Cientos de heridos en desalojo de la plaza Taksim de Estambul

EFE | Jun 11, 2013 | 8:38 AM

Choques con agentes de la policía

ESTAMBUL - Cientos de agentes antidisturbios volvieron a desalojar por la tarde la céntrica plaza de Taksim en Estambul, poco después de que miles de ciudadanos afluyeran a la misma en señal de respaldo a las protestas antigubernamentales.
Pocas horas después del primer desalojo, los agentes recurrieron al uso masivo de gas lacrimógeno y cañones de agua y arrasaron los numerosos tenderetes informativos establecidos en la plaza, mientras los manifestantes huían, destacó la agencia EFE.
Según el diario Hürriyet Daily News, esta nueva carga policial ha vuelto a causar heridos y varias cadenas de televisión emitieron imágenes de ambulancias llegando a la zona.
Ahmet Özdemir Aktan, presidente de esta organización, declaró al diario Hürriyet Daily News que cientos de manifestantes han sido heridos en el desalojo y en los choques con los agentes, y que se han tratado decenas de traumas craneales debido al impacto de los botes de humo disparados a corta distancia por los antidisturbios.
Hay cinco heridos graves y Aktan se refirió en particular a una persona que sufrió una fractura grave y que ha tenido que ser hospitalizada para ser operada.
Según el gobernador de Estambul, Hüseyin Avni Mutlu, el desalojo sólo ha dejado unos pocos heridos, ninguno grave ni hospitalizado.
Vecinos apoyan a manifestantes
Al mismo tiempo que los agentes desalojaban Taksim, vecinos de numerosos barrios de Estambul empezaron a realizar caceroladas en una señal de apoyo a los manifestantes, gesto habitual durante la última semana.
A última hora de la tarde, por otra parte, fueron puestos en libertad 49 abogados, arrestados esta mañana cuando protestaban mediante una sentada en el Palacio de Justicia de Estambul.
El nuevo desalojo ha marcado otro pico de violencia en una jornada que comenzó con la Policía irrumpiendo a primera hora del día en la plaza, dónde no había accedido desde el 1 de junio, aunque posteriormente Taksim recuperó la calma y los antidisturbios sólo actuaron contra grupúsculos que lanzaban piedras y cócteles molotov. 
Culpan a la prensa internacional y a redes sociales por protestas
El primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, culpó en Ankara a la prensa internacional y a las redes sociales de las violentas protestas contra su gobierno de las últimas dos semanas.
El líder islamista moderado manifestó ante su grupo parlamentario que "los medios internacionales están desinformando de forma sistemática y con las instituciones de prensa malintencionadas han crecido las protestas", informaron los medios turcos, según Efe.
"Insto a todos los activistas en el parque Gezi (de Estambul) a entender lo que pasa. Insto a todos, que son sinceros, a que abandonen ese lugar. Como primer ministro lo pido", manifestó Erdogan, poco después de que la policía interviniera en la cercana plaza Taksim con gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.
Las protestas de Turquía se iniciaron hace unas dos semanas con una acampada pacífica contra la demolición del parque Gezi para darle lugar a un proyecto urbanístico.
Desde el desalojo forzoso del parque y las siguientes manifestaciones en todo el país, han muerto al menos cuatro personas, entre ellas un policía, indicó el propio Erdogan.
En su discurso el primer ministro advirtió que están en peligro los intereses económicos del país eurasiático.
"La economía turca está directamente afectada por estas acciones (las protestas). La subida de los tipos de interés, asustar a los inversores es parte de un gran proyecto. Esto se hace con solidaridad de dentro y fuera del país", dijo.
"Las acciones en la plaza Taksim y en el parque Gezi han sido planeadas sistemáticamente para cubrir otras acciones. Se está jugando un gran juego con el pretexto del parque", aseveró Erdogan.
Los eventos de los últimos días se han convertido en una "espiral de la violencia", aunque las protestas no deben ser vistas como una lucha por más derechos democráticos, agregó el primer ministro.
Desde el inicio de las manifestaciones, Erdogan ha destacado unas supuestas interferencias extranjeras, hostiles a su movimiento islamista moderado, que gobierna Turquía desde hace una década.
"Alguien trata de frenar la creciente y fortalecida Turquía. Los activistas del parque Gezi deberían ver a quién le están sirviendo", manifestó Erdogan ante su grupo parlamentario.
©EFE
Comentarios