Obama y Peña Nieto se reunirán entre intenso debate sobre inmigración

Univision.com | Apr 29, 2013 | 10:35 AM

Críticas por atención hacia América Latina

La primera visita que realizará el presidente estadounidense Barack Obama este jueves a México, donde dialogará con su homólogo Enrique Peña Nieto, ocurrirá en medio de un debate intenso sobre el tema de inmigracion en Estados Unidos.
El director de la organizacin pro-inmigrante Americans Voice, Frank Sharry, dijo la semana pasada en una teleconferencia que la reforma migratoria es un asunto "prioritario" en las relaciones bilaterales, como lo han expresado las autoridades mexicanas en numerosas oportunidades.
El anuncio de un proyecto de ley bipartidista en el Senado para la legalizacion de unos 11 millones de indocumentados, la mayoria de ellos mexicanos, muestra que Estados Unidos está tomando "seriamente" el tema, agregó.
Tres meses después de iniciar su segundo mandato, Obama parte el jueves a México, donde se entrevistará con su homólogo Enrique Peña Nieto, y un día más tarde llegará a Costa Rica para participar en un encuentro de mandatarios centroamericanos y de República Dominicana, informó la Casa Blanca.
El presidente persigue "profundizar los nexos económicos y comerciales" con México y promover "un crecimiento económico y el desarrollo" en Centroamérica, adelantó el portavoz de Obama, Jay Carney.
Se acerca la llegada de Barck Obama
La administración Obama, que ha promovido relaciones con la región de igual e igual, ha buscado "desnarcotizar" sus relaciones con los países agobiados por el narcotráfico, como México y los centroamericanos, desangrados por el crimen organizado.
Pero en su viaje difícilmente pueda esquivar el tema, cuando se han disparado los niveles de violencia en la región y se multiplican las voces que demandan alternativas a la guerra contra el narcotráfico, inclusive con mandatarios proponiendo la legalización de algunas drogas, reportó AFP.
Obama viaja en "un momento complicado", porque el debate antidrogas en la región "ha cambiado mucho", en un contexto en que "América Latina es menos dependiente de los Estados Unidos", dijo a la AFP el experto de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés), Geoff Thale.
El futuro de la Iniciativa Mérida de lucha antidrogas, para la cual Estados Unidos ha destinado unos 1,900 millones de dólares a México, será uno de los puntos centrales de la discusión entre Obama y Peña Nieto.
Por su parte, el embajador de México en Washington, Eduardo Medina Mora, sostuvo a mediados de mes en un foro de la Red Nacional Demócrata (NDN) que el encuentro entre ambos mandatarios será oportunidad de "relanzar" la relación bilateral.
El foco de la reunión será "aumentar la competitividad de nuestro espacio económico compartido" que requiere un enfoque integral que incluye asignaturas como migración, facilitación comercial, creación de empleos, innovación y esfuerzos en ciencia y tecnología, adelantó.
La visita de Obama a México y a Costa Rica, del 2 al 4 de mayo, busca fortalecer los lazos culturales, de fraternidad y económicos con su vecino del sur y con los países centroamericanos, informó la Casa Blanca.
"Al presidente le complace la oportunidad de discutir la manera de profundizar la alianza económica y comercial, y consolidar nuestro involucramiento en el amplio abanico de asuntos bilaterales, regionales y globales que conectan a nuestros dos países", apuntó.
Los temas de migración y educación tendrán un rol "importante" en el encuentro, coincidieron por su parte en una reunión en México el subsecretario mexicano para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Sergio Alcocer, y el embajador estadunidense en ese país, Anthony Wayne.
Por su parte, el procurador general de Estados Unidos, Eric Holder, dijo la semana pasada tras su viaje a México sentirse "orgulloso de fortalecer los lazos de amistad" entre ambos países y otros aliados en América Latina.
En un discurso ante el Fondo Mexicano-Estadunidense para la Defensa Legal y la Educación (MALDEF), Holder consideró como "esencial" una reforma migratoria que permita la legalización de unos 11 millones de indocumentados al sostener que el sistema actual de inmigración es "disfuncional".
Obama sostuvo la semana pasada un encuentro con empresarios de Estados Unidos para escuchar de diferentes actores opiniones sobre las oportunidades de negocios.
Desarrollo económico, prioridad de la visita
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, centrará su visita de esta semana a México y a Costa Rica en el desarrollo económico, por ser un asunto clave para el futuro del hemisferio, anunció la Casa Blanca.
La directora del Consejo de Política Doméstica de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, señaló que Obama abordará asimismo temas sobre seguridad y narcotráfico, pero no serán el foco primordial de su visita a realizarse del 2 al 4 de mayo.
"Hemos estado trabajando juntos con el gobierno de México sobre el narcotráfico y esto seguro que va a seguir. Tenemos que ser buenos socios, tenemos que tener éxito juntos en contra del narcotráfico", señaló enuna entrevista con Univision.
"Pero el tema de la reunión es el desarrollo económico, que sirve no sólo al pueblo mexicano, sino a todo el hemisferio", añadió Muñoz, de origen boliviano.
La funcionaria rechazó las críticas en el sentido de que la administración Obama ha ignorado a América Latina para atender otros asuntos en la escena global.
"Si esa crítica fuera cierta el presidente Obama no estaría yendo a México y Costa Rica... Latinoamérica es una realidad, el hemisferio es importante para nuestro futuro económico, para nuestra seguridad", respondió.
"La idea del presidente es que sólo somos un hemisferio, tenemos que trabajar juntos para asegurar un buen futuro económico", abundó.
Viaje a Costa Rica
Obama sostuvo el viernes un encuentro con hombres de negocios de Estados Unidos a fin de escuchar de diferentes actores opiniones sobre las oportunidades de negocios que ofrecen México y Centroamérica a esta nación.
"Él tenía mucho interés de escuchar de quienes estábamos ahí, pero también por saber lo que está pasando en esos países", dijo Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), uno de los asistentes al encuentro.
Obama "tiene gran admiración por lo que ha venido haciendo México en estos meses del gobierno del presidente (Enrique) Peña Nieto, como el Pacto por México", dijo el directivo.
Entre los invitados figuraron Manuel Medina Mora, John Bilbrey, Franklin Chang-Díaz y Robert A. McDonald, presidentes respectivamente del Corporativo Citi y de Banamex, de Hershey, de Ad Astra Rocket Company y de Procter & Gamble.
La Casa Blanca señaló que durante su visita a México y Costa Rica, Obama buscará fortalecer los lazos culturales, de fraternidad y económicos con su vecino del sur y con los países centroamericanos.
"Al presidente le complace la oportunidad de discutir la manera de profundizar la alianza económica y comercial, y consolidar nuestro involucramiento en el amplio abanico de asuntos bilaterales, regionales y globales que conectan a nuestros dos países", indicó el vocero Jay Carney.
"El viaje será una importante oportunidad de discutir nuestros esfuerzos colectivos para promover el crecimiento económico y el desarrollo en América Central, así como nuestra colaboración continua sobre la seguridad ciudadana", sostuvo la Casa Blanca.

