Organizaciones aplauden plan de reforma del Grupo de los Ocho

Univision.com | Apr 17, 2013 | 11:09 AM

Coinciden que el anteproyecto es viable, serio e incluye una amplia vía hacia la legalización de millones de indocumentados

Por: Jorge Cancino
Defensores de los derechos de los inmigrantes aplaudieron un anteproyecto de reforma migratoria que elaboró un grupo bipartidista del Senado, plan que incluye una vía de legalización para la mayoría de los indocumentados que viven en Estados Unidos.
El Consejo Nacional de La Raza (NCLR), dijo que la entrega del plan al Comité Judicial del Senado constituía “un avance importante” en el esfuerzo por conseguir una reforma migratoria, y señaló que el “distinguido” grupo de senadores (que elaboró la legislación) “ha demostrado una perseverancia extraordinaria”.
Janet Murgia, presidenta de La Raza, dijo también que el Grupo o Pandilla de los Ocho también demostraron “seriedad y valentía tras largos meses de esfuerzos para lograr una solución a un problema nacional muy descuidado durante mucho tiempo”.
“La unidad y capacidad de trabajar juntos para encontrar un terreno común de cara de un ambiente político cada vez más polarizado debe servir de modelo para abordar los retos de nuestro país", agregó.
Infografía: Dos caminos, con y sin ciudadanía.
Paso hacia adelante
Murgia también dijo que si bien esta legislación “no es perfecta, se trata de un paso monumental hacia adelante para garantizar que el país tiene una política migratoria justa, humana y eficaz, del siglo 21, acorde con los intereses de nuestra nación”.
Infografía: Perfil de un soñador.
Señaló además que es “especialmente importante” resaltar que “el plan incluye una verdadera hoja de ruta para los inmigrantes indocumentados quienes podrán obtener un estatus legal, y eventualmente la ciudadanía, que es fiel a la historia de nuestra nación, nuestras leyes y nuestros valores”.
"Instamos a las autoridades a seguir el ejemplo de estos senadores y trabajar lo más rápido posible para aprobar una ley”, dijo y recordó que el tema de la inmigración figura en la lista de prioridades de la comunidad hispana, cuyo voto en noviembre del año pasado fue determinante en los resultados de la elección presidencial.
La Raza también pidió inundar de mensajes al Congreso para que los legisladores voten a favor de la reforma migratoria comprensiva.
El Grupo de los Ocho está integrado por los senadores republicanos Marco Rubio (Florida), John McCain (Arizona), Lindsey Graham (Carolina del Sur) y Jeff Flake (Arizona), y los demócratas Charles Schumer (Nueva York), Robert Menéndez (Nueva Jersey), Richard Durbin (Illinois) y Michael Bennet (Colorado).
Intento serio
Para la Coalición de los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA), el plan de reforma migratoria del Grupo de los Ocho “representa una oportunidad para arreglar” un sistema de inmigración que se encuentra roto “y mantener la promesa del sueño americano” al darle la oportunidad a millones de indocumentados para que salgan de las sombras.
“Pero la verdadera legislación de reforma migratoria debe ser medido por la cantidad de personas llegan a la línea de meta, no sólo el número de personas comienzan la ruta hacia la legalización”, advirtió en un comunicado.
Angélica Salas, directora de CHIRLA, dijo que el plan de reforma del Grupo de los Ocho era el “el primer intento serio en casi dos décadas” y que “marca un momento histórico y profundo en la historia de Estados Unidos”.
“Al igual que generaciones anteriores, los inmigrantes hoy en día, especialmente los trabajadores inmigrantes que viven en Estados Unidos sin documentos, por fin tendrán la oportunidad de salir de las sombras y cumplir sus aspiraciones de formar parte de la vitalidad social de esta nación”, dijo. “Es un gran día en Estados Unidos cuando nuestros líderes electos a nivel nacional cumplen su promesa de servir a la gente sin dejar que la política les impida hacer lo correcto”.
Momento histórico
Para la organización Americas Voice, la entrega del plan migratorio al Comité Judicial del Senado “es un momento histórico” para Estados Unidos.
"Este proyecto de ley abre la puerta al proceso legislativo en el Congreso que podría resultar en la primera reforma migratoria amplia en casi 30 años”, dijo a Univision.com Maribel Hastings, asesora ejecutiva de America’s Voice. “Reconocemos también la importancia de que se esté manejando el tema de forma bipartidista, que es la única vía para poder hacer realidad esa reforma”.
Hastings agregó que “nos complace que el corazón de la propuesta sea una vía a la ciudadanía para 11 millones de indocumentados. Dicho esto, seguiremos de cerca el lenguaje relacionado a esa vía a la ciudadanía para garantizar que sea lo más amplia e incluyente posible y que los requisitos impuestos no entorpezcan ese proceso”.
La activista dijo además que “queremos tener garantías de que los requisitos de seguridad en la frontera contemplados en el proyecto tampoco afecten ese proceso a la ciudadanía. Nos preocupan, igualmente, los límites y la eliminación de ciertas categorías de visas familiares. Pero también hay otros aspectos positivos que destacar: que los Soñadores y los trabajadores agrícolas, por ejemplo, tendrán acceso a la residencia permanente y la ciudadanía de manera más acelerada, y que algunos inmigrantes que están en proceso de deportación o que han sido deportados por causas no criminales podrán solicitar su estatus legal de Inmigrante Provisional Registrado si son elegibles para el DREAM Act o son padres, cónyuges o hijos de ciudadanos estadounidenses o de residentes permanentes, y si llenan determinados requisitos, incluyendo la revisión de su historial”.
