Emotivo encuentro entre niños y maestros en Oklahoma

Univision.com | May 24, 2013 | 6:54 AM
Emotivo encuentro ent... Emotivo encuentro ent...
3 Pausar Auto Play

Lágrimas y emociones en Moore, Oklahoma donde los heroicos maestros se reunieron con los niños. Asimismo, se realizó el primer funeral de las víctimas.

Los padres se dicen muy agradecidos

Emotivo fue el momento en el que los pequeños sobrevivientes de la escuela Plaza Towers se reunieron con sus maestros, los agradecidos padres tomaron algunos videos sobre cómo fue el reencuentro, según reportes de Ricardo Arámbarri para Univisión.
Todos los presentes volcaron su agradecimiento hacia los profesores que fueron los héroes en esta tragedia, para los niños fue una ocasión especial. “Les di un abrazo y otro abrazo y un beso, vi a mis cuatro maestras” dijo una estudiante de la escuela Plaza Town.
Para la ocasión los pequeños, muchos de los cuales además de la pesadilla en la escuela también perdieron sus hogares, recibieron una mochila como regalo para aliviar un poco el trauma que les dejó el tornado.
Tres de los hijos de Julio Cordero quedaron atrapados entre los escombros de su escuela y entre lágrimas dijo que agradeció a los profesores de sus hijos porque “en realidad fueron los que salvaron a los niños, los protegieron y no hay palabras” dijo el conmovido hombre.
Sin perder tiempo, los pequeños abrieron las mochilas para ver su contenido, ositos de peluche, juguetes, útiles escolares y golosinas les trajeron una gran sonrisa.
Son estos momentos de felicidad los que ponen un poco en la balanza el dolor que todavía agobia a Moore, Oklahoma.
A manera de contraste, este jueves también se llevaron a cabo los servicios fúnebres de Antonia Candelaria de nueve años, la primera de las pequeñas víctimas de la escuela primaria Plaza Tower en ser enterrada.
Los héroes sí existen y viven en Oklahoma
Han sido vastos los testimonios de pequeños que le contaron a Univision cómo sus profesores les indicaron qué hacer ante el desastre e incluso utilizaron sus propios cuerpos como escudo para que los pequeños sufrieran el menor daño posible.
Al respecto, la agencia AP narró que después de que sonó la alarma de tornados, los niños de la primaria Plaza Towers corrieron a los pasillos, pero algunos tenían ventanas que daban a la calle y no parecían lo suficientemente seguros.
Antonio Clark, alumno de sexto grado, dijo que una maestra lo llevó con otros al baño de los varones.
“Estábamos unos encima de otros”, dijo el niño, de 12 años. Otra maestra abrazó a dos alumnos y le tomó la mano a Antonio.
Veinte segundos después, Antonio escuchó un ruido muy fuerte que parecía una estampida de elefantes, y los oídos se le descompresionaron.
Entonces todo terminó con la misma rapidez que había comenzado. Arrodillado sobre el suelo, con su mochila sobre la cabeza, Antonio alzó la cabeza. El techo había desparecido y lo que veía era una nuble llena de escombros.
Antonio y un amigo fueron los primeros del grupo en ponerse de pie. Tuvieron que caminar por encima de los escombros de lo que hasta hacía unos momentos era su aula. Los estudiantes y maestros batallaban por salir de entre ladrillos, vigas de madera y material aislante. Algunos tenían heridas sangrantes en la cabeza y alguien tenía los lentes cubiertos de sangre, relató Antonio.
“Todo el mundo estaba llorando”, dijo Antonio. “Yo lloraba porque no sabía si mi familia estaba bien”. Entonces Antonio vio a su padre llegar en una bicicleta montañera, gritando su nombre.
Sin importar las heridas protegió a los niños
Entre morir aplastados o sobrevivir al tornado se interpuso el coraje de las personas que cada día les enseñan matemáticas o geografía. Los profesores de Oklahoma han dado la mejor lección de su vida, la de una entrega desinteresada para salvar a sus alumnos, a los hijos de otros, publicó el portal español RTVE.
"No sé cómo se llama, pero tenía tres niños pequeños debajo de ella", asegura un trabajador de emergencias a la CNN, donde explica que tuvieron que tirar de un coche para sacar a la profesora y a los estudiantes que protegía con su cuerpo. Al ver la escena, el bombero solo pudo decirle “buen trabajo profe”, y romper a llorar.
No recuerda su nombre. Es una heroína anónima apodada "la mujer de acero". Pero hay más. Jennifer Doan, de la escuela Plaza Towers, donde murieron siete niños, también merece el reconocimiento de su ciudad.
En la cama del hospital se recupera de las heridas. Tiene rotos el esternón y la espina dorsal, y todo el cuerpo lacerado. Apenas puede hablar pero recuerda con nitidez la virulencia con la que el tornado arrasó las paredes del colegio. Consiguió salvar la vida de dos de sus alumnos actuando como un  escudo humano.
Su compañera Ronda Crosswhite escondió a seis niños en el baño del colegio. "Me puse encima de ellos. Uno me decía 'te quiero, te quiero, por favor no te mueras conmigo'".
En Briarwood los niños se escondieron en el clóset
En la primaria Briarwood, los estudiantes también se refugiaron en los corredores. Pero una maestra de tercer grado no creía que fueran seguros, así que llevó a varios alumnos y los ocultó en un clóset, dijo David Wheeler, uno de los padres que trató de llegar de inmediato a la escuela tras el paso del tornado.
La maestra protegió a Gabriel, de 8 años e hijo de Wheeler, con sus brazos mientras el tornado provocaba el colapso del techo y succionaba con una fuerza tal que a algunos alumnos les arrebató los lentes del rostro, dijo Wheeler.
Gabriel y la maestra –a quien Wheeler identificó como Julie Simon– pasaron trabajo para salir de entre los escombros. El niño tenía cortaduras y hematomas en la espalda y gravilla enterrada en el cuero cabelludo, explicó Wheeler. El niño y su padre demoraron casi tres horas en reunirse.
Otros padres demoraron incluso más mientras iban de una sala de emergencias a otra en busca de sus hijos.
Cientos de escuelas de Oklahoma tienen refugios reforzados contra tornados, pero no las dos que fueron afectadas el lunes.
Albert Ashwood, director del Departamento de Manejo de Emergencia de Oklahoma, dijo que cada jurisdicción fija las prioridades para que las escuelas reciban fondos para construir refugios especiales. Pero agregó que un refugio no necesariamente habría salvado más vidas en Plaza Towers dada la violencia de los vientos.
©Univision.com
Commentarios