Obispos católicos aplauden plan de reforma migratoria del Grupo de los Ocho

Univision.com | Apr 22, 2013 | 8:09 PM

Religiosos apoyan camino expedito hacia la legalización de los 11 millones de inmigrantes indocumentados

Los obispos católicos de Estados Unidos reiteraron el lunes el respaldo a una reforma migratoria que ofrezca la legalización de los millones de indocumentados. El anuncio ocurre seis días después que un grupo bipartidista de senadores entregó al Comité Judicial un anteproyecto que incluye una vía hacia la ciudadanía para millones de indocumentados.
Los religiosos dijeron que apoyaban el proyecto que, a su juicio, reconoce a los inmigrantes en su condición de personas y de acuerdo con la doctrina social de la Iglesia católica.
La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) dijo además que respalda "un camino a la ciudadanía que les dé a los indocumentados la oportunidad de ser miembros plenos de la sociedad".
El arzobispo de Los Ángeles, José Gómez, presidente del Comité de Migración de la USCCB, pidió que la ley permita "la inclusión del mayor número posible de personas".
Gómez tambien dijo que el tiempo para recibir una visa de residencia y luego eventualmente la ciudadanía, "no debería ser más de diez años".
El plan del Grupo de los Ocho del Senado recomienda primero un estado de no inmigrante que durará 10 años. Al término de ese plazo los indocumentados que carecen de antecedentes penales y hayan pagado multas, podrán pedir la residencia legal permanente.
El mensaje de la semana pasada
Un día después de entregado el plan de reforma migratoria al Comité Judicial, la USCCB emitió un comunicado en el que señaló que el anteproyecto es “consistente” con los principios esgrimidos por los Obispos a favor de la legalización de los 11 millones de indocumentados que viven en el país.
El arzobispo Gómez dijo que el anteproyecto bipartidista entregado el 16 de abril al Comité Judicial del Senado está siendo revisado y elogió “el liderazgo” de los legisladores que elaboraron la propuesta.
El prelado prometió que los Obispos “trabajarán con el Congreso para asegurar que cualquier medida final respete los derechos humanos básicos y la dignidad de los inmigrantes”, y señaló que el plan era un esfuerzo “bienvenido” en nuestra “tierra de inmigrantes”.
La USCCB agregó que “podría buscar mejoras a la legislación propuesta, consistentes con los principios para una reforma sugeridos durante décadas por la conferencia de obispos”.
“Esperamos trabajar constructivamente con ellos y otros miembros del Congreso para mejorar esos esfuerzos, si se necesitan mejoras, para que cualquier propuesta final cree un sistema de inmigración que restaure el cumplimiento de leyes en una manera justa y humanitaria”, subrayó.
La postura
En su carta pastoral del 2003 titulada “Ya no Somos Extranjeros: Juntos en el Camino de la Esperanza”, la USCCB delineó varias metas para una reforma migratoria. Estas incluyen:
   - Un camino a la ciudadanía para los indocumentados que sea asequible, tenga un marco de tiempo razonable y que incluya al mayor número de personas.   - La protección y mejoramiento de un sistema migratorio basado en la familia, basado en la unión de un esposo y esposa y sus hijos, que incluya la reducción de solicitudes pendientes y recortar el tiempo de espera.   - Un programa que permita a trabajadores inmigrantes con pocas habilidades entrar y trabajar en los Estados Unidos legalmente y de manera segura e incluya protecciones apropiadas para trabajadores y sus salarios, y extienda a trabajadores la opción de solicitar la residencia permanente y eventualmente la ciudadanía.   - La restauración de protecciones para inmigrantes removidas por el Illegal Immigrant Responsibility Act de 1996 y el Immigration Reform Act.   - Leyes que aborden las causas de la migración como la ausencia de salarios mínimos y persecuciones.   - La protección de otras poblaciones vulnerables, que incluyen refugiados, solicitantes de asilo y menores que emigran solos.
El plan
El anteproyecto de reforma migratoria del Grupo de los Ocho reúne la mayoría de los principios enumerados por la USCCB.
Titulado “Acto del Congreso 2013 de Seguridad fronteriza, Oportunidad Económica y Modernización de inmigración”, el plan incluye una vía de legalización para los 11 millones de indocumentados quienes, al tiempo de certificar la seguridad en la frontera sur, podrán iniciar un largo camino, primero a la residencia permanente y luego a la ciudadanía.
De los requisitos para calificar al plan, el anteproyecto menciona:
   - Quienes estaban en Estados Unidos al 31 de diciembre de 2011.   - Los Soñadores o Dreamers.   - Trabajadores del Campo (trabajadores agrícolas).   - Personas con estatus irregular en Estados Unidos (indocumentadas).   - Personas deportadas que están fuera de Estados Unidos siempre y cuando demuestren que radicaron en Estados Unidos antes del 31 de diciembre de 2011 y fueron deportados (o con salida voluntaria) y la deportación no fue a consecuencia de un crimen y son esposos, o padres o hijos de un ciudadano o residente legal, o si la persona es un dreamers.   - Personas dentro de Estados Unidos en proceso de deportación.
Advertencias Pero no todos calificarán para la reforma migratoria en caso de ser aprobada por el Congreso. El abogado Exequiel Hernández explicó que, “no califican personas fuera o dentro de Estados Unidos que:
   - Sean convictos de una felonía agravada.   - Sean convictos de una felonía.   - Sean convictos de tres o más delitos menores.   - Sean convictos de un delito en otro país.   - Voto en Estados Unidos indebidamente.   - Es inadmisible criminalmente, por seguridad nacional, salud pública o inmoralidad.
 De los beneficios para aquellos que califiquen para el estatus de “Inmigrante Registrado Provisionalmente”, luego de pagar una multa de $500 y demostrar que no tienen antecedentes penales, Hernández dijo que los indocumentados que tengan luz verde recibirán:
   - Viajar afuera de Estados Unidos.   - Trabajar legalmente en Estados Unidos en cualquier trabajo (con excepción de los trabajadores agrícolas y trabajos que requieran status de ciudadano).   - Tramitar licencias de manejo.
 Para que la reforma migratoria sea aprobada, necesita el voto favorable del Comité Judicial, 60 votos en el pleno del Senado y 218 votos en el pleno de la Cámara de Representantes.
El liderazgo de la Iglesia Católica estadounidense, junto con las iglesias evangélica, pentecostal, protestante histórico, ortodoxo e iglesias históricamente afroamericanas, se unieron en febrero para defender la aprobación en el Congreso de una reforma migratoria sobre la base de los siguientes principios:
   - Un camino a la ciudadanía para los 11 millones de personas indocumentadas en los Estados Unidos.   - La prioridad de la reunificación familiar en cualquier reforma migratoria.   - Proteger la integridad de nuestras fronteras y proteger el proceso de protecciones ante la ley para inmigrantes y sus familias.   - Mejorar protecciones a las leyes que protegen a los refugiados y asilados.   - Revisar las políticas económicas internacionales para abordar las causas de la inmigración no autorizada.
©Univision.com
Commentarios