Nicolás Maduro pide votos en nombre de Chávez

Univision.com | Mar 22, 2013 | 2:37 PM

Atribuye muerte del presidente a 'guerra biológica'

Nicolás Maduro, presidente encargado de Venezuela y candidato presidencial en los comicios programados para el 14 de abril, pidió a los venezolanos 10 millones de votos para Hugo Chávez.
Sobre Henrique Capriles, “yo lo voy a derrotar en las urnas electorales, lo voy a derrotar con un récord de votación”, dijo Maduro en su participación en un programa transmitido por Televen, según citó la web Cubadebate.
Maduro dijo que los 10 millones de votos que no logró Chávez el 7 de octubre, serán posibles en los próximos comicios “por y para Chávez”.
¿Guerra biológica?
En tanto, Maduro insistió en que a Hugo Chávez “le sembraron la enfermedad del cáncer”, que le costó la vida.
“En internet ya hay muchos artículos sobre esto. Solo tienen que buscarlos. El imperio crea virus de este tipo para experimentar desde los años 40. Son métodos de guerra biológica”, dijo Maduro, según publica el portal colombiano de Caracol.
“Los enemigos de la patria nunca iban a ganarle una elección al comandante, y por golpe de Estado tampoco iban a poder”, afirmó el presidente encargado de Venezuela.
Las cartas de la oposición venezolana
Por su parte, de cara a las presidenciales del 14 de abril, la oposición venezolana se muestra más agresiva y cohesionada en torno a su candidato Henrique Capriles, pero tiene el reto de enfrentar el mito que se teje en torno al fallecido presidente Hugo Chávez, omnipresente en el discurso del oficialista Nicolás Maduro, opinan analistas.
Capriles, un abogado de 40 años, se presenta por segunda ocasión como abanderado presidencial de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), midiéndose a Maduro, de 50 años, presidente encargado y designado por Chávez como su heredero político, antes de fallecer el 5 de marzo.
La oposición nunca pudo derrotar a Chávez (1999-2013) en unas presidenciales y, aunque las encuestas ahora le son también adversas, Carlos Ocariz, responsable del comando de la campaña opositora, bautizada Simón Bolívar, estima que se trata de "la oportunidad más grande de ganarlas en 15 años".
"Sabemos que será difícil, pero tenemos a un excelente candidato y Maduro ha conducido al país a un auténtico desastre", confió a la AFP Ocariz, en alusión a algunas recientes decisiones del gobierno, como la devaluación del bolívar.
Capriles logró para estas presidenciales aglutinar por primera vez a todos los partidos de la MUD, conformada por una veintena de organizaciones políticas de diverso matiz ideológico, en una tarjeta electoral única.
Capriles, en carrera contrarreloj
En una carrera contrarreloj, el actual gobernador del populoso estado de Miranda (norte) se ha dedicado a recorrer varios poblados y ciudades de Venezuela, a poco más de una semana de que inicie formalmente la campaña electoral, con un discurso más frontal y agresivo con su contrincante, que no tuvo cuando perdió ante Chávez por once puntos de porcentaje en los comicios del 7 de octubre.
En sus constantes declaraciones, Capriles acusa al ex vicepresidente y ex canciller de ser un "mentiroso" e "incapaz", y asegura que Maduro no se quiere medir en un debate porque le tiene "culillo" (miedo) y su mensaje no tiene "contenido".
Incluso, advirtió que no enviará "ni una gota de petróleo a Cuba", frente a los 130 mil barriles diarios que recibe actualmente la isla comunista a condiciones preferenciales.
"Mientras haya un venezolano pasando hambre, aquí no sale una gota más de petróleo regalada y esto es contigo Nicolás, que te pasaste seis años viajando por el mundo regalando los reales", aseguró Capriles, hablando de tú a tú a su rival.
"Ya llevo dos vicepresidentes que los he raspado (derrotado), ya llevo dos (...) la tercera es la vencida", dijo Capriles, elegido en 2008 gobernador de Miranda frente al ex número dos del gobierno Diosdado Cabello, una victoria repetida en diciembre pasado frente a Elías Jaua.
Pero, pese a ese renovado ímpetu y sus esfuerzos por desvincular a Maduro de Chávez, Capriles se enfrenta a la sombra del fallecido líder, convertido prácticamente en mito religioso por el oficialismo, y a la influencia que dejó entre sus simpatizantes al pedirles que votaran por Maduro.
"Creo que va a ser una elección y una campaña muy extraña y difícil para la oposición, porque la competencia no será realmente entre Maduro y Capriles, sino entre la voluntad de Chávez y Capriles", dijo el escritor y analista, Tulio Hernández.
Para el politólogo Nicmer Evans, la utilización de Chávez en la campaña electoral "es totalmente válida", porque estima que está "viva" la figura del fallecido líder entre el electorado.
Dos actores reales y una figura mitificada
"Existe una triada que juega en este momento. Hay dos actores reales y una figura mitificada, como la del presidente Chávez, quien está vivo en este proceso electoral", apuntó.
