Arepas, tarjetas de celular y teorías conspirativas en el cuartel de Maduro

Univision.com | Apr 13, 2013 | 8:56 PM

SIGUIENTE:

Antes de morir Chávez nombró a Maduro como su sucesor, pero ¿cuáles son las credenciales del candidato?

Por: Jacobo G. García y Daniel Lozano
Tranquilidad y a la espera. El Comando Hugo Chávez vivió las horas previas a la trascendental votación, que debe certificar la continuidad de la revolución bolivariana, haciendo sándwiches, llenando de gasolina los vehículos y convencido de su victoria. Y eso pese a la remontada protagonizada por Henrique Capriles, que según pudo saber Univisión ha estrechado la brecha que separaba a ambos candidatos.
“Mañana saldré tan temprano como siempre, con la diana y las botas puestas. ¡Al combate y a la victoria! #ParaSiempreHugoChávez no te fallaremos”, escribió el joven diputado chavista Robert Serra en su cuenta de twitter. Unas palabras que tienen más trascendencia de lo que parece. Serra es uno de los hombres clave en Caracas de la famosa ‘Operación Remate’.
Junto a los ‘puntos rojos’ donde se organiza el chavismo, la actividad era frenética. Se ultimaban comidas para los activistas que este domingo recorrerán las calles. “Vamos a por 500 comidas”, confirmaba un funcionario de PDVSA obligado a trabajar durante la jornada electoral para coordinar la operación. Ellos son parte fundamental del tsunami chavista que se activa con eficacia cada vez que hay una votación.
La clave para los comicios de hoy está en conocer cómo está de bien engrasada la maquinaria electoral más grande del planeta. Gracias a este operativo, financiado por las arcas públicas y liderado por más de un millón de los llamados patrulleros (activistas que coordinan las listas del 1x10), Hugo Chávez recibió un millón de votos a última hora del 7-O. A este ese momento, luchaba voto a voto, casi en paridad, contra Capriles.
Aquel día Chávez asumió las riendas de la operación. Fue la “batalla perfecta”, reveló el propio mandatario al día siguiente.
Para afianzar su ventaja, Maduro siguió el guión de su “padre”: mucha televisión y buenos amigos. Como Diego Armando Maradona, que ayudó al heredero a saltarse los límites legales de las jornadas de reflexión.
A un día de las elecciones y en plena veda electoral, Nicolás Maduro pasó más de cinco horas en la televisión pública del país. Primero con Maradona. La alegría que provocaron sus zurdazos en el mitin cierre de campaña dio paso ayer a la sorpresa, al correr el rumor por las calles del pago (2 millones de dólares), que habría recibido por apoyar la candidatura bolivariana.
Luego con la delegación de UNASUR, que llegó para "acompañar" el proceso electoral, y por último durante la inauguración de un canal de televisión. El segundo día de reflexión, este sábado, se volcó con las polémicas milicias populares que tanto molestan a la oposición y las que condecoró frente a las cámaras. Un ejército paralelo de amas de casa, administrativos, estudiantes o jubilados, que dependen exclusivamente del presidente y que estarán también en el colegio electoral a pesar de las protestas de la oposición.
Pero mientras en muchas capitales del país ultimaban la ‘Operación remate’ adquiriendo tarjetas prepago de teléfono o rellenando arepas, Maduro aprovechó para insistir en la teoría de la conspiración: “Alerto al país por la guerra sucia que se dirige desde Bogotá contra la paz de Venezuela y contra mí como ser humano y presidente. Pendientes”, escribió en su twitter. El vicepresidente Jorge Arreaza dio a conocer al país que se instaló un comando de seguimiento para “estar atento a los planes desestabilizadores”.
©Univision.com
Commentarios