El legado del papa Bergoglio en Argentina

Univision.com | Mar 15, 2013 | 5:50 PM

El papa Francisco rechaza el aborto y el matrimonio homosexual, y abre la puerta al bautismo para los hijos de madres solteras

Por: Marcelo Raimon
Ahora que se convirtió en el papa Francisco, Jorge Bergoglio enfrentará el desafío de los juegos de poder de alta intensidad que desde hace siglos se disputan en el Vaticano. Pero, al menos, se ahorrará la energía que venía gastando en su Argentina natal en las disputas con el gobierno de los Kirchner, y con muchas organizaciones defensoras de los derechos civiles en los espinosos frentes del aborto y el matrimonio gay.
Bajo su manto de Arzobispo de Buenos Aires, Bergoglio se caracterizó por un decidido intento de acercar la Iglesia católica a los pobres, bien a tono con su formación jesuita. Pero el nuevo papa fue también blanco de numerosísimas críticas a causa de su posición ortodoxa cuando se trata de aquellos avances sociales, como blanquear el drama del aborto y permitir que los homosexuales puedan casarse como cualquier otra persona.
En estos días, la polémica central en Argentina alrededor de la figura de Francisco gira alrededor de su comportamiento durante la última dictadura militar, que gobernó ferozmente el país entre 1976 y 1983. En un país adonde no abundan los testimonios imparciales sobre aquellos años y donde muchos dirigentes se inventan un pasado "a medida", escondiendo detalles de su comportamiento. Saber a ciencia cierta cómo afrontó Bergoglio aquellos años de plomo es una tarea imposible.
En cambio, sí se puede asegurar que el nuevo papa se va de Buenos Aires después de décadas de defender las posiciones tradicionales de la Iglesia sobre la familia, la mujer y la reproducción.
Derecho al aborto
La mayoría de las organizaciones feministas o defensoras de los derechos de las mujeres lamentaron en Argentina la elección de Bergoglio. Una de ellas, la radical Pan y Rosas, de tendencia socialista, dijo hoy que Bergoglio protagonizó una de las "cruzadas" que, en los últimos años, la Iglesia llevó a cabo contra la sociedad civil.
"En el 2010, con Bergoglio a la cabeza, (la Iglesia) se lanzó contra el matrimonio igualitario y contra los derechos de los homosexuales", dijo el grupo feminista, que recordó las masivas manifestaciones y marchas que miles de fieles católicos protagonizaron, con el visto bueno del cardenal ahora papa.
Actualmente, completó su denuncia Pan y Rosas, la Iglesia argentina "mantiene una guerra permanente contra el derecho al aborto, mientras centenares de jóvenes -en su mayoría pobres- mueren cada año por las consecuencias del aborto clandestino".
Matrimonio gay
En efecto, en el 2010, después de que el gobierno argentino promulgó la ley que permite el casamiento "igualitario", Bergoglio encabezó una de las marchas de oposición a la polémica medida y pidió a los sacerdotes católicos que, durante las misas, defendieran el "bien inalterable del matrimonio y la familia".
Aquella "guerra" entre el primado y la presidente de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, se extendió en el tiempo, con ataques de uno y otro lado. Por ejemplo, después de que la mandataria decidió faltar al tradicional "Tedeum" de la fecha patria del 25 de mayo, Bergoglio apuntó desde la Catedral porteña contra los "delirios de grandeza" de los dirigentes políticos.
Muy al estilo argentino, los cruces entre la Iglesia y el gobierno y entre Bergoglio y las organizaciones de derechos civiles se contaminaron rápidamente y resultaron en un interminable intercambio de acusaciones envenenadas.
Algo de eso se está viendo en los últimos días en internet, donde circulan como verdaderas unos desagradables comentarios sobre las mujeres atribuidos al nuevo papa. Tan grande fue la repercusión que una agencia de noticias católica decidió salir a desmentirlas.
"Acusan al papa Francisco de odiar a las mujeres por una falsa noticia publicada en Yahoo", se quejó el título del cable de la agencia Aciprensa. La nota aseguró que la frase "las mujeres son naturalmente ineptas para ejercer cargos políticos" fue "inventada" por un internauta y nunca salió de la boca o la pluma de Bergoglio.
“En los dos últimos días se ha difundido en las redes sociales diversas leyendas negras sobre el papa Francisco. Una de ellas lo acusa de haber dicho, en el año 2007, que ‘las mujeres son naturalmente ineptas para ejercer cargos políticos’, una frase que nunca pronunció y fue inventada por un usuario anónimo del sitio web Yahoo Respuestas”, indicó Aciprensa, que repudió “la avalancha de injustas críticas que recibió el Papa por declaraciones que nunca dijo”.
El Vaticano contraataca
El propio Vaticano debió salir el viernes, el segundo día del pontificado de Francisco, a contener la creciente controversia sobre la presunta “cercanía” de Bergoglio con los militares de la dictadura argentina. Las denuncias, dijo el vocero de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, “son hechos antiguos, no probados y a la vez con una fuerte carga ideológica”.
Aunque se pueda disentir con la posición vaticana, en Argentina se puede en efecto percibir, sin mucho esfuerzo, esa “carga ideológica” de algunas de las críticas contra el nuevo papa. Por ejemplo, el matutino Página 12, muy cercano a los Kirchner, puso hoy en su tapa que Bergoglio “es visto como un conservador en la Argentina pero como un reformista en el seno de la Iglesia”.
