Proceso de paz colombiano aborda fase clave

Univision.com | Jun 09, 2013 | 3:33 PM

Una gran tensión define el momento

El proceso de paz colombiano aborda esta semana en Cuba una fase clave con la discusión sobre participación política que, aunque se asienta sobre el primer acuerdo logrado el mes pasado, tiene como telón de fondo el malestar de las FARC por las tensiones entre Colombia y Venezuela.
Fuentes cercanas al proceso explicaron a Efe que este décimo ciclo de negociaciones es uno de los más relevantes de los cinco de la agenda de paz, que ya ha superado el primer asunto, el de la tierra y el desarrollo del campo.
Tiene pendientes, además, la solución al problema de las drogas ilícitas, la reparación de las víctimas y la aplicación de los acuerdos.
Nueva ronda de diálogos
Los negociadores del Gobierno tienen previsto viajar el lunes a La Habana donde a partir del martes comenzará la nueva ronda de diálogos para un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) con el fin de terminar un conflicto armado que dura décadas.
"Démonos esa oportunidad. Avancemos por esos caminos, siempre riesgosos, siempre peligrosos, a veces traicioneros, sabiendo que el objetivo bien vale la pena. Y hagámoslo unidos, superando el miedo que nos paraliza como sociedad", afirmó el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en un mensaje enviado el pasado viernes a la convención de la Asociación Bancaria, citó Efe.
Pese al optimismo que dio al proceso el acuerdo sobre tierras anunciado el 26 de mayo, el entusiasmo se vio mermado por las tensiones entre Colombia y Venezuela debido al malestar que causó en el
Reunión con Capriles
Gobierno de Caracas la reunión que tres días después tuvo Santos en Bogotá con el líder opositor venezolano Henrique Capriles.
"La actitud de Santos desinfló el optimismo, la atmósfera favorable a la paz que se había logrado construir con tanto esfuerzo en La Habana. La cuestión se resume en el hecho de que si no fuera por Venezuela no tendría lugar el diálogo de paz de la capital cubana", dijeron las FARC el mismo viernes en un comunicado.
Venezuela es, junto con Chile, país "acompañante" en los diálogos de paz en Cuba, y una eventual retirada de su representante en las conversaciones, Roy Chaderton, con la cual llegó a amenazar el gobierno de Nicolás Maduro, podría debilitar el proceso porque se trata de un país en el que las FARC tienen plena confianza.
Para echar más leña al fuego, el exvicepresidente de Venezuela José Vicente Rangel aseguró en su programa dominical del canal de televisión Televen que "venezolanos de la oposición" firmaron un contrato de compra de dieciocho aviones de guerra que serán llevados próximamente a una base militar de Estados Unidos en Colombia, apunta Efe.
La denuncia de Rangel se produce un día después de que Maduro convocara para el próximo martes una sesión del Consejo de Estado que defina "de manera central" las relaciones con el Estado y el Gobierno de Colombia.
Con ese trasfondo, los representantes del Gobierno y las FARC volverán a la mesa de negociaciones en La Habana para definir el espinoso asunto de la participación política, fundamental para el proceso porque no será fácil convencer a una guerrilla que lleva décadas alzada en armas de que se puede buscar el poder por la vía democrática.
Esta nueva ronda de diálogo se divide en tres apartados, el primero de los cuales abarca los "derechos y garantías para el ejercicio de la oposición política en general, y en particular para los nuevos movimientos que surjan luego de la firma del Acuerdo Final", así como el acceso de éstos a los medios de comunicación.
El segundo definirá "mecanismos democráticos de participación ciudadana, incluidos los de participación directa", y el tercero propone estudiar "medidas efectivas para promover mayor participación en la política nacional, regional y local de todos los sectores".
Este último punto enfatiza que la participación política debe darse "en igualdad de condiciones y con garantías de seguridad", un factor muy sensible para las FARC por el recuerdo de la matanza que tuvo lugar en los años 80 del siglo pasado de unos 4.000 miembros de la Unión Patriótica, un partido que surgió de los primeros intentos de paz del Gobierno con esa guerrilla.
Ataques guerrilleros no se detienen
