Comenzó en El Vaticano la misa previa al cónclave

EFE | Mar 12, 2013 | 5:35 AM

Este martes comienza elección

CIUDAD DEL VATICANO, El Vaticano.- Los 115 cardenales que desde este martes se encerrarán en Cónclave para elegir al 266 Papa de la historia de la Iglesia, celebran en la basílica de San Pedro del Vaticano la Misa votiva "Pro eligendo Pontifice", que oficia el decano del colegio cardenalicio, Angelo Sodano.
A la misa asisten también cardenales octogenarios, que aunque no pueden entrar en la capilla Sixtina para la elección, si pueden ser elegidos Papa.
La misa comenzó a las diez de la mañana hora local y a la misma asiste el Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede y miles de fieles.
El rito se celebra en una basílica bellamente iluminada, que deja al descubierto todos sus tesoros.
Después de misa se recluirán en la residencia de Santa Marta
Durante la misa los fieles pedirán por los cardenales llamados a elegir al sucesor de Benedicto XVI, por todos los pueblos de la tierra, por las necesidades de la vida y por la familia.
Las lecturas son en español e inglés y las intenciones en francés, swahili, portugués, malayo y alemán.
Tras la misa, los cardenales se retirarán a la residencia de Santa Marta, donde se alojarán durante los días que dure el cónclave y en cuyas habitaciones -sorteadas- entraron a primeras horas de este martes.
A las 16:15 hora local los 115 cardenales se reunirán en la capilla Paulina y desde allí en procesión se dirigirán a la capilla Sixtina, donde entrarán a las 16:30 horas local y se encerarán en cónclave ("bajo llave") para elegir al sucesor de Benedicto XVI. Ya hoy votarán los cardenales.
Arribo a la residencia de Santa Marta
Los purpurados, que en estos días se han alojado en congregaciones religiosas, centros de la Iglesia o en los colegios de sacerdotes de sus países en Roma, comenzaron a llegar a la residencia de Santa Marta a partir de las 7:00 hora local.
La "Domus Sanctae Marthae", nombre oficial de la residencia, está a pocos metros a la derecha de la Basílica de San Pedro y es un moderno edificio de cinco plantas con 106 suites, 22 habitaciones individuales, un apartamento y numerosos salones, que hará la vida más cómoda a los purpurados, sobre todo a los más ancianos.
Las habitaciones han sido asignadas a los cardenales por sorteo, según establece la normativa vaticana.
Los cardenales se dirigirán en procesión a la capilla Sixtina
Tras establecerse en sus habitaciones, a las 9:00 horas los cardenales se trasladaron a la basílica de San Pedro para concelebrar la misa votiva "Pro eligendo Pontifice", previa al comienzo del cónclave.
Concluida la misa, almorzarán en Santa Marta y a las 15:15 GMT se reunirán en la capilla Paulina, del Palacio Apostólico, y en procesión se dirigirán hacia la capilla Sixtina, donde se celebrará el cónclave, recitando las letanías.
Durante los días del cónclave, los cardenales desayunarán en Santa Marta entres las 6:30 y las 7:30 hora local.
A las 07:45 se trasladarán a la capilla Paulina, donde a las 8:15 celebrarán misa.
La normatividad establece cuatro votaciones diarias
En la Sixtina rezarán primero las laudes de la Liturgia de la hora media e inmediatamente después comenzarán las votaciones.
La normativa vaticana establece dos votaciones por la mañana y otras dos por la tarde.
Después de la segunda votación de cada tanda se quemarán las papeletas y los eventuales apuntes de los cardenales usados en cada una de ellas.
Según los tiempos aproximados previstos por el Vaticano, las "fumatas", es decir el humo que anuncia al mundo si hay papa (blanco) o aún no (negro) podrán tener lugar alrededor de las 12:00 horas y hacia las 19:00 horas, si la elección del papa no se produce durante el primer escrutinio de la mañana o de la tarde. En ese caso la "fumata" se anticipará.
Cardenales estarán incomunicados con el mundo exterior
La Constitución Apostólica "Universi Dominici Gregis", sobre la Sede Vacante y la elección del Romano Pontífice, prevé que mientras transcurra el cónclave los cardenales electores están obligados a no mantener correspondencia epistolar, conversaciones telefónicas o por radio con personas no autorizadas en los edificios reservados a ellos.
Tampoco recibirán la prensa diaria, ni escucharán programas radiofónicos ni verán la televisión.
Los purpurados no podrán revelar noticias directas o indirectas sobre las votaciones o lo tratado. Incluso una vez concluido el cónclave y elegido el nuevo papa, tampoco deberán contarlo, a no ser que el nuevo pontífice haya dado su aprobación.
Si alguien revela información puede ser excomulgado
Quien viole el secreto incurre -según la normativa vaticana- en la pena de excomunión.
El Vaticano garantizará ese aislamiento de los cardenales, así como el que no se introduzcan grabadoras u otro tipo de transmisión audiovisual en la Capilla Sixtina.
En estos días de Cónclave los turistas no podrán subir a la cúpula de la Basílica de San Pedro ni entrar en los jardines vaticanos.
©EFE
Commentarios