Pablo Neruda será exhumado el 8 de abril

EFE | Mar 31, 2013 | 9:33 AM

Buscan precisar las causas de su muerte

El poeta Pablo Neruda será exhumado el próximo 8 de abril en Chile para dilucidar las causas de su muerte en una diligencia que contará con la participación de trece especialistas, entre ellos una estadounidense y tres españoles, incluido el conocido forense Francisco Etxeberría.
El juez de la causa, Mario Carroza, ratificó esta semana que será el lunes 8 de abril cuando se realice la exhumación de Neruda, en el marco de la investigación para saber si murió de cáncer, como se creía hasta ahora, o si fue envenenado por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).
Sin embargo, los trabajos preparatorios podrían empezar incluso 48 horas antes, el sábado 6 de abril, en la casa museo de Isla Negra, a unos 125 kilómetros al oeste de Santiago, en cuyo jardín reposan los restos del Premio Nobel de Literatura 1971.
"Es una diligencia que el tribunal toma con mucha seriedad y mucho respeto. Creo que es trascendental", declaró a los periodistas el juez Carroza, quien dijo que "hay confianza en el sentido de que se puede aclarar la causa de muerte de Neruda".
El magistrado se reunió con expertos del Servicio Médico Legal (SML), de la Universidad de Chile y del Comité Internacional de la Cruz Roja, y con dos sobrinos del poeta, Rodolfo y Bernardo Reyes.
El director del SML, Patricio Bustos, explicó que los peritajes buscan determinar el avance del cáncer de próstata que Neruda padecía en el momento de su muerte y también poder analizar si hay presencia de sustancias tóxicas en sus restos.
Según informó ese organismo estatal, en la diligencia participarán cinco expertos del Servicio Médico Legal, incluido el propio Bustos; cuatro peritos de la Universidad de Chile y cuatro expertos internacionales.
Contarán con observadores internacionales
Entre ellos se encuentran la toxicóloga estadounidense Ruth Winecker y tres españoles, el toxicólogo Guillermo Repetto, el cirujano Aurelio Luna y el médico forense Francisco Etxeberría, que también participó en 2011 en la exhumación del presidente Salvador Allende.
Habrá además tres observadores internacionales: el argentino Morris Tidball y la alemana Alexandra Manescu, del Comité Internacional de la Cruz Roja, y la española Mercedes Salado.
El director del SML, un organismo estatal que ha desarrollado una vasta experiencia en la identificación de detenidos desaparecidos durante la dictadura, señaló además que no se descarta enviar muestras óseas al extranjero si así fuera necesario.
El abogado querellante, Eduardo Contreras, dijo que la posibilidad de que las muestras vayan a Estados Unidos o a Europa les da la "tranquilidad de que se está trabajando con seriedad en un caso que ha despertado la atención de toda la opinión pública internacional".
Esta investigación judicial se abrió a mediados de 2011 a raíz de una querella presentada por el Partido Comunista (PC), al que Neruda pertenecía, después de que su antiguo chofer, Manuel Araya, denunciara que el poeta fue asesinado mediante una inyección letal por orden de la dictadura.
Hasta entonces, la versión oficial indicaba que la muerte del poeta se debió a un cáncer de próstata que padecía desde hacía años.
El autor de "Veinte poemas de amor y una canción desesperada" falleció el 23 de septiembre de 1973, doce días después del golpe de Estado de Augusto Pinochet, en una clínica privada de Santiago, y en vísperas de un viaje que lo hubiera llevado exiliado a México.
Su exhumación se hará el lunes porque es el día en el que el museo cierra habitualmente sus puertas, y en su jardín se instalará una carpa y se utilizarán trajes especiales por si hubiera sustancias tóxicas en la tumba de Neruda. 
©EFE
Commentarios