Arrancó caravana por la reforma migratoria

Univision.com* | Mar 04, 2013 | 7:29 PM
Nueva campaña naciona... Nueva campaña naciona...
3 Pausar Auto Play

Noticiero UnivisiónDecenas de familias inmigrantes visitarán las oficinas de legisladores en unos 20 estados y entre ellos está California, como nos informa Jaime García.

Piden al gobierno que pare las deportaciones y al Congreso que apruebe legalizar a los indocumentados

Un grupo que representa a 50 familias de inmigrantes abordaron tres autobuses en Los Angeles, California, para visitar las oficinas de 12 congresistas republicanos y demócratas de California, cuyos votos serán cruciales para la aprobación de una reforma migratoria en el Congreso.
El tema de la reforma cobró fuerza tras las elecciones presidenciales del 6 de noviembre del año pasado, cuando el presidente Barack Obama fue reelecto para un segundo mandato de cuatro años.
El mandatario obtuvo el 71% de los 12.2 millones de electores hispanos que participaron en la contienda y para quienes la reforma migratoria es tema prioritario.
¿Qué opina de los esfuerzos por una reforma migratoria amplia que incluya una vía hacia la ciudadanía para los millones de indocumentados? ¿Y de los pedidos para que e gobierno frene las deportaciones? Participe en el Foro de Reforma Migratoria.
Freno a las deportaciones
Los manifestantes también piden al gobierno federal que detenga las deportaciones mientras el Congreso debate y aprueba la reforma migratoria.
“Queremos que ya paren las deportaciones, que ya paren las separaciones de familias”, dijo la inmigrante Yolanda Bernal.
La primera parada de la caravana fue en la oficina de la senadora demócrata de California Dianne Feinstein.
“Feinstein es una senadora que ha apoyando, pero ahora no vemos su apoyo claro”, dijo el inmigrante Antonio Bernabé.
En 19 estados
Caravanas y visitas similares a las que se realizaron en California se llevan a cabo en otros 19 estados, en los que representantes de 582 familias narran de viva voz los traumáticos efectos de las separaciones causadas por las deportaciones y sus consecuencias para el país.
Nilda Valdez dijo que “nuestros trabajadores sociales tienen que entrar a las casas a recoger a los niños que quedan desamparados, sin ningún tipo de protección”.
Activistas por los derechos de los inmigrantes señalan que la reforma migratoria es urgente porque, pese al apoyo del presidente Obama, el servicio de inmigración continúa con las detenciones y expulsiones de inmigrantes, e incluso busca detener una reciente orden que facilita audiencias para que los inmigrantes detenidos soliciten salir bajo fianza.
El abogado del Departamento de Justicia no hizo declaraciones, señalando que no puede comentar sobre casos que están en proceso.
Según el gobierno, las personas tienen que quedar detenidas y no pueden pedir fianza, no importando que estén detenidos por mas de seis meses, y a veces por años.
Avanza el debate
Mientras avanzan las caravanas, en Washington DC prosiguen las conversaciones entre demócratas y republicanos por la reforma migratoria.
En el senado, un grupo bipartidista integrado por ocho legisladores ultima un plan basado en cuatro ejes: seguridad fronteriza, camino a la ciudadanía, verificación de empleo e inmigración legal.
El proyecto, cuyos principios fueron anunciados el 28 de enero, señala que antes de abrir el camino a la ciudadanía primero debe asegurarse la frontera. Una vez abierto, los inmigrantes que carezcan de antecedentes criminales, paguen impuestos, hablen inglés y cancelen una multa, entre otros requisitos, entrarán en un estado de no inmigrante que pudiera dilatar 10 años. Al término de ese plazo pedirán la residencia legal permanente y, eventualmente, la ciudadanía.
En la Cámara de Representantes legisladores de ambos partidos alistan un plan en secreto parecido al del Senado, pero donde el tema de la ciudadanía sigue siendo un tema incierto.
Tanto el plan del Senado como el de la Cámara podrían ser presentados durante marzo.
El plan de Obama
La Casa Blanca alista un pan alterno que entregaría si el Congreso dilata el debate. Obama ha advertido a ambas cámaras que enviará un proyecto de ley en caso que el legislativo no actúe. La propuesta del presidente incluye un camino para la ciudadanía a indocumentados quienes recibirían primero la residencia en un plazo de ocho años.
De la certificación de la seguridad en las fronteras, el gobierno de Obama asegura que este requisito ya está cumplido y presiona para que, una vez aprobada la reforma migratoria, arranque el proceso de legalización de indocumentados.
En Estados Unidos, según datos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y del Pew Hispanic Center, viven 11 millones de indocumentados, la mayoría de ellos originarios de América Latina, en especial de México.
En los últimos cuatro años (la primera Administración Obama), el DHS deportó a más de 1.2 millones de indocumentados, batiendo cuatro récords sucesivos.
©Univision.com*
Commentarios