro, así como el lavado de dinero procedente del narcotráfico, y prevenir posibles atentados en momentos en que Brasil se prepara para ser sede de grandes eventos internacionales.
Rio de Janeiro es una de las sedes de la Copa Confederaciones, que comienza el próximo sábado y destino de la visita que el papa Francisco realizará a Brasil en julio próximo.
También acogerá algunos partidos del Mundial de fútbol de 2014 y recibirá los Juegos Olímpicos de 2016.
Según Bolsonaro, diputado por el conservador Partido Progresista (PP) y vocero en el legislativo de grupos de exmilitares, las relaciones de las FARC con organizaciones de narcotraficantes en Río de Janeiro son conocidas desde hace varios años.
Preocupación por capacidad operativa
El diputado recordó que el narcotraficante Fernandinho Beira Mar, que purga diferentes condenas en una prisión de máxima seguridad de Brasil y que hace una década era considerado como el máximo "capo" de las drogas en el país, fue detenido en 2001 en un campamento de las FARC en Colombia.
Las autoridades confirmaron entonces sus vínculos con el líder de las FARC Tomás Molina Caracas, conocido como el "Negro Acacio" y quien ofrecía cocaína a las bandas de narcotraficantes brasileñas a cambio de armas para la guerrilla.
"La intención es llamar la atención sobre una nueva forma de operación de las FARC en Brasil. Tuvimos acceso a informes de inteligencia que muestran que las FARC siguen dando entrenamiento a grupos brasileños y que se aliaron con empresarios y hacendados para lavar en Río dinero procedente del narcotráfico", afirmó.
De acuerdo con el legislador, los vínculos de las FARC ya no son con los "peces pequeños" que vendían drogas en las favelas sino con los "grandes peces" que nunca fueron identificados y que financian el narcotráfico en Río de Janeiro.
"Están utilizando empresas y haciendas de personas ricas en Río de Janeiro como fachada para lavar dinero", afirmó.
Según Bolsonaro, el proyecto también tiene por objetivo que las autoridades brasileñas, en particular el gobierno del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), dejen de considerar a las FARC un movimiento político y finalmente lo traten como organización narcotraficante y terrorista.
"La ingenua percepción de las FARC como grupo político, fruto de un retorcido trabajo ideológico, permite el tránsito libre de integrantes y simpatizantes del grupo entre diversos segmentos de la sociedad", alega.
©Univision.com
Comentarios