Humo negro por segundo día en el Vaticano

Univision.com | Mar 13, 2013 | 6:17 AM
María Antonieta Colli... María Antonieta Colli...
3 Pausar Auto Play

Por segundo día consecutivo el humo fue negro luego de la reunión de los cardenales para elegir al nuevo Papa.

Cardenales no se ponen de acuerdo para elegir al sucesor del trono del Apóstol San Pedro

CIUDAD DEL VATICANO - Los 115 cardenales reunidos desde el martes en un histórico cónclave no alcanzaron los 77 votos necesarios para elegir al sucesor del trono del apóstol San Pedro en la segunda jornada del cónclave que se desarrolla en la Capilla Sixtina.
Durante la primera jornada, celebrada la tarde del martes, finalizó con una espesa fumarola de color negro, símbolo del desacuerdo entre los 115 cardenales electores convocados para votar al nuevo Sumo Pontífice de la Iglesia Católica tras la renuncia, el 28 de febrero, del Papa Benedicto XVI.
Infografía: Elija al Papa.
Por la tarde se celebrará la tercera jornada con otras dos votaciones.
Para elegir al Papa se necesita el voto de dos tercios más uno de los 115 príncipes de la Iglesia Católica. Si no hay acuerdo después del tercer día se elige por mayoría simple.
Santa Marta
Tras la fumata negra que el martes anunció al mundo que ningún cardenal había logrado los votos necesarios en el primer sufragio, los cardenales pasaron su primera noche en la Residencia Santa Marta, la cómoda pero sobria casa del Vaticano donde se alojarán durante todo el cónclave, cuya duración es incierta.
La residencia fue construida durante el reinado del Papa Juan Pablo II. Antes de su existencia, los cardenales que participaban en el cónclave dormían en el interior de la Capilla Sixtina en catres tipo campaña.
Desde la residencia, ubicada en el interior del Vaticano, los cardenales se trasladan a la Capilla Sixtina en minibuses o caminando.
La Iglesia Católica cuenta con  unos 1,200 millones de fieles regados por los cinco Continentes.
La fumata
Al término de cada una de las dos sesiones de votación prevista para el miércoles, en torno a las 11:00 GMT y a las 17:H00 GMT, los ojos del mundo volverán a fijarse en la chimenea de cobre situada a la derecha de la basílica de San Pedro para una nueva fumata, negra si no hay acuerdo o blanca si se consiguieron los 77 votos necesarios para elegir al nuevo papa.
Sin favorito claro, los expertos barajan varios papables entre los que figuran el italiano Angelo Scola, el brasileño Odilo Scherer, el canadiense Marc Ouellet o el estadounidense Timothy Dolan.
Pero señalan también que si el cónclave se alarga, hay más posibilidades de que entre en juego algún nombre que no ha figurado en las quinielas, porque como dice el dicho en Roma "el que entra Papa en el cónclave apenas sale cardenal".
En el último siglo ningún cónclave ha superado los cinco días y todos los vaticanistas coinciden que éste tampoco debería.
La renuncia
Hace ocho años, Benedicto XVI, que renunció inesperadamente el 11 de febrero y se hizo efectiva la dimisión el día 28, por "falta de fuerzas", fue elegido en la segunda jornada, el 19 de abril de 2005, tras un total de cuatro votaciones.
Benedicto XVI sucedió al Papa Juan Pablo II, quien gobernó la Iglesia Católica desde 1978 a 2005.
La elección de un papa, que además por primera vez en siete siglos no está rodeada del luto por la pérdida del pontífice anterior, es siempre una gran atracción en Roma.
Igual que el martes, este miércoles miles de fieles, turistas o simples curiosos volvieron a congregarse en la plaza de San Pedro para asistir en directo a la salida del humo blanco o negro. Las cadenas de televisión de todo el mundo también están pendientes de la fumata.
Sin dudas
Los técnicos del Vaticano se aseguraron esta vez de que, al menos la fumata negra, se vea claramente, y no como en 2005 cuando el humo que salía por la chimenea empezaba siendo gris antes de cambiar hacia uno u otro color, creando cierta confusión.
El humo es la única información para saber lo que ocurre dentro de la Capilla Sixtina. Antes de entrar los cardenales prestaron juramento de silencio, so pena de excomunión, y se les vetaron todos los medios de comunicación modernos.
Una vez se elija al nuevo papa, éste anunciará si acepta o no. Si lo hace, anuncia el nombre con el que reinará y vestirá por primera vez la sotana blanca. Luego cada uno de los cardenales que lo eligieron lo saludan y el cardenal Protodiácono sale al Balcón de las Bendiciones para presentarlo al mundo, desde donde el nuevo papa da su primera bendición 'Urbi et Orbi'.
Dos papas
El nuevo papa será el primero en la historia moderna en vivir al mismo tiempo que su predecesor, que conservará el título de Papa Emérito y vivirá en un convento dentro de los muros del Vaticano.
El martes, tras la primera votación, el portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi, dijo que los cardenales estaban "en óptima forma".
El propio Lombardi había advertido el lunes de que el resultado de la primera votación iba a ser probablemente negativo.
En la víspera durante la misa que antecede al Cónclave, el cardenal Angelo Sodano, decano del Colegio Cardenalicio, exhortó en su homilía a los cardenales a "cooperar con el sucesor de Pedro".
"Los exhorto a comportarse de manera digna, con toda humildad, mansedumbre y paciencia, tolerándose recíprocamente con amor, tratando de conservar la unidad del espíritu a través del vínculo de la paz", agregó citando la Carta a los Efesios del apóstol Pablo.
El influyente cardenal, que no participa en el cónclave por haber superado la edad límite de 80 años, desencadenó una atronadora ovación entre los presentes al rendir homenaje al "luminoso pontificado" del ahora emérito Benedicto XVI.
Los retos
El nuevo papa tendrá que llevar a cabo reformas después de los escándalos que estallaron durante el último pontificado, como el de los abusos sexuales a menores o 'VatiLeaks', la filtración de documentos confidenciales del pontífice que reveló una trama de abuso de poder en la Curia Romana, el gobierno central del Vaticano.
A estos problemas, se suma una pérdida de influencia de la Iglesia debido a la disminución de fieles y a las críticas de una parte de los católicos por hacer oídos sordos a las peticiones de cambios del mundo moderno en temas como el papel de la mujer en la Iglesia y la sexualidad.
Todos los cardenales, incluso los más ancianos, dedicaron la última semana a examinar la situación de la Iglesia y esbozar el perfil del próximo líder de los 1.200 millones católicos bautizados del mundo.
©Univision.com
Commentarios