Jeb Bush rechaza otorgar ciudadanía a indocumentados

Univision.com* | Mar 04, 2013 | 2:46 PM

Republicanos presionan para aprobar una reforma migratoria menos generosa de lo que ofrecen los demócratas

WASHINGTON, D.C. - El ex gobernador republicano de Florida, Jeb Bush, dijo el lunes que una reforma migratoria no debe brindar a los 11 millones de inmigrantes indocumentados la opción de convertirse en ciudadanos estadounidenses por medio de la naturalización.
"Si queremos crear una política migratoria que funcione, no podemos seguir haciendo de la inmigración ilegal una vía más fácil que la inmigración legal", dijo Bush durante en entrevista concedida a la cadena de televisión NBC. "Hay una fricción natural entre nuestra herencia inmigrante y el estado de derecho. Esta es la postura correcta en ese sentido".
La postura de Bush se conoce