Seguridad fronteriza mantiene en jaque la reforma migratoria

Univision.com | Jun 08, 2013 | 9:04 PM

SIGUIENTE:

Rubio dice que si la medida incluye más seguridad en la frontera que ayude a prevenir otra ola migratoria tiene más posibilidades de aprobarse.

Rubio explica cuáles son los puntos que marcan las diferencias entre demócratas y republicanos en el Congreso

Uno de los senadores clave del Grupo de los Ocho que redactó un plan de reforma migratoria reiteró al programa Al Punto de la Cadena Univision que el anteproyecto, por ahora, no tiene los 60 votos necesarios en el pleno, pero confía en que al final del día, será aprobado con suficiente margen de apoyo bipartidista siempre y cuando se atiendan las dudas sobre el tema de la seguridad fronteriza.
“Bueno, hoy no los hay (los 60 votos mínimos necesarios), pero yo pienso que lo va haber”, dijo Rubio a la periodista María Elena Salinas cuando fue consultado sobre el tema. Y subrayó que la mayoría de sus colegas, “que hace solamente cuatro o cinco años decían que no estaban a favor de legalizar las personas que estaban aquí ilegalmente”, ahora están a favor de un camino a la ciudadanía.
Explicó que un importante sector republicano, cuyo voto será decisivo para aprobar la reforma migratoria, está pidiendo garantías de que la “frontera esté segura y que no haya otra ola de migración ilegal en el futuro”. Y dijo que no solo republicanos mantienen esta postura, que entre cuatro y cinco demócratas también “lo están pidiendo en el Senado”.
Detalles clave
A la pregunta sobre qué tipo de garantías exigen demócratas y republicanos sobre el tema, entendiendo que en la actualidad la frontera está más segura que nunca con más de 21 mil agentes de la Border Patrol, 651 millas de muro y más de 300 torres de vigilancia, Rubio respondió que quienes por ahora no han dado su total respaldo a la reforma migratoria, quieren saber “exactamente” cómo y dónde “se van a utilizar los recursos” destinados al área de la seguridad.
“Hay sectores de la frontera que están mucho más seguros”, reconoció, “pero quedan algunos que no lo son. Por ejemplo, el área de Tucson, en Arizona” (fronterizo con México).
Agregó que este bloque de senadores, que al final de cuentas decidirá el futuro de la reforma, pide que los fondos que se destinen no se dejen “a la discreción de la Administración o de las agencias” (federales), sino que la ley “específicamente diga dónde y cómo se van a utilizar esos recursos para que no haya malgasto y no se repitan los errores del pasado”.
“Vuelvo y repito, sí lo podemos hacer y ese es el punto, detallar específicamente dónde van a ir las torres (de vigilancia) adicionales, dónde va a ir el muro adicional, dónde va a ir la cerca adicional, dónde van a estar los sensores adicionales. Detallar en específico dónde y cómo se van a utilizar los fondos disponibles”, precisó.
Aclarado este punto, Rubio indicó que se puede “ganar la confianza” de los senadores por ahora indecisos y “tener mucho más de 60 votos. Pero vamos a tener que trabajar”. Advirtió que “si no tenemos eso, si no podemos asegurar la frontera, si no podemos tomar las medidas necesarias para ganar la confianza de nuestros colegas, esto nunca se va a convertir en ley”.
Detalles de la reforma
Sobre el camino a la legalización contemplado en el plan de reforma migratoria del Grupo de los Ocho aprobado en mayo por el Comité Judicial del Senado, y que comenzará a ser debatido en el pleno la próxima semana, Rubio dijo que “la legalización va a pasar” y que se trata de un proceso que va a la par de la seguridad fronteriza.
“La enorme mayoría de mis colegas lo han aceptado, que eso tiene que pasar y tiene que empezar al mismo tiempo que empecemos lo que es la seguridad. Eso no es condicional, la legalización no es condicional”.
Consultado acerca de la renuncia del congresista Raúl Labrador (republicano de Idaho) al Grupo de los Ocho en la Cámara de Representantes por desacuerdos entre demócratas y republicanos sobre si los indocumentados que califiquen para la ciudadanía tengan o no atención médica, Rubio mencionó que el plan del Senado “dice claramente que las personas que han violado la ley de inmigración del país van a estar legalizados, van a poder trabajar, van a poder viajar, van a estar aquí legalmente, pero no van a recibir Obama Care durante ese periodo provisional los primeros 10 años”.
Dijo lamentar la salida de Labrador del Grupo de los Ocho en la Cámara de Representantes y que la renuncia era “lamentable”. “Pero creo que es importante tener una votación fuerte en el Senado, porque si tenemos una votación fuerte de 70 votos o más, yo creo que eso ayuda a crear las condiciones para que (la reforma migratoria) pueda ser aprobada en la Cámara”.
La reforma del Senado
El plan de reforma migratoria del Senado incluye una vía a la ciudadanía para millones de indocumentados que, entre otros requisitos, están en el país desde antes del 31 de diciembre de 2011 y carecen de antecedentes criminales.
Quienes califiquen (luego de entregar sus huellas digitales al Departamento de Seguridad Nacional -DHS-, pagar multas y carecer de antecedentes criminales, entre otros requisitos), entrarán en un Estado Provisional de No Inmigrante (RPI) por espacio de 10 años.
Al término de ese plazo quienes mantengan un récord criminal limpio podrán pedir la residencia (green card) y luego de tres años tendrán derecho a gestionar la ciudadanía estadounidense.
Los llamados Dreamers y trabajadores agrícolas esperarán menos tiempo.
La reforma de la Cámara
La Cámara de Representantes alista un plan parecido al del senado e incluiría una vía de legalización para los 11 millones de indocumentados. La mayor diferencia podría darse si los republicanos deciden fraccionar el anteproyecto y debatirla por partes, idea que Rubio no descarta.
“Si lo quieren hacer en cinco diferentes fases, todas tienen que pasar porque todas están interrelacionadas”, dijo. “Simplemente asegurar la frontera no va a prevenir la inmigración ilegal en el futuro. También hace falta un programa de trabajadores temporales para que las personas puedan venir legalmente a trabajar en la industria agrícola. Así es que, tenemos que hacerlo de manera integral”.
A media semana Rubio se reunió con un grupo de unos 100 legisladores entre Senadores y representantes republicanos para hablar de la reforma migratoria. Al resumir el encuentro dijo “que la enorme mayoría de republicanos no solamente en el congreso, sino en el país, están dispuestos a apoyar una legalización. Están dispuestos a poner una reforma migratoria que, al final del día, llegue a la residencia permanente y después a la ciudadanía”.
Sin embargo insistió en que la reforma se logrará “siempre y cuando se tomen estas medidas de seguridad para que esto nunca ocurra de nuevo en el futuro” (la existencia de una población indocumentada).
“Creo que eso es bastante progreso. Solamente hace cinco, seis años, muchos de estos mismos congresistas o senadores se oponían a cualquier tipo de medida. Y yo creo que eso es un progreso significante, y eso ha cambiado mucho aquí el clima”, señaló.
No se pierda la entrevista completa que hizo la periodista María Elena Salinas al senador republicano Marco Rubio este domingo en Al Punto de la Cadena Univision a partir de las 10 AM (Tiempo del Este) / 1 PM Pacífico.
©Univision.com
Commentarios