Los cárteles criminales, el desafío de Enrique Peña Nieto

Univision.com | Mar 20, 2013 | 11:16 AM

Hacen recomendaciones para parar la ola de violencia

CIUDAD DE MÉXICO - La violencia que se ha desatado en México ha sido el centro de atención no sólo del gobierno mexicano sino de organizaciones de derechos humanos y de instituciones que se encargan de analizar los hechos violentos en diferentes partes del mundo.
Mediante el informe llamado El desafío de Peña Nieto: los cárteles criminales y el Estado de Derecho en México, la International Crisis Group analizó la situación de violencia que está viviendo el país, ante lo que señala que es justo esto el nuevo reto del actual presidente, Enrique Peña Nieto.
"El plan de seguridad que introdujo con el respaldo de los tres principales partidos de la nación le da México una oportunidad para construir instituciones que puedan cimentar una paz a largo plazo y reducir la tasa de impunidad", asegura.
International Crisis Group aclara que Peña Nieto tiene muchos retos que enfrentar: los cárteles tienen a miles de hombres armados y han transformado a sus grupos en organizaciones criminales que no sólo se dedican a traficar droga sino también secuestran, extorsionan y sustraen recursos de la industria petrolera estatal.
El informe agrega que los cuerpos militares siguen  luchando contra los grupos de delincuentes en medio de misiones polémicas, que a menudo, terminan en tiroteos en lugar de realizarse investigaciones penales. 
Una de las recomendaciones que le hacen a Peña Nieto es que debe construir un sistema policial y de justicia que operen de manera efectiva, ya que de no ser así, la violencia puede continuar o inclusive empeorar.
"Los progresos institucionales y los programas sociales más eficientes y exahustivos podrían significar una verdadera esperanza para una paz y justicia sostenibles", aseguró International Crisis Group.
Los cárteles de la droga han evolucionado debido a su lucha por controlar el territorio de tráfico hacia Estados Unidos, señalado como uno de los primeros consumidores de estupefacientes a nivel mundial.
Además, indica el informe, las armas que usan los criminales son cada vez más potentes y de uso exclusivo militar. 
"La violencia en México ha sido descrita como un conflicto armado de baja intensidad, debido al número de muertes y al tipo de armas usadas. Los grupos criminales han sido descritos como pandillas, cárteles de la droga, organizaciones criminales transnacionales, paramilitares o terroristas. El gobierno mexicano, gran parte de la comunidad internacional y muchos analistas rechazan la idea de que haya algo más que una seria amenaza criminal, aún cuando esos grupos criminales utilizan tácticas militares y, a menudo, atroces", subraya International Crisis Group.
Señala que el Ejército y la Marina, lanzados a la lucha con entrenamiento policial limitado y sin métodos policíacos eficientes, han utilizado a menudo la fuerza intensa y letal para combatir a los grupos criminales, matando a más de 2,300 presuntos criminales en un período de cinco años.
Las víctimas
La organización plantea que un recuento estimado de las muertes que están conectadas a este tipo de violencia en México señana a entre 47 mil y 70 mil víctimas, sumadas estas muertes a las miles de desapariciones que se tienen registradas.
Estas muertes, señala la recomendación, son realizadas por sicarios que se visten con uniformes militares y que trabajan de la mano de policías corruptos para poder realizar sus fechorías.
A la par de que ocurre esta ola de violencia, un movimiento de víctimas está exigiendo justicia y seguridad. 
"México también ha perdido a cientos de agentes de la Policía y del Ejército, alcaldes, candidatos, jueces, periodistas y defensores de los derechos humanos en el derramamiento de sangre que está cobrando una alta cuota a sus instituciones democráticas", aseguró.
Asegura que la violencia en México no es nueva y que se puede decir que empezó a escalar desde el gobierno del presidente Vicente Fox. Señalan también la fecha del 2004 cuando se expiró la legislación sobre la prohibición doméstica de armas de asalto en Estados Unidos.
Posteriormente el presidente Felipe Calderón habría lanzado una ofensiva militar, en el 2006, para combatir a los grupos criminales. Esta ofensiva fue respaldada por Estados Unidos bajo la Iniciativa Mérida e incluyó un despliegue de 96 mil miembros del Ejército, junto con marinos y agentes de la policía.
"Calderón supervisó incautaciones récord de cocaína, metanfetaminas y dinero proveniente de la droga, mientras que las fuerzas de seguridad capturaron o mataron a 25 de los 37 jefes más requeridos por la justicia de los cárteles", señala International Crisis Group.
Sin embargo hacerle la lucha al narcotráfico provocó que la violencia se disparara de manera rápida mientras que el ejército, 'previamente una de las instituciones más respetadas de México, se convirtió en objeto de escrutinio por exstensos abusos contra los derechos humanos', señala el reporte.

Las propuestas de Peña Nieto

Enrique Peña Nieto asumió el cargo como nuevo presidente de México el pasado 1 de diciembre de 2012. Entre sus promesas para mejorar la seguridad y disminuir la violencia en el país, señaló la implementación de una reforma policial de de justicia, que incluya la revisión de un deficiente sistema judicial y hacer frente al reto de que México tiene más de 2  mil fuerzas policiales que operan de manera independiente de nivel federal, estatal y municipal.
"Para que estas reformas tengan éxito, el gobierno debe entrenar a la policía para que respete los derechos humanos y construya casos sólidos que encaren el nuevo sistema de justicia penal. Una práctica movida bajo Calderón, someter a la policía a exámenes de confianza, debe ser expandida y deben ser establecidos procedimientos para destituir gradualmente a aquéllos que los reprueben", escribió International Crisis Group.
Señalan que el gobierno de Peña Nieto también puede darle seguimiento al anunciado Programa Nacional de Prevención del Delito, dirigido especialmente a ayudar a jóvenes ubicados en las zonas más violentas.
"Hay muchos trabajadores sociales mexicanos con la experiencia y capacidad para llegar a los grupos vulnerables si le son asignados los recursos necesarios", señaló la organización.
"Si bien el financiamiento para apoyar estos programas es dinero bien invertido, Washington también debe mejorar el control del tráfico de armas de fuego, especialmente de rifles de asalto por parte de proveedores estadounidenses, quienes son una principal fuente de armas para los cárteles. La comunidad internacional debe iniciar un debate serio sobre las políticas lucha contra las drogas, incluyendo estrategias para disminuir tanto su producción como su consumo", expresó.
Finaliza su reporte diciendo que el caso mexicano es relevante para los países alrededor del mundo que enfrentan retos similares.
"La evolución de los cárteles criminales, capaces de financiar asesinos con armas militares, pone en peligro a otras naciones en el hemisferio occidental, en África occidental y en Asia central. La comunidad internacional tiene mucho que aprender de los esfuerzos del gobierno y la sociedad mexicana para sobrellevar estos retos. Si México tiene éxito en la reducción de la violencia, su modelo de seguridad puede convertirse en uno a seguir en lugar de uno que temer", aseguró.
©Univision.com
Commentarios