Espionaje a AP causa indignación y complica la agenda del presidente Obama

Univision.com | May 15, 2013 | 11:33 AM

No se han hecho esperar las condenas de la prensa

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha tenido que salir esta semana al paso de varios cuestionamientos que sacuden los cimientos de su administración, entre otras cosas, por el espionaje a periodistas de la agencia The Associated Press.
Haciendo referencia al tema del espionaje, así como a los cuestionamientos republicanos por el manejo del atentado en Bengasi de 2012 y las denuncias de parcialidad del Servicio de Impuestos (IRS) contra grupos conservadores, "sin duda han sido unos días desafortunados para la Presidencia de Obama, aunque cada uno de estos tres asuntos es diferente... Las elecciones legislativas de 2014 requerirán movilizar a las bases", dijo a Efe Larry Sabato, analista y director del Centro de Ciencias Políticas de la Universidad de Virginia.
Cuatro meses después de iniciar su segundo mandato, Obama, del Partido Demócrata, ha tenido que desviar su atención de prioridades como el crecimiento económico, la reforma migratoria y la continua puesta en marcha de la reforma sanitaria.
Sin embargo, aunque el Gobierno ha tratado de justificar su proceder sobre el tema de la AP y ha insistido en su compromiso con la transparencia desde la semana pasada, los titulares de prensa no han sido nada benevolentes para su Gobierno.
Creció la tormenta política
La tormenta política creció tras conocerse que, al investigar la filtración de datos confidenciales, el Departamento de Justicia de EEUU obtuvo acceso a un registro de dos meses de al menos 20 líneas telefónicas de varias oficinas y periodistas de la agencia de noticias Associated Press (AP), sin su conocimiento o consentimiento.
Las acciones en torno a AP "me parecen tan desconcertantes como estúpidas, y por lo tanto pueden perjudicar a Obama... más les vale que tengan una buena explicación sobre los archivos de AP", señaló el analista Sabato.
El secretario de Justicia de EEUU, Eric Holder, rechazó que el asunto de la AP pueda mermar la confianza pública en el Gobierno de Obama.
"Hasta donde hemos podido determinar que actores del Gobierno han hecho más de lo que debían hacer, han violado reglamentos o leyes, hemos enjuiciado a esa gente. Les hemos pedido que rindan cuentas... nuestro historial demuestra que en los últimos cuatro años y medio, hemos hecho eso", enfatizó, según la cita de Efe.
Pretendían salvar vidas
Holder defendió el martes el accionar del Departamento de Justicia, que tomó secretamente dos meses de registros telefónicos de periodistas de la agencia Associated Press.
Según la Agencia France Press, Holder dijo que la decisión había sido parte de una investigación sobre una filtración de seguridad que había puesto en riesgo a la población estadounidense.
"He sido fiscal desde 1976. Y tengo que decir que esta (...) es una de las más graves (filtraciones) que yo haya visto", afirmó.
"Esto no es una exageración. Pone al pueblo estadounidense en peligro. Y tratar de determinar quién es responsable de eso, creo, requiere de una acción muy agresiva", agregó.
Se cree que el accionar de los investigadores está vinculado a una pesquisa sobre un artículo publicado acerca de una frustrada conspiración terrorista.
Pero Don Stewart, principal asesor del líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo al diario The Washington Post que el hecho de que Obama tenga que salir a apagar "grandes incendios", le impide "crear las cosas nuevas que quiere impulsar".
'Atentado contra la libertad de prensa'
En tanto, una importante asociación de periódicos de EEUU y un gremio de periodistas coincidieron en condenar la actuación del Departamento de Justicia al presuntamente hacerse con los registros telefónicos de los reporteros y de las oficinas de la agencia de noticias AP.
En sendos comunicados, la Newspaper Association of America (NAA) y The News Media Guild acusaron al Departamento de Justicia de EEUU de haber atentado contra la libertad de prensa.
"Esas acciones (del Departamento de Justicia) estremecen la conciencia estadounidense y violan la imprescindible libertad de la prensa que está protegida por la Constitución" del país, afirmó la presidenta de la NAA, Caroline Little, en un comunicado.
En términos parecidos se expresó el sindicato The Newspaper Guild, agrupación de periodistas estadounidense.
"La recopilación de estos registros (telefónicos) es espantosa y supone un atentado directo contra los periodistas", afirmó el comunicado de este gremio.
"El Departamento de Justicia tiene que detener semejantes investigaciones. La capacidad de los periodistas de cultivar y proteger sus fuentes es clave para mantener a la sociedad informada sobre las cuestiones de afectan a la vida de la gente", continuó.
El comunicado del Guild agregó que "no hay justificación ni explicación posible para esa investigación desmesurada. Parece que los funcionarios están tergiversando las leyes dirigidas a salvaguardar la seguridad pública como mecanismo para acallar a aquellos que se preocupan por el derecho de la sociedad de estar informada".
