Estados Unidos condenó las amenazas de Corea del Norte

EFE | Mar 26, 2013 | 6:46 PM

Están listos para responder a cualquier ataque

Tras las amenazas por parte de Corea del Norte sobre un posible ataque a bases militares estadounidenses, la Casa Blanca acusó a este país de aumentar las tensiones e intimidar a otras naciones, y dijo que esa actitud sólo provocará un mayor aislamiento.
A través de una rueda de prensa el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, indicó que Corea del Norte "no logrará nada" con esas amenazas, sólo "un mayor aislamiento" y "socavar los esfuerzos de la comunidad internacional por asegurar la paz y la estabilidad en el noreste de Asia".
La respuesta estadounidense se produjo después de que la agencia estatal norcoreana KCNA informara que Corea del Norte ha puesto sus misiles y unidades de artillería "en posición de combate", con el punto de mira en Estados Unidos y Corea del Sur.
Por su parte Patrick Ventrell, un portavoz del Departamento de Estado, afirmó que EEUU está "totalmente capacitado y comprometido" para "defendernos y defender a nuestros aliados Corea del Sur y Japón".
Ventrell reiteró así lo dicho por el Pentágono al insistir sobre la capacidad de respuesta estadounidense ante un hipotético ataque norcoreano.
Kim Jong-un dirigió ejercicios con fuego real
Previamente, la agencia KCNA informó que el líder norcoreano, Kim Jong-un, dirigió personalmente ejercicios de defensa con fuego real en la costa este del país.
Al respecto, el Ejército de Corea del Sur "no ha detectado movimientos inusuales" en las Fuerzas Armadas del Norte, según aseguró un portavoz del Ministerio de Defensa de Seúl.
Las recientes acciones de Corea del Norte se engloban en la campaña de amenazas que desde hace dos semanas lleva a cabo el país y que ha incluido desde promesas de ataques nucleares preventivos a Corea del Sur y EEUU hasta ejercicios militares y considerar nulo el armisticio de la Guerra de Corea.
Con esta escalada belicista, considerada por expertos surcoreanos como una demostración de fuerza sin intenciones de realizar un ataque real, Corea del Norte pretende dar respuesta a las sanciones que la ONU le impuso a principios de mes por su última prueba nuclear de febrero.
©EFE
Commentarios