Y en ese mismo contexto, tres personas fallecieron en dos ataques guerrilleros ocurridos el sábado en los departamentos colombianos de Chocó (oeste) y Cauca (suroeste), informaron este domingo las autoridades.
De acuerdo a la Agencia France Press, en el municipio de Argelia, ubicado en el Cauca, ocurrió el sábado en la noche "un ataque guerrillero a la población de El Mango" en el que "un cilindro (bomba) cayó en una casa del pueblo y afectó a toda una familia, matando a dos integrantes", según explicó el alcalde de la localidad, Elio Gentil, a la radio colombiana RCN.
Según Gentil, otras dos personas quedaron "gravemente heridas" en este ataque, que la prensa local atribuyó a la guerrilla comunista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.
En otro hecho ocurrido el sábado por la tarde en el municipio de Sipí, en Chocó, un grupo armado "lanzó explosivos contra la población", causando la muerte de "un niño aproximadamente de un año y medio y dejando a su madre y a dos niños más heridos", según dijo el alcalde Melkin Murillo también a RCN.
Murillo detalló que, según la información que manejan "los comandantes del Ejército y la policía de la localidad (...) fue el grupo subversivo ELN" el ejecutor de este ataque.
FARC acusa injerencia de 'fuerzas enemigas'
Por otro lado, la guerrilla de las FARC alertó el domingo que fuerzas "enemigas" buscan atizar la guerra entre Colombia y Venezuela, para interferir en el proceso de paz que está en marcha.
El vocero de las FARC en las negociaciones con el gobierno colombiano, Andrés París, dijo a la edición digital del diario El Espectador que esos mismos sectores son los que se oponen a que la organización guerrillera participe en política, indicó Notimex.
Aseguró que los "peligros" para quienes se desmovilicen y quieran incursionar en el escenario político "existen y esas fuerzas enemigas son, por ejemplo, las que quieren atizar la guerra entre Colombia y Venezuela".
"Que la ilusión de encontrar la paz no nos enceguezca para no ver las realidades que necesitamos construir para que el acceso a la participación política en forma legal sea seguro", sostuvo París al periódico colombiano.
Adelantó que las FARC tienen la idea de "incorporar al debate las garantías a la guerrilla en el eventual caso de una participación en política", pero dejó en claro que "este es sólo un aspecto de una visión más amplia".
"Los colombianos pueden tener la convicción de que cualquier ofrecimiento para que la guerrilla participe en política, si no está acompañado de un cambio general, va a significar que a esos comandantes que salgan a hacer política, los van a asesinar", dijo.
Precisó que "si están amenazados dirigentes de fuerzas de centro y de izquierda, cómo será cuando comandantes guerrilleros (de las FARC) salgan a hacer política. Esto requiere un proceso constituyente y de reforma", insistió.
Fuerza política sin armas
Según informó Notimex en otro parte informativo, el gobierno de Colombia admitió que en los diálogos de paz que se desarrollan en La Habana, Cuba, con acompañamiento internacional, se busca que la guerrilla de las FARC sea una fuerza política sin armas.
El jefe del equipo negociador oficial en las pláticas de paz, Humberto de La Calle, dijo en declaraciones que publica este domingo el diario El Tiempo que la guerrilla tendrá garantías si decide convertirse en un partido político colombiano.
"De lo que se trata todo esto es terminar el conflicto, esa es la clave de todos los acuerdos. Este punto (de la agenda) es para establecer reglas que permitan el tránsito de las FARC a una fuerza política sin armas", precisó.
De La Calle aludió a la negociación del tema sobre participación en política, que iniciarán el gobierno del presidente colombiano Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el martes próximo en Cuba.
Manifestó que su equipo llega al primer ciclo de esta fase de la discusión con "mente abierta", pero con la claridad de que el debate que tendrán las partes se debe dar dentro del marco de la Constitución de 1991.
El delegado oficial colombiano aseguró que "el sistema es garantía y la discusión sobre la apertura política ya se dio en la Constituyente del 91, pero sí hay que precisar algunos elementos, que se pueden discutir en la mesa".
©Univision.com
Commentarios