La Casa Blanca rechaza acusación de demora en la reforma migratoria

Univision.com | Mar 25, 2013 | 6:22 PM

Obama presiona al Congreso para que debate en el senado arranque a más tardar en abril

La Administración del presidente Barack Obama rechazó el lunes acusaciones lanzadas por un senador republicano quien culpó al gobierno de empujar un fracaso para utilizarlo como arma electoral en las elecciones de medio tiempo de 2014 y en las presidenciales de 2016.
"No hay pruebas que respalden esas acusaciones. Lo que el presidente ha estado diciendo desde hace ya un tiempo es que él cree que una reforma migratoria integral conviene a los intereses de la economía de Estados Unidos", dijo durante una rueda de prensa el portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest.
Infografía. Perfil de un Sonador.
En horas de la mañana Obama había solicitado al Senado a que concluya las negociaciones y entregue en abril un plan de reforma migratoria. “Ahora sólo necesitamos el valor político para hacer lo que se requiere. Así es que espero que presenten un proyecto de ley. Espero que el debate comience el mes próximo. Y quiero firmarlo y convertirlo en ley tan pronto como sea posible”, dijo el mandatario durante una ceremonia de naturalización de 28 nuevos ciudadanos llevada a cabo en la Casa Blanca.
Infografía: Los Latinos en EEUU.
Las acusaciones
El fin de semana el republicano Ted Cruz dijo al diario texano "Dallas Morning News" que Obama en realidad quiere que la reforma fracase para que los demócratas la usen como arma electoral.
"Su conducta sobre inmigración me hace creer que lo que quiere es un asunto político en vez de que se apruebe un proyecto de ley", se quejó Cruz, aupado por el movimiento conservador Tea Party, reportó la Agencia Española de Noticias (Efe).
"Lo que quiere es que el proyecto de ley tenga un cráter (fracase) para poder usarlo como asunto político en 2014 y 2016. Por eso creo que el presidente está insistiendo en una vía hacia la ciudadanía para quienes están acá ilegalmente, porque al insistir en eso asegura que la Cámara de Representantes rechace cualquier proyecto de ley de reforma migratoria", aseguró el congresista.
La respuesta
La Casa Blanca respondió que la reforma migratoria demostraría que "no solo somos una nación de inmigrantes sino también una nación de leyes. Y lo que estamos buscando es una legislación que se ciña a los principios que el presidente ha ofrecido".
Earnest precisó que que Obama estaría "muy complacido" si esos principios, delineados durante un evento en Las Vegas (Nevada) en enero pasado, obtienen un "fuerte apoyo bipartidista" cuando sean presentados en un proyecto de ley en el Senado.
La Casa Blanca está "satisfecha" con los progresos en el debate migratorio en el Senado y Obama mantiene sus esperanzas de que la reforma migratoria se apruebe con apoyo bipartidista en el Congreso para firmarla "más temprano que tarde", enfatizó Earnest.
El plan de Obama
El 29 de enero Obama entregó en Las Vegas, Nevada, un plan de reforma migratoria basado en cuatro ejes: seguridad fronteriza, camino a la ciudadanía, verificación de empleo e inmigración legal.
Del camino a la ciudadanía dijo que debía abrirse inmediatamente junto con una certificación de la seguridad en las fronteras. Y que los indocumentados para calificar debían carecer de antecedentes penales, llegar un tiempo en el país, pagar impuestos y cancelar una multa.
Quienes califiquen podrán pedir la residencia legal permanente, trámite que dilataría unos ocho años. Cinco años después de recibir la tarjeta verde podrán iniciar el pedido de la ciudadanía estadounidense.
El plan del Senado
En la víspera un grupo bipartidista del Senado presentó los principios de una reforma basado en los mismos ejes que el plan de Obama, pero con diferencias en cuanto al proceso de legalización.
El plan del senado recomendó primero certificar la seguridad en las fronteras antes de abrir el camino a la ciudadanía. Una vez conseguido este objetivo, los indocumentados que califiquen entrarán en un estado de no inmigrante que demoraría entre 10 y 13 años. Al término de este plazo podrán pedir la residencia y luego la ciudadanía.
En la actualidad, en algunos casos la espera por la green card dilata 20 años.
En la Cámara de Representantes un grupo también bipartidista elabora en secreto un proyecto de reforma migratoria que, de acuerdo con filtraciones, permitiría legalizar a la mayoría de los 11 millones de indocumentados pero no necesariamente incluye la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados que viven en el país.
El escenario
De aprobarse dos versiones distintas la presidencia del Congreso deberá convocar a un Comité de Comité de Conferencia para que armonice ambos planes y redacte una versión final que será enviada al escritorio del presidente para que la vete o promulgue.
Obama ha dicho que la firmará en el momento que la ley llegue a sus manos.
La periodista Lourdes Meluza, corresponsal del Noticiero Univision en Washington DC, dijo el lunes que el anteproyecto que escribe el grupo bipartidista del Senado se encamina a un acuerdo en un punto crítico entre los sindicatos y la Cámara de Comercio relacionado con el flujo de futuros trabajadores y sus salarios.
“Una fuente conocedora de las negociaciones dijo que superaron un serio desacuerdo la semana pasada y que juntos anunciarán un arreglo final en los próximos días”, agregó.
Tema clave
La reforma migratoria se volvió un tema de importancia nacional luego de la reelección del presidente Obama en los comicios del 6 de noviembre, cuando el 71% de los electores latinos, de un total de 12.2 millones votaron por el mandatario.
Para los hispanos la reforma migratoria encabeza la lista de prioridades por sobre la economía.
Los republicanos reconocieron públicamente que el discurso antiinmigrante y contrario a la reforma migratoria manejado durante la campaña fue erróneo, y anunciaron una nueva estrategia para la reconquista del voto latino basada en el respaldo a una reforma migratoria que incluya una vía de legalización para los 11 millones de indocumentados.
Para que la reforma migratoria sea aprobada en el Congreso se necesitan 60 votos en el Senado y 218 en la Cámara de Representantes. Los demócratas controlan el Senado con 53 asientos mientras que los republicanos dominan la Cámara de Representantes.
©Univision.com
Comentarios