Francisco, un jesuita argentino moderado de larga experiencia pastoral

AFP | Mar 13, 2013 | 6:20 PM

Tímido y de pocas palabras

El nuevo papa Francisco, Jorge Bergoglio, es un jesuita argentino de 76 años, austero y de tendencia moderada, con una larga experiencia pastoral.
Arzobispo de Buenos Aires y primado de Argentina, es un hombre tímido y de pocas palabras que goza de gran prestigio entre sus fieles, que aprecian su total disponibilidad y forma de vida, alejada de toda ostentación.
"Es un hombre muy pastor, cerca de la gente. Eligió el nombre por remitirse a San Francisco de Asis, que renovó la Iglesia y que fue el hombre de la humildad, de la pobreza y del diálogo", reveló su exvocero, Gustavo Boquín.
Pero como religioso surgido de la Compañía de Jesús, una orden combativa nacida en el siglo XVI para enfrentar a la reforma protestante, Bergoglio no evitó la confrontación política.
"Vivimos situaciones de pobreza escandalosa, de enfermedades, y todo nos lleva a una falta de justicia", dijo en una homilía durante el gobierno del fallecido presidente Néstor Kirchner (2003-2007), esposo de la actual mandataria, Cristina Kirchner, reelegida en 2011.
A pesar de los roces que tuvo con su gobierno, Bergoglio rindió tributo a Néstor Kirchner tras su muerte por infarto en 2010, cuando dijo que "sería una ingratitud que el pueblo olvidara a este hombre".
Sus duras homilías
El malestar por sus duras homilías en el solemne Tedeum en las celebraciones del Día de la Independencia (9 de julio de 1816) hizo que los Kirchner llevaran la ceremonia a templos provinciales para no compartir el escenario con él.
Pero la relación mejoró con Cristina Kirchner, quien ha bloqueado tenazmente todo proyecto de implantar el aborto en Argentina, actitud que le valió un reconocimiento silencioso de la Curia.
"Es un hombre audaz. Se levanta muy temprano para rezar. Viaja en colectivo (autobus) Y tiene buena comunicación con la gente", dijo Boquín.
Pero el enfrentamiento volvió al primer plano cuando el Gobierno peronista impulsó la ley de matrimonio homosexual.
"Debemos defender el bien inalterable del matrimonio y la familia", criticó desde el púlpito.
En una de sus últimas homilías llamó a construir "una Iglesia de puertas abiertas", otro gesto de su inclinación por las reformas que recuperen al catolicismo mundial.
Bergoglio nació el 17 de diciembre de 1936 en el seno de una familia modesta del barrio popular de Flores, en la capital argentina, hijo de un trabajador ferroviario de origen piamontés y una ama de casa.
"En los confesionarios de la Iglesia de San José de Flores, a los 17 años, Bergoglio tuvo una revelación divina para ingresar al sacerdocio", dijo a la AFP el párroco, padre Gabriel, quien tiene una relación personal con el nuevo papa.
Bergoglio fue educado en la educación pública, de la que egresó como técnico químico y a los 22 años se unió a la Compañía de Jesús, donde obtuvo una licenciatura en Filosofía.
Tras incursionar en la enseñanza privada, comenzó sus estudios de Teología y se ordenó como sacerdote en 1969.
A los 36 años, en 1973 fue designado responsable nacional de los jesuitas argentinos, cargo que desempeñó durante seis años.
Los años difíciles de la dictadura
Fue en los años difíciles de la dictadura argentina (1976-83) cuando Bergoglio debió mantener a toda costa la unidad del movimiento jesuita, penetrado por la Teología de la Liberación, bajo la consigna de "mantener la no politización de la Compañía de Jesús", según su portavoz Guillermo Marcó.
Sectores de la Iglesia sufrieron persecuciones e incluso fueron asesinados dos obispos, varios sacerdotes y desaparecidos laicos y seminaristas durante la dictadura (1976-83).
Luego, viajó a Alemania para obtener su doctorado y a su regreso retomó la actividad pastoral como simple sacerdote en una parroquia provincial.
En mayo de 1992, Juan Pablo II lo nombró obispo auxiliar de Buenos Aires y comenzó a escalar rápidamente en la jerarquía católica de la capital: fue vicario episcopal en julio de ese año, vicario general en 1993 y arzobispo coadjutor con derecho de sucesión en 1998.
Se convirtió luego en el primer jesuita primado de Argentina y, en febrero de 2001, vistió finalmente el púrpura cardenalicia.
Según la prensa argentina, Bergoglio figuró entre los más votados en el cónclave de 2005, que eligió a Joseph Ratzinger como sucesor de Juan Pablo II.
El Arzobispo goza de general prestigio por sus dotes intelectuales y dentro del Episcopado argentino es considerado un moderado, a mitad de camino entre los prelados más conservadores y la minoría progresista.
En un país de mayoría católica, se opuso tenazmente en 2010 a la aprobación de la ley que consagró el matrimonio homosexual, la primera en América latina.
"No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios", dijo Bergoglio poco antes de la sanción de la norma.
También se opuso a una más reciente ley de identidad de género que autorizó a travestis y transexuales a registrar sus datos con el sexo elegido.
Pese a su meteórica carrera en la jerarquía católica, sigue siendo un hombre "muy humilde", añadió el cura Gabriel. Su rutina comienza a las 4 y media de la mañana y termina a las 21h00.
Es un gran lector de los escritores argentinos Jorge Luis Borges y Leopoldo Marechal y del ruso Fiodor Dostoievsky, amante de la ópera y fanático del club de fútbol San Lorenzo, curiosamente fundado por un sacerdote.
©AFP
Commentarios