El diario dedicó grandes espacios a la renovación de las denuncias contra Bergoglio (a quien se acusa desde “complicidad” con la dictadura o de no haber hecho suficiente para mitigar los efectos de la represión), de parte de algunos notables de la defensa de los derechos humanos.
Si bien Página 12 y otros medios favorables al gobierno están “llevando agua a sus molinos” con la designación de Francisco, es también cierto que “cada vez que tuvo la oportunidad Bergoglio se manifestó en contra de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres”, explicó a Univisión.com la periodista y especialista en temas de género Dolores Curia.
“De igual manera lo hizo con respecto a los derechos de las minorías sexuales, sobre la eutanasia, etcétera”, agregó.
Según Curia, “una cosa es pensar en las consecuencias que puede tener la elección de Francisco al interior del Vaticano y en el terreno de la política de la Iglesia e internacional, y otra muy distinta las que puede tener en materia de avance de los derechos civiles y de las mujeres a nivel local”. La experta propuso “estar atentos y ver qué sectores se fortalecen y, sobre todo, quiénes dentro del poder político querrán mostrarse cerca de Francisco”.
Deuda pendiente
En Argentina, indicó por su lado Natalia Gherardi, directora ejecutiva del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), una organización no gubernamental que trabaja en favor de los derechos de las mujeres, “la iglesia católica y muchos de sus integrantes han mostrado una oposición fuerte en los avances en distintas áreas: en la década del 80 fue por el divorcio vincular, y más recientemente es la oposición a los derechos sexuales y reproductivos (educación sexual, anticoncepción, aborto, etcétera)”.
Gherardi dijo a Univisión.com que “en algunas de estas áreas se avanzó legislativamente, en otras no, como la despenalización del aborto, pero en todo caso sigue siendo la gran deuda pendiente la oposición a la disponibilidad de estos servicios y la realización de los derechos, como el derecho a la educación sexual o a la anticoncepción”.
En ese marco, precisó, “las manifestaciones públicas de Bergoglio, en términos generales, no han sido de promover los derechos de las mujeres”.
Pero claro que, como en la mayoría de los casos, todo es según el cristal con el que se mira y la realidad tiene matices. Bergoglio sin duda se ajusta a la ortodoxia católica en materia de aborto, anticoncepción y matrimonio homosexual, pero también se muestra orgulloso de su activa compasión en otros terrenos en los cuales muchos miembros de la Iglesia parecerían dormidos en una edad oscura.
Por ejemplo, Bergoglio se batió decididamente contra aquellos sacerdotes que se niegan a bautizar a niños nacidos fuera del matrimonio.
“En nuestra región eclesiástica hay presbíteros que no bautizan a los chicos de las madres solteras porque no fueron concebidos en la santidad del matrimonio –dijo el ahora papa Francisco durante una homilía en Buenos Aires en el 2012-. Estos son los hipócritas de hoy. Los que clericalizaron a la Iglesia. Los que apartan al pueblo de Dios de la salvación. Y esa pobre chica que, pudiendo haber mandado a su hijo al remitente, tuvo la valentía de traerlo al mundo, va peregrinando de parroquia en parroquia para que se lo bauticen”, completó Bergoglio.
Estilo diplomático
Durante los últimos años, es difícil encontrar declaraciones explícitas del papa en contra del aborto o la anticoncepción.
Siempre prefirió descartar moralmente esas prácticas con un discurso de fortalecimiento de la familia. Ahí sí, se hace sencillo descubrir sus frases.
“La esencia del ser humano tiende a la unión del hombre y de la mujer como recíproca realización, atención y cuidado, y como el camino natural para la procreación –dijo Bergoglio en una carta del 2010 al director del departamento de Laicos de la conferencia episcopal argentina-. Esto –continuó- confiere al matrimonio trascendencia social y carácter público. El matrimonio precede al Estado, es base de la familia, célula de la sociedad, anterior a toda legislación y anterior a la misma Iglesia. De ahí que la aprobación del proyecto de ley en ciernes significaría un real y grave retroceso antropológico”.
Y si bien se puede estar en veredas ideológicas opuestas con el papa, es también fácil notar su estilo diplomático, poco afecto a la confrontación explosiva. Cuando quiso reprobar el matrimonio gay, por ejemplo, el arzobispo se explayó así:
“No es lo mismo el matrimonio (conformado por varón y mujer) que la unión de dos personas del mismo sexo. Distinguir no es discriminar sino respetar; diferenciar para discernir es valorar con propiedad, no discriminar. En un tiempo en que ponemos énfasis en la riqueza del pluralismo y la diversidad cultural y social, resulta una contradicción minimizar las diferencias humanas fundamentales. No es lo mismo un padre que una madre. No podemos enseñar a las futuras generaciones que es igual prepararse para desplegar un proyecto de familia asumiendo el compromiso de una relación estable entre varón y mujer que convivir con una persona del mismo sexo”.
©Univision.com
Comentarios