El negocio con los indocumentados presos

ImpreMedia Digital, LLC | Mar 13, 2013 | 7:49 AM

Detenciones generan grandes ganancias a empresas que administran cárceles privadas

La Casa Blanca afirma que detener inmigrantes cuesta mucho dinero y justifica la reciente liberación de un número no determinado de ellos culpando a los recortes automáticos de presupuesto federal.
Pero, hasta ahora, ni demócratas ni republicanos se habían quejado jamás de un sistema carcelario paralelo que desde hace más de una década –particularmente desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001- ha crecido sin parar, consumiendo cada vez más dinero del presupuesto del país.
Si ambos partidos han sido cómplices de este continuo aumento, otros se han beneficiado directamente de este estado de cosas, entre ellos las compañías de cárceles privadas en donde está detenida más de la mitad de la población carcelaria inmigrante del país, las cuales, por años, han cabildeado y contribuido con fondos a políticos en busca de solidificar su negocio.
Danza de millones
En las cifras está claro: la cantidad de camas ocupadas diariamente por detenidos de las autoridades migratorias se quintuplicó en un período de 15 años, con un costo para el gobierno y para los contribuyentes que pagan la factura.
Sólo para el año fiscal presente (2013), el presupuesto de la sección de "Actividades de Custodia" del Departamento de Seguridad Nacional fue de $1,900 millones.
Esto no incluye los demás costos de seguridad nacional y control fronterizo, varios miles de millones más. Sólo en el año fiscal 2012 el gobierno está gastando $4,000 millones en tecnología para Seguridad Nacional.
Este flujo de dólares ha beneficiado enormemente a las compañías que se dedican al ramo de las cárceles privadas y la seguridad nacional.
Boom de cárceles
"Creo firmemente que las oportunidades con el gobierno federal sólo crecerán como resultado de lo que ocurre. Esas personas que cruzan la frontera y son arrestadas tendrán que ser detenidas y según mi forma de pensar, eso sólo puede mejorar las oportunidades para lo que nosotros hacemos", dijo Wayne Calabrese, presidente de GEO Group, una corporación que construye, compra y maneja prisiones privadas y que administra siete centros de detención privados para inmigrantes con capacidad para casi 8,000 camas.
Por ejemplo, dos megaempresas, Geo Group y CCA, que controlan conjuntamente un 75% del mercado de las prisiones privadas, han vivido un "boom" de crecimiento en los últimos años, balanceando lo perdido en contratos estatales con el continuo crecimiento en el gasto federal para detener inmigrantes y sus ingresos combinados en el año 2010 fueron de casi $3,000 millones.
Contratos millonarios
Desde 2001, CCA ha tenido un aumento de ingresos del 88% y GEO, de un 121%.
La mayoría de sus negocios están en contratos para prisiones estatales, pero no es allí donde está el futuro para ellas: los gobiernos estatales no tienen dinero para nuevas prisiones.
Por años, el negocio de la detención de inmigrantes ha sido boyante, y por ahora, a pesar de los problemas presupuestales, no ha dado señal de que vaya a disminuir, aunque una reforma migratoria amplia podría poner en peligro las ganancias de estas empresas.
El área de seguridad fronteriza es donde el negocio sigue boyante para muchas empresas del ramo. Como lo explicó el año pasado Michael Rosenberg, vicepresidente de la compañía que esta semana organiza la conferencia de 2012 sobre seguridad en la frontera, que se realiza a partir de hoy en Phoenix, Arizona: "Las reducciones en el presupuesto militar hace que empresas de seguridad y defensa busquen otras áreas para hacer negocios".
©ImpreMedia Digital, LLC
Commentarios