En torno a Chávez, "hay un manejo muy religioso. Se le ve como un mito, como un guerrero épico y un ser sagrado", apuntó la socióloga Marycleen Steling, quien no duda que esa condición influye marcadamente en la política venezolana.
Maduro, quien se proclama como un "apóstol" de Chávez, se ha abrazado a la figura del presidente para hacer su campaña política, visitando parajes que solía visitar el mandatario y leyendo sus discursos políticos o económicos.
Según el politólogo Ricardo Sucre, si no logra ganar al chavismo en las elecciones de abril, la MUD deberá mantenerse como un bloque de contrapeso: "Si se produce una derrota, esta fuerza política debe ser el contrapeso del gobierno. Se ha trabajado en función de una alternativa", añadió.
Una encuesta divulgada el martes por la firma Hinterlaces asegura que Maduro tiene el 53 por ciento de la preferencia electoral sobre un 35% de Capriles. El estudio fue realizado con 1,100 personas en todo el país entre el 11 y el 16 de marzo.
Hinterlaces previó la victoria de Chávez en octubre, aunque por un margen más amplio de los once puntos que finalmente obtuvo, recuerda la Agencia France Press.
Advierten difícil situación económica
Pero el candidato presidencial venezolano que resulte electo en abril próximo enfrentará una difícil situación económica y política, según advirtió el ex presidente del Consejo del Comercio y los Servicios (Consecomercio), Fernando Morgado.
Citado por la agencia Notimex, Morgado señaló que este nuevo panorama que deberá enfrentar esta nación sudamericana en los próximos meses requerirá de una relación más fluida entre los sectores privado y público.
Indicó que "el próximo mandatario venezolano tendrá que seguir haciendo ajustes económicos dolorosos sin sacrificar la gobernabilidad".
Puntualizó que, en el corto plazo, el nuevo presidente tendrá que asumir los desafíos de aumentar la producción petrolera, solventar las fallas eléctricas, definir un sistema alternativo para acceder a las divisas y garantizar el suministro de bienes básicos.
Morgado agregó que, "aunque se informa que la producción petrolera se mantiene del orden de los tres millones de barriles por día, cifras oficiales apuntan un estancamiento de 2.8 millones sin que se logre llegar a los prometidos 3.5 millones de barriles".
Importantes retos
Mencionó que otro reto de corto plazo es agilizar las medidas para racionalizar el crecimiento del consumo interno de combustible para evitar el contrabando hacia Colombia, así como un eventual aumento del precio de la gasolina.
"Por otra parte, el próximo jefe de Estado deberá enfrentar el problema de los apagones, que tantas pérdidas ha ocasionado a la industria, aumentando la generación, transmisión y distribución del fluido eléctrico", añadió el dirigente gremial.
Precisó que es necesario evaluar un incremento progresivo de algunos rubros de la canasta alimentaria y que se reconozcan las variaciones de sus costos de producción, ya que de lo contrario habrá más escasez y desabastecimiento en el país.
Morgado insistió que espera que el nuevo Sistema Complementario de Administración de Divisas que comenzará a aplicarse en Venezuela, a partir de este lunes, sea un eficiente para el acceso a dólares y "no un obstáculo para su obtención".
Señaló que los empresarios están dispuestos a cooperar con el gobierno para solucionar el problema de desabastecimiento en el país y dijo que a los comerciantes no se les puede acusar de ser responsables de las erráticas políticas económicas del gobierno.
Acusaciones desde Estados Unidos
Por si no estuviera ya Venezuela en el ojo del huracán, el ex subsecretario de Asuntos Hemisféricos del Departamento de Estado de EEUU, Roger Noriega, afirmó que funcionarios de alto rango del gobierno del país sudamericano se han vuelto agentes del Hezbolá, respaldando material y logísticamente las operaciones terroristas del grupo.
Según la web de El Nuevo Herald, Noriega expresó su temor de que el régimen venezolano mantenga los vínculos con los terroristas que, asegura, ya tenían desde el gobierno de Hugo Chávez.
“Los vínculos entre el régimen de Venezuela y el Hezbolá son fuertes y de larga data, y creo que la radicalización de Maduro sugiere que él va a estar apoyándose en Irán y estos grupos terroristas incluso más que Chávez”, dijo Noriega en entrevista con El Nuevo Herald.
“Estoy muy preocupado por la posibilidad de que esta situación empeore bajo el liderazgo más débil de Maduro, quien podría depender más de ellos -y aumentar la cooperación con estos grupos terroristas, al igual que con Irán- que lo que hizo Chávez. Maduro no parece contar con la fortaleza ni la inteligencia como para evaluar el costo potencial que este tipo de relación podría tener para Venezuela”, puntualizó el medio.
©Univision.com
Commentarios