Ajedrez de la reforma, ¿quién dará el jaque mate?

Univision.com | Apr 29, 2013 | 1:55 PM

El futuro de la oposición depende de qué harán con los 11 millones de inmigrantes indocumentados

WASHINGTON, D.C. -  Los cambios son duros. Dejar atrás viejos modos, aunque sean tóxicos, no es sencillo. El actual debate migratorio no sólo puede resultar en la primera reforma de nuestras leyes de inmigración en casi 30 años, sino que paralelamente expone la lucha interna republicana por su propia reforma: entre quienes quieren rescatar al Partido Republicano de la irrelevancia a nivel federal, y quienes permanecen aferrados al pasado.
Marco Rubio, el senador republicano de Florida e integrante del Grupo de los Ocho que presentó un proyecto bipartidista de reforma migratoria ante el Comité Judicial del Senado, ha emergido como líder central en los dos intentos: el de aprobar la reforma migratoria y el de transformar un Partido Republicano que tiene que atraer minorías para sobrevivir políticamente, y la reforma migratoria le ofrece esa posibilidad.
De no ser así, ni Rubio ni otros republicanos estarían arriesgando el pellejo para tratar de impulsar una reforma migratoria favorecida por los votantes estadounidenses en general, y por los votantes latinos en particular, pero rechazada por un sector ultraconservador.
Incluso Rubio, favorito del Tea Party y la esperanza republicana que tiene la mira puesta en las elecciones del 2016, se está topando con el furor de la maquinaria ultraconservadora opuesta a reformar el partido, y mucho menos si para lograrlo hay que apoyar una reforma migratoria.
Movimiento de bases
Figuras ultraconservadoras que movilizan a la base, como el locutor Rush Limbaugh, cuestionan la estrategia republicana argumentando que los votantes latinos, sobre todo los futuros potenciales votantes hispanos que puedan resultar de un plan de legalización bajo la reforma migratoria, apoyarán a los demócratas y no a los republicanos.
Pero figuras como Rubio y el senador republicano de Arizona, John McCain, parecen ser de la postura de que quien no arriesga no gana. Y aunque quizá inicialmente sean los demócratas los más beneficiados, eso no implica que los republicanos no puedan competir efectivamente por el botín electoral latino. Antes, empero, tienen que demostrar que dejaron de ser el partido que sataniza a los inmigrantes y, por asociación, ofende a los hispanos.
Además, una reciente encuesta de Latino Decisions demuestra que los republicanos sí tienen mucho que ganar. La encuesta concluyó que 44% de los votantes latinos a nivel nacional dicen que se inclinarían a votar republicano si el partido ejerce liderazgo y se esfuerza para aprobar una reforma migratoria con vía a la ciudadanía para los indocumentados. Analistas concluyen que los republicanos necesitan cuando menos 40% del voto latino para recuperar la Casa Blanca.
Según la encuesta, los republicanos tienen más que perder si son vistos como responsables por el fracaso de la reforma: 60% de los votantes latinos anticipa que los republicanos tendrían la mayor parte de la culpa si la reforma fracasa en el 2013.
Nada fácil
Pero ahora que el debate migratorio arrancó y en una semana comienza el proceso de deliberación y enmiendas al plan del Grupo de los Ocho en el Comité Judicial del Senado, la lucha por votos republicanos no será fácil. En el panel Judicial y en el Senado se han demarcado claras divisiones entre los republicanos que apoyan la reforma, ya sea por convicción o porque la ven como la tabla de salvación del partido en su lucha por el voto latino, y los acérrimos opositores que nunca la apoyarán.
En el Senado, esa dura oposición es representada por pasados obstáculos, como los senadores republicanos Jeff Sessions, de Alabama, John Cornyn, de Texas, y Charles Grassley, de Iowa; y nuevos obstáculos, como el senador republicano de Texas, Ted Cruz. Sus quejas van desde la longitud del proyecto de ley, de 844 páginas, hasta sus componentes, particularmente la vía de ciudadanía para 11 millones de indocumentados. No serán sorprendentes los intentos de retrasar el proceso legislativo o de matar el proyecto mediante enmiendas venenosas.
En la Cámara de Representantes, donde todavía no se presenta el plan de un grupo bipartidista de congresistas, el pasado jueves el presidente del Comité Judicial, Bob Goodlatte (republicano de Virginia), anunció que se considerarán proyectos migratorios individuales en una estrategia que puede tener dos interpretaciones: adelantarse a la presentación de un plan bipartidista y proponer medidas individuales con el fin de dilatar el proceso y descarrilar la reforma; o –y sólo si le damos el beneficio de la duda -, permitir el debate de medidas de interés para los sectores más conservadores en tanto se busca apoyo para un plan migratorio bipartidista. Apuesto más a la primera interpretación que a la segunda pues los republicanos saben que la reforma a retazos es la receta perfecta para matarla.
Es en la Cámara donde la lucha interna republicana es más evidente y donde el liderazgo republicano será puesto a prueba.
Tomemos a dos congresistas republicanos del mismo estado, Wisconsin: F. James Sensenbrenner, autor de la dudosamente célebre medida antiinmigrante conocida como la Ley Sensenbrenner (HR 4437 aprobada por la Cámara el 15 de diciembre de 2005), quien ya vaticina que la reforma no saldrá viva de la Cámara de Representantes (ejemplo vivo de viejos modos), y Paul Ryan, el ex candidato a la vicepresidencia en 2012 en la mancuerna con Mitt Romney (quien en enero del año pasado sugirió la autodeportación para los 11 millones de indocumentados) quien dio un viraje y ahora defiende la reforma migratoria junto al demócrata Luis Gutiérrez.
Ryan y Rubio entienden que la reforma puede ayudar a su partido.
En este juego de ajedrez, la reforma migratoria y la reforma del Partido Republicano se mueven paralelamente tratando de impedir que los antiinmigrantes las descarrilen a las dos. ¿Quién dará el jaque mate?
Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America’s Voice.
©Univision.com
Commentarios