Obama y líderes religiosos hablan de reforma migratoria

Univision.com | Mar 08, 2013 | 6:30 PM
El presidente Barack ... El presidente Barack ...
3 Pausar Auto Play

La comunidad religiosa de EEUU ha sido un baluarte en la promoción de una reforma migratoria integral durante los últimos años.

Presidente reiteró apoyo a proyecto que incluya la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados

WASHINGTON, D.C. – El presidente Barack Obama y lideres religiosos se reunieron el viernes, a puertas cerradas, para hablar de reforma migratoria. El encuentro, celebrado en privado, ocurre en momentos en que el Congreso alista dos proyectos de ley que serán entregados entre marzo y abril a los comités judiciales de ambas cámaras.
La Casa Blanca dijo que la asistencia de representantes de diversos credos fue "indicativo del creciente consenso a través del país a favor de reparar el disfuncional sistema migratorio".
"El presidente agradeció a los líderes por su apoyo y reiteró su firme compromiso para trabajar con el Congreso de una manera bipartidista, de manera que puede aprobar pronto y mandar a su escritorio una ley de reforma de sentido común", se lee en un comunicado.
La Administración dijo además que, durante el encuentro, los líderes expresaron sus preocupaciones sobre el impacto que el disfuncional sistema actual tiene en las familias de sus congregaciones.
¿Qué opina de las gestiones del presidente para presionar al Congreso a que debata y apruebe una reforma migratoria? Participe en el Foro de Reforma Migratoria.
Más de dos horas
El noticiero nacional Univision reportó que al encuentro asistieron líderes católicos, evangélicos, cristianos, mormones, judíos y musulmanes y que la reunión dilató por espacio de dos horas.
Agregó que el mandatario pidió a los asistentes sus oraciones “para que la reforma migratoria se haga realidad”, dijo el arzobispo de Los Angeles, California, monseñor José Horacio Gómez“. “Fundamentalmente lo que conversamos es la urgencia que se lleve a cabo”, agregó.
El grupo también debatió una estrategia política para impulsar la reforma y la legalización de millones de inmigrantes indocumentados.
Obama también expresó a los religiosos su esperanza de que el Congreso apruebe la reforma migratoria en junio. “La ventana es pequeña, pero se puede hacer. Esperamos ver algo antes del verano”, dijo el reverendo Gabriel Salguero, de la Coalición Nacional de Evangélicos Latinos.
Camino a la ciudadanía
En la reunión privada los asistentes y el mandatario compartieron el imperativo de que la legislación ofrezca la posibilidad de ciudadanía para los 11 millones de indocumentados.
“Se habló que el cambio es necesario, que nuestro país tiene que tomar una posición moral. Él nos desafió a nosotros que si es moral el sistema político y que se necesita que la iglesia entre en el diálogo”, dijo el reverendo Luis Cortez, presidente del Grupo Esperanza de Filadelfia.
Los religiosos también dijeron que nunca antes se va visto este grado de colaboración y propósito entre las diversas denominaciones.
Josh Earnert, portavoz de la Casa Blanca, dijo que el presidente Obama reiteró a los asistentes su fuerte compromiso con un camino a la ciudadanía para los indocumentados y el énfasis en perseguir a empleadores que los explotan y en continuar fortaleciendo la frontera.
La reunión comenzó y finalizó con una oración. Los religiosos dijeron que cuando los senadores vayan a sus distritos durante el receso de finales de marzo, pedirán a sus feligreses que llamen a sus congresistas para insistirles en que apoyen una reforma migratoria amplia.
Planes sobre la mesa
El 28 de enero un grupo bipartidista de ocho senadores presentó los principios de una reforma migratoria basado en cuatro ejes: seguridad fronteriza, ciudadanía, verificación de empleo e inmigración legal.
De la ciudadanía, puso como condición que no se abriría el camino una vez esté asegurada la frontera. Y que quienes califiquen (indocumentados son antecedentes penales que paguen impuestos y cancelen una multa, entre otros requisitos) entrarán en un estado de no inmigrante que dilataría 10 años. Al término de ese plazo podrán pedir la residencia que, en la actualidad, en algunos casos demora 20 años.
Un día después del plan del senado, Obama presentó un proyecto similar pero con dos modificaciones: asegurar la frontera de inmediato –porque ya está garantizada- y abrir el camino a la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados. Quienes califiquen podrán gestionar la residencia de inmediato, documento que les llegaría a su poder en un plazo de ocho años. Deja de lado el estado de no inmigrante recomendado por el grupo bipartidista del Senado.
En la Cámara de Representantes, por su parte, un grupo bipartidista elabora en privado una propuesta de ley que no tiene fecha de presentación. El plan incluiría la legalización de miles de indocumentados, pero está en duda si concederá a los indocumentados el derecho a pedir la ciudadanía.
Para ser aprobada la reforma migratoria necesita 60 votos en el Senado, donde los demócratas dominan con 53 asientos. En la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, se necesitan 218 votos. La única manera de aprobar un proyecto es por medio de un acuerdo bipartidista previo.
©Univision.com
Commentarios