Director de inmigración pide reforma migratoria

Univision.com y Agencias | Oct 14, 2010 | 12:37 PM

Aseguró que un plan amplio estimulará la economía de EU

El director del servicio de inmigración de Estados Unidos quiere una reforma migratoria. Pero advierte que no debe darse ni mañana ni pasado mañana, sino ahora, y aseguró que su aprobación "es extrema" y que uno de sus mayores logros será estimular la economía, que desde hace dos años acusa una histórica crisis, similar a la gran depresión de 1930.
Alejandro Mayorkas, quien dirige la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), dijo que respaldaba un proyecto amplio de reforma migratoria que, además de estimular la economía, debería incluir nuevos programas de visas criticó la manera en cómo está siendo tratado el tema, de acuerdo con un reporte de The Associated Press.
"Llevo en mi posición tan sólo un año y veo que la retórica existente alrededor de la inmigración es problemática”, dijo. “Sin embargo, soy optimista respecto a lograr una reforma amplia. La necesidad es extrema".
Promesa en veremosDurante la campaña presidencial 2008, el Presidente Barack Obama prometió una reforma migratoria en el primer año de su mandato, que finalizó el 20 de enero. Pero otros problemas nacionales, entre ellos la crisis financiera, las guerras en Afganistán e Irak y los debates de las reformas de salud y energética, además de la falta de apoyo bipartidista, retrasaron el debate.
El mandatario culpó del fracaso a los republicanos, mientras que los republicanos insisten en que primero el gobierno debe asegurar las fronteras y detener el flujo de indocumentados antes de proceder a un cambio en las leyes migratorias. La administración replica que las medidas de seguridad adoptadas hasta ahora cumplen con esas demandas y que es tiempo de aprobar la reforma, pero los demócratas no tienen los votos suficientes en el Congreso y la inmigración se convirtió en uno de los principales temas de campaña de las elecciones de medio tiempo que culminan el 3 de noviembre, cuando los estadounidenses elijan un nuevo legislativo.
Pese a las discusiones sobre quién tiene o no la culpa por este estancamiento, Mayorkas insistió en la necesidad de aprobar una reforma general que abarque muchos aspectos de las complejas leyes migratorias, en lugar de ir tapando agujeros "con curitas" a medida que avanza el tiempo.
Beneficio para todosLos comentarios de Mayorkas fueron incluidos en una conferencia ofrecida en un foro de la universidad The New School, en Manhattan, Nueva York, donde también mencionó que la reforma migratoria también le permitirá a la USCIS alcanzar sus metas y cumplir con sus desafíos.
The Associated Press dijo que aunque el director no especificó mucho qué tipo de reforma aprobaría, admitió que los desafíos que enfrenta su agencia son muchos y que ésta "intenta aceptar las críticas" y analizar en qué aspectos puede hacerlo mejor.
Uno de estos aspectos sería reducir los largos periodos de espera para entrar al país que sufren los dependientes en el extranjero de gente con visado o residencia estadounidense, indicó.
Debate truncadoEn los últimos cuatro años el debate de la reforma migratoria la sido postergado al menos tres veces en el Congreso. El primero ocurrió en junio de 2006 cuando el entonces liderazgo republicano canceló la convocatoria del Comité de Conferencia que armonizaba dos leyes, una aprobada por la Cámara de Representantes, que criminalizaba la estadía sin papeles, y otra por el Senado, que otorgaba una vía regulada para regularizar a millones de indocumentados.
Los republicanos argumentaron que la cancelación obedecía a razones de seguridad nacional.
En 2007 un nuevo esfuerzo fue desestimado por el Senado por falta de respaldo bipartidista. Para ser aprobada necesita 60 de los 100 votos del senado y ni demócratas ni republicanos han alcanzado ese número de asientos.
Bipartidismo a mediasEn julio de 2009 los senadores Charles Schumer (demócrata de Nueva York) y Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur) elaboraron un plan amplio basado en un fuerte componente de seguridad y que incluía una vía regulada de legalización. El proyecto nunca llegó a ser presentado porque Graham se retiró de las conversaciones en marzo como parte de una estrategia de campaña de los republicanos para encarar las elecciones de noviembre y arrebatar el poder a los demócratas en ambas cámaras del Congreso.
En diciembre, el legislador Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois) entregó un proyecto de legislación a la Cámara de Representantes similar al plan Schumer-Graham, pero quedó estancado también por falta de apoyo bipartidista.
En abril de este año, los senadores demócratas Harry Reid (Nevada, Schumer y Bob Menéndez (Nueva Jersey) anunciaron que continuarían  con el esfuerzo al que se había sumado Graham y que en breve entregarían un proyecto, pero la promesa quedó suspendida por la incapacidad de los demócratas de conseguir el respaldo de los 60 votos necesarios para aprobar el plan,
En septiembre, Reid puso en agenda el proyecto Dream Act, que forma parte de una reforma migratoria amplia (para darle residencia a miles de estudiantes secundarios sobresalientes que entraron siendo niños a Estados Unidos y no tienen papeles de estadía legal), pero perdió la votación por cuatro votos.
El último esfuerzoUna semana más tarde, Menéndez y el también senador Patrick Leahy, quien preside el poderoso Comité Judicial de la Cámara Alta, entregaron un proyecto amplio de reforma migratoria para ser debatido inmediatamente después de la elección del 3 de noviembre, una vez quede configurado el nuevo Congreso que asumirá en enero de 2011.
El plan Menéndez-Leahy se basa en los mismos conceptos del plan Schumer-Graham e incluye una vía regulada de legalización para inmigrantes que lleven tiempo en el país, paguen impuestos, sepan inglés, carezcan de antecedentes criminales y paguen una multa de $500 al iniciar el trámite de la legalización.
Durante un primer período de seis años, donde serán verificados sus antecedentes, los beneficiarios recibirán una residencia temporal, un permiso de trabajo y una autorización de viaje al exterior. Al término de los seis años podrán gestionar la residencia permanente (green card) y cinco años más tarde de recibida, podrán solicitar la ciudadanía estadounidense.
Menéndez no ha dicho por ahora si cuenta con los 60 votos necesarios para aprobar el proyecto y los republicanos no se han pronunciado al respecto.
©Univision.com y Agencias
Comentarios