Los secretos sobre la muerte de Chávez

Univision.com | Mar 07, 2013 | 7:26 PM

De los secretos de Chávez necesita conocer el país que lo reeligió

Por: Elizabeth Cotte
Hugo Chávez murió de un infarto, una revelación que devela uno de los muchos misterios alrededor de la enfermedad, convalecencia y agonía del fallecido mandatario. Del infarto habló José Ornellas, jefe de la guardia militar que cuidó por varios años la seguridad de Chávez. La información que provee el general ayuda a aclarar lo que por meses fue un “secreto de estado”.  Ornellas contó también que Chávez no quería morir y que lo vió llorar.
“El infarto no fue cardíaco sino pulmonar”, aclaró a Jorge Ramos el periodista venezolano Nelson Bocaranda. Después de más de un año y medio Bocaranda habló de sus fuentes dentro y fuera del gobierno y por qué calló algunas de las cosas que sabía y de las que se enteró tras la muerte como por ejemplo que habría pasado una hora y media desde que lo desconectaron del respirador hasta que falleció.
Y es que aunque Chávez se llevó algunos secretos al otro mundo, en este empiezan a saberse otros.  Continuarán hablando aquellos que fueron parte de sus afectos. Y se escuchará también de sus enemigos, de antiguos aliados que ahora quieran sacar provecho o reconocimiento. Se escuchará de muchos que necesiten negociar información a cambio de un perdón.
Después del duelo
Tras los elogios, los desfiles y el duelo se hablará más claramente de cómo murió y quiénes estuvieron con él. En cuestión de días, el mundo conocerá más de la desesperación ante la muerte de Chávez el hombre. Por el jefe de la Casa Militar se sabe ahora que en algún momento suplicó “no me dejen morir”.
Es esa debilidad la que va confirmando que Chávez el paciente no pudo tomar ninguna decisión de gobierno, y que tampoco fue capaz de procesar información si estaba sedado y médicamente comprometido tras las complicaciones que siguieron a la operación de diciembre en La Habana.
Ya se dudó de lo que dijo Nicolás Maduro aquél sábado 23 de febrero, a los pocos días de su regreso a Caracas. Maduro aseguró que el comandante había tenido una reunión de trabajo de cinco horas, y que estaba “muy enérgico”. Para comenzar, el mismo gobierno informó de la cánula y del persistente problema respiratorio que lo tenía sin aliento. Antes de eso se dudó de la firma roja en documentos aprobados por el enfermo en la capital cubana.
Y el secreto de las fotos con sus hijas habría sido un programa de manipulación de imágenes conocido como “photoshop”.
Después del miedo
Desaparecido el temor se sabrá que Chávez vivió sus últimas horas como todo paciente que presintiendo su muerte deja de prestar atención a los asuntos terrenales. En los momentos en que se le pudo mantener despierto o consciente, lo único en que podía pensar era en su debilidad.
Chávez habría entrado en el decaimiento típico del paciente terminal. Lo confirmará la ficha médica que tarde o temprano trascenderá; allí se leerán las anotaciones del equipo médico que le atendió en Cuba y en Venezuela. “Algún día el médico escribirá” dijo el jefe de la casa militar.
En materia económica se conocerá otra verdad. Saldrán a decirla los “socios” y “prestamistas” que reclamarán lo suyo, y entonces se sabrá de lo “ocurrente” del fallecido mandatario para endeudar a su país, para ofrecer en garantía lo que no era suyo, para pedir un préstamo a China que se paga y se seguirá pagando con petróleo.
Después del llanto
Del endeudamiento y la falta de recursos saben los venezolanos que recorren pasillos de mercados y supermercados con anaqueles que gritan desabastecimiento, aquellos que además vieron su sueldo reducido por la devaluación de su moneda.
Los venezolanos saben que desde hace meses algo extraño pasa en el país de la riqueza; una nación que vende cada barril de petróleo a más de cien dólares. Entre los secretos  más recientemente conocidos está el que Venezuela dejó de ser una de las economías más fuertes del continente.
Cuando empiece a pedírseles rendición de cuentas, ministros y funcionarios tratarán de minimizar responsabilidades argumentando que primero siguieron instrucciones del caudillo y más tarde de quienes hablaron por el moribundo.
Entre lo que digan unos y otros -incluyendo a algunos gobiernos y gobernantes- no todo será malo, pero algunas cosas parecerán “peores”. Habrá detalles personales, familiares colectivos y de estado.
Después del silencio
Se hablará de mujeres y amantes y además de secretos de amor, se conocerá de traiciones, de negociaciones y de dinero, de espionaje y terror. Se leerá de los miedos y obsesiones de Chávez, de lo que muchos se aprovecharon pero también del miedo y obsesiones de otros de quienes Chávez se aprovechó.
Para ofrecer a la historia cuenta de lo sucedido, se seguirán publicando más imágenes y documentos de los 14 años de gobierno; ya en los medios sociales se han dado a conocer imágenes de abril del 2002 cuando el presidente “negociaba” con militares su salida del poder y pedía inmunidad y millones. También se han publicado mensajes de texto más recientes atribuidos a una de sus hijas en el primer post operatorio en Cuba; el del 2011.
De los secretos de Chávez necesita conocer el país que lo reeligió, el pueblo que creyó en la frase “estoy curado” con la que inició la campaña electoral del 2012. La transparencia post-mortem permitirá al pueblo “chavista”  analizar si en las próximas semanas cuando se realicen elecciones deben entregarle el poder al entorno íntimo del fallecido gobernante.
Nota del editor:Este artículo apareció publicado por primera vez en enero del 2013; se ha ido actualizando a medida que se van divulgando detalles sobre el fallecido presidente.
©Univision.com
Comentarios