Un hecho 'gravísimo'
Por su parte, la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) calificó de "infracción gravísima" de la libertad de información la "violación de las comunicaciones telefónicas" presuntamente cometida contra reporteros y oficinas de la agencia de noticias AP.
RSF afirma que el Departamento de Justicia estadounidense envió el pasado 10 de mayo un correo a AP en el que le informaba de la investigación de veinte líneas telefónicas, pero "sin precisar ni los motivos ni los argumentos legales del procedimiento".
Recuerda que esa actuación habría tenido como objetivo descubrir a los informantes de AP en relación con una operación de la CIA en Yemen para evitar un atentado de Al Qaeda, informó Efe en otro parte informativo.
"Suscribimos las palabras de Gary Pruitt, director general de AP, quien denuncia una 'intromisión masiva y sin precedentes'", en una comunicación enviada el secretario de Justicia de EEUU, Eric Holder.
"Reporteros sin fronteras pide al Departamento de Justicia que acceda sin demora a la petición de AP de entregarle -o destruir- los datos de los teléfonos. Estimamos también que hechos tan contrarios a las garantías constitucionales exigen un examen ante una comisión de investigación del Congreso", agrega RSF en un comunicado.
Además, la organización con sede en París "constata con preocupación que la administración federal actual no ha roto con las prácticas en vigor durante el doble mandato de George W. Bush, que sacrificaron los datos privados y sobre todo el derecho de los ciudadanos a estar informados", añade.
Congresistas también reprobaron al espionaje
En tanto, congresistas demócratas y republicanos expresaron su preocupación por las denuncias hechas de la AP acerca de escuchas telefónicas y otros registros de sus contactos por parte del Departamento de Justicia de EU.
De acuerdo a Efe, el presidente del Comité Judicial del Senado, el demócrata Patrick Leahy, dijo estar "muy preocupado" por las acusaciones. "La carga recae siempre sobre el gobierno cuando tratan de buscar información privada, especialmente la información relativa a la prensa o a sus fuentes confidenciales. Quiero saber más sobre este caso, pero en principio me preocupa que el Gobierno no haya cumplido con esa responsabilidad", dijo Leahy en un comunicado.
El presidente del Comité Judicial de la Cámara, el republicano Bob Goodlatte, aseguró que pedirá respuestas al secretario de Justicia, Eric Holder, en la audiencia que tiene programada su comité programada para este miércoles.
Michael Steel, portavoz del presidente de la Cámara, John Boehner, también se refirió al escándalo. "La Primera Enmienda es la primera por una razón", dijo refiriéndose al primer artículo de la Constitución estadounidense que recoge el derecho a la libertad de información y expresión. "Si la administración Obama va tras los registros telefónicos de los periodistas, tienen que dar una buena explicación", insistió.
En el marco de un mandato judicial
De acuerdo con la agencia AP, los investigadores federales recopilaron información de al menos 20 de sus líneas telefónicas en abril y mayo de 2012 sobre las llamadas salientes desde sus oficinas en Nueva York, Washington y Hartford (Connecticut).
El Departamento de Justicia habría realizado estas averiguaciones en el marco de un mandato judicial para investigar presuntas revelaciones de información gubernamental clasificada.
La denuncia de la AP
El lunes, la agencia de noticias estadounidense The Associated Press denunció en una carta al Departamento de Justicia el "intrusismo sin precedentes" de las autoridades federales por almacenar de manera secreta dos meses de registros telefónicos de sus reporteros y oficinas.
"Estos registros revelan potenciales comunicaciones con fuentes confidenciales a lo largo de un periodo de dos meses en todas las actividades de recopilación de información llevadas a cabo por AP", indicó Gary Pruitt, consejero delegado de la primera agencia de noticias de EEUU, en una misiva dirigida al secretario de Justicia, Eric Holder.
Pruitt consideró esa información almacenada como "una intrusión masiva y sin precedentes" en las actividades de AP.
De acuerdo con la agencia, los investigadores federales recopilaron información de al menos 20 de sus líneas telefónicas en abril y mayo de 2012 sobre las llamadas salientes desde sus oficinas en Nueva York, Washington y Hartford (Connecticut).
El Departamento de Justicia habría realizado estas averiguaciones en el marco de un mandato judicial para investigar presuntas revelaciones de información gubernamental clasificada.
El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, salió rápidamente al paso y emitió un comunicado en el que afirmaba que "más allá de las informaciones periodísticas, no tenemos conocimiento alguno de ningún intento del Departamento de Justicia de buscar registros telefónicos de AP".
©Univision.com
Comentarios