Investigan si hay venganza o ajuste de cuentas tras desaparición de jóvenes en México

Univision.com | May 31, 2013 | 11:16 AM

SIGUIENTE:

Son 17 jóvenes, la mayoría de la zona marginal de Tepito, los que desaparecieron luego que encapuchados irrumpieran en un club nocturno en la zona rosa.

Reportan una víctima más; suman 12

Autoridades mexicanas investigan si la venganza o un ajuste de cuentas pudo ser el móvil de la desaparición de jóvenes de un bar de la Zona Rosa en la Ciudad de México. Informes de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) señalan que dos de los jóvenes desaparecidos son hijos de Jorge Ortiz Reyez El Tanque y de Alejandro Sánchez Zamudio El Papis, dos delincuentes que han sido detenidos y sentenciados por extorsión y narcomenudeo, publicó el periódico El Universal.
La información citada por el diario mexicano señala que tanto Ortiz Reyes como Sánchez Zamudio se encuentran actualmente presos.
Además se informó que hay otra desaparecida que se suma al caso. Se trata de Gabriela Ruíz Martínez, de 25 años, de quien ya fue reportada su ausencia ante las autoridades mexicanas.
Mercedes Martínez, madre de Gabriela, acudió a la PGJDF para reportar que su hija también había visitado el bar Heaven el pasado domingo. 
Martínez presentó como prueba una fotografía en donde se ve a la chica junto con un individuo dentro del bar. Esta imagen fue tomada por una amiga de Gabriela, quien salió antes de lugar.
Exigen respuestas
La tarde del jueves familiares y amigos de las víctimas bloquearon algunas calles de la Ciudad de México para exigir a las autoridades información sobre los 11 jóvenes desaparecidos.
Un grupo de hombres habría irrumpido en las instalaciones del bar Heaven argumentando que era de la policía y que estaban realizando un operativo.
Las autoridades mexicanas han negado que hayan realizado un operativo el domingo pasado, día en que desaparecieron los jóvenes, lo que ha generado más incógnitas en el caso.
"¡Quiero a mi hijo con vida; él es el amor de mi vida y lo quiero de regreso", dijo Leticia Ponce, madre de una de las víctimas.
"Quiero a mi hijo de vuelta y lo quiero encontrar vivo", dijo Josefina García, madre de Said Sánchez García, publicó el periódico El Universal.
Edmundo Garrido, subprocurador de Averiguaciones Previas Centrales de la PGJDF, declaró que están investigando los antecedentes de los jóvenes desaparecidos.
Dijo que la averiguación previa abierta es por desaparición y no por secuestro. Los jóvenes eran comerciantes del barrio de Tepito, uno de los más peligrosos en la capital mexicana.
Sin pistas concretas
La polémica también se está centrando en la versión de un testigo, del cual no se ha revelado su identidad, pero que dijo que un grupo de hombres que portaban armas y cubrían sus rostros con paliacates habían atado de las manos a los jóvenes y después los habían subido a dos camionetas.
Desde ese momento no se sabe rastro alguno de ninguna de las víctimas.
"Los familiares ya presentaron una denuncia" de desaparición ante la fiscalía antisecuestros de la capital mexicana, dijo la fiscalía a Efe. 
Para que sea considerado un secuestro, la ley establece que debe haber una solicitud de rescate, que en este caso no se ha producido.
A los familiares "se les tomó declaración y datos generales" de las víctimas y de lo sucedido, lo que permitió abrir una investigación, añadió a Efe.
Los familiares cerraron también el miércoles una avenida del céntrico barrio de Tepito, donde tienen su residencia las víctimas, para denunciar públicamente la desaparición y reclamar una respuesta a las autoridades.
"Se los llevaron vivos, los queremos vivos", decía una de las pancartas que portaban los familiares durante la manifestación realizada en Tepito, un barrio conocido por ser un gigantesco centro comercial callejero donde abunda la piratería.
De acuerdo con los familiares, los jóvenes se dedicaban al comercio y solían visitar el bar del que fueron sacados a la fuerza por hombres vestidos de negro y que se identificaron como policías.
Los familiares temen que sea un "levantón", una práctica habitual de los cárteles de las drogas mexicanos que consiste en capturar a una o varias personas sin exigir rescate o contrapartida a cambio. A menudo, las víctimas aparecen muertas días después.
Según medios locales, varios de los desaparecidos tienen antecedentes penales por delitos como robo, tráfico de drogas y portación de arma de fuego.
©Univision.com
Commentarios