HRW pide revisar estrategia de seguridad en México

La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) instó al presidente de EEUU, Barack Obama, a que presione a su homólogo, Enrique Peña Nieto, durante su visita a México para que revise su estrategia de seguridad con el fin de compaginarla con el respeto a los derechos humanos, según la agencia Efe.
En una carta enviada a Obama, y a la que tuvo acceso Efe, el director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, pidió a Obama una clara señal de respaldo a los derechos humanos en México durante su visita el próximo jueves para reunirse con Peña Nieto.
"Ha llegado el momento de plantear públicamente -junto con el nuevo Gobierno mexicano- que el respeto por los derechos humanos es un componente esencial, y no un obstáculo, para mejorar la seguridad pública", indica Vivanco en la carta.
"Esta visita ofrece una excelente oportunidad para poner fin al silencio de Estados Unidos en esta materia y expresar su preocupación por los problemas de derechos humanos de México y su respaldo a una nueva estrategia", agrega.
Vivanco subraya que el momento es "especialmente oportuno" porque el Gobierno de Peña Nieto "se ha referido a algunas de las falencias de la 'guerra contra el narcotráfico' y ha fijado metas distintas a las de su antecesor", Felipe Calderón.
No obstante, "aún no ha propuesto un plan concreto que establezca cómo tiene previsto alcanzar" esas metas ni ha enumerado medidas "concretas" para afrontar los abusos a los derechos humanos, añade.
México y el narco
La organización pide que Obama indique a Peña Nieto "que la única forma de desarticular a los poderosos carteles que existen en México no es mediante detenciones arbitrarias y torturas, sino con investigaciones exhaustivas que aporten los elementos necesarios para juzgar a redes delictivas extensas, sofisticadas y muy violentas".
HRW, que ha sido muy crítica con las políticas de seguridad implementadas por Calderón, urge además a Obama a "expresar su apoyo a las iniciativas del Gobierno mexicano destinadas a juzgar a los responsables de los delitos más aberrantes cometidos en los últimos seis años, incluidas graves violaciones de derechos humanos".
En concreto, critica la "corrupción endémica entre las fuerzas policiales" y el hecho de que no haya "prácticamente ningún tipo de rendición de cuentas por parte de quienes cometen delitos".
"Durante casi todo su mandato, el entonces presidente Calderón negó enérgicamente que ocurrieran tales abusos y afirmó que casi todas las víctimas de la violencia asociada al narcotráfico eran en verdad delincuentes", afirma Vivanco.
La carta atribuye parte de culpa al Gobierno de Obama, que "no ha exigido el cumplimiento de los requisitos de derechos humanos dispuestos en la Iniciativa Mérida" de cooperación regional, que impide el desembolso de parte de la asistencia si hay violaciones de derechos humanos.
"A pesar de las evidencias existentes -incluidos casos documentados en los informes del propio Departamento de Estado- de que México ha incumplido estos requisitos, su Gobierno ha recomendado reiteradamente al Congreso que dispusiera de todos modos la entrega de los fondos", apunta.
Si bien el Gobierno de Peña Nieto ha admitido "que existe una crisis y que es necesario modificar las estrategias, llama la atención" que la Administración de Obama "no se ha pronunciado al respecto", asegura Vivanco.
©Univision.com
Commentarios