Apegado a la realidad
Tras revisar el plan, Carlos Pereira, director del Centro de Orientación del Inmigrante (CODI) en Miami, Florida, dijo que se trataba de una iniciativa “bastante apegada a la realidad de la comunidad inmigrante y de la nación americana”, y que el proyecto de ley “es el plan más completo, realista y justo que se a presentado hasta ahora”.
“Nos ofrece legalizarnos, un camino a la ciudadanía y las multas son apegadas a la realidad familiar. No hay mucha especulación”, resaltó.
Sobre la legalización de los indocumentados, Pereira dijo que la propuesta del Grupo de los Ocho “nos ayuda a salir de las sombras y evitar continuar con el fantasma de las deportaciones”. Y que el plan va todavía más allá de la legalización, “ayuda a desarrollar una economía aún en crisis y moderniza el sistema migratorio vigente. Ya no se hablará nunca más de un sistema roto”.
Puntos flacos
Al ahondar en detalles del anteproyecto, Pereira dijo que el plan del Grupo de los Ocho “legaliza dos grupos muy importantes, como son las comunidades agrícolas y los estudiantes, que sabemos que son la fuerza que tiene cada país”. Pero señaló que había algo que “no me gusta, el tiempo que se tomará en llegar a ser ciudadano”.
El plan recomienda que quienes califiquen para la reforma entren en un estado de No Inmigrante que dilatará 10 años. Al término de ese plazo podrán pedir la residencia.
De la fecha de amparo incluida en el plan, 31 de diciembre de 2011, Pereira preguntó qué sucederá con aquellos indocumentados que ingresaron después de ese día a Estados Unidos. “Esa es una buena pregunta para los senadores. Y también qué va a pasar con todos los que quedan fuera por delitos”.
“Yo le agregaría que la fecha del plan fuese hasta el día de hoy, cuando fue entregado el anteproyecto y no la fecha que ellos sugieren”, apuntó.
Pereira también dijo que la comunidad inmigrante “felicita al Grupo de los Ocho por este proyecto”, e indicó que “está escrito de una forma clara y con los componentes para que los que se oponen a esto puedan votar a favor y se convierta en ley”.
Solución permanente
El Catholic Legal Immigration Network, Inc. (CLINIC) dijo sentirse “alentado” por la presentación del plan de reforma migratoria del Grupo de los Ocho al Comité Judicial del Senado, y anunció que la red, integrada por 215 clínicas en el país proveerá servicios legales a los indocumentados una vez que el Congreso apruebe la ley.
La organización anunció que sus proveedores están dispuestos a servir a inmigrantes de bajos ingresos e inmigrantes vulnerables, para asistirlos y ayudarles a llenar los requisitos de la reforma migratoria una vez que se convierta en ley.
CLINIC agregó que la propuesta se constituyó en el primer paso hacia una reforma migratoria y que espera “incluya un camino justo y equitativo hacia la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados en nuestro país” y restablezca el debido proceso y la compasión por los inmigrantes.
"El proyecto de ley del Senado cambiará para siempre las vidas de 11 millones de inmigrantes indocumentados que ya están aquí”, dijo Jeanne Atkinson, director ejecutivo de CLINIC. "Necesitamos una solución permanente, incluyendo la capacidad de proporcionar servicios legales de inmigración seguros y confiables a todos los estratos económicos y sociales”.
En la actualidad CLINIC presta servicio a más de 600 mil inmigrantes cada año.
“Nos estamos preparando para afrontar este enorme reto”, dijo Atkinson. Anunció que el personal de las clínicas recibe capacitaciones y fondos adicionales. "Vamos a estar listos" para cuando el Congreso apruebe la reforma migratoria”, concluyó.
El apoyo de Obama
El martes, tras una reunión a puertas cerradas en la Casa Blanca entre el Presidente Barack Obama y los senadores McCain y Schumer, dos de los integrantes del Grupo de los Ocho, la oficina de prensa del mandatario emitió un comunicado señalando que respaldaba la propuesta.
“Los Senadores Schumer y McCain me pusieron al día sobre el proyecto de ley de reforma migratoria bipartidista que ellos han redactado con sus colegas en el Senado”, se lee en la breve nota. “Evidentemente, dicho proyecto de ley es un acuerdo, y nadie conseguirá todo lo que quería, incluyéndome a mí. Pero mayormente guarda consistencia con los principios que yo he planteado repetidamente para una reforma general”.
“Este proyecto de ley continuará reforzando la seguridad en nuestras fronteras y les tomará más cuentas a los empleadores si estos contratan trabajadores indocumentados a sabiendas”, dijo Obama.
Agregó que la propuesta de ley “les proveerá un camino a ganarse la ciudadanía a los 11 millones de personas que ya están ilegalmente en este país. Y modernizará nuestro sistema de inmigración legal de manera que podamos reunir a las familias y atraer a los empresarios e ingenieros sumamente capacitados que contribuirán a crear empleos bien remunerados y a fomentar nuestra economía”.
“Estas son todas medidas de sentido común que la mayoría de los estadounidenses apoya. Exhorto al Senado que lleve adelante este proyecto de ley rápidamente y, como les dije a los Senadores Schumer y McCain, estoy dispuesto a hacer lo que sea necesario para garantizar que la reforma migratoria general se convierta en realidad lo antes posible”, indicó.
©Univision.com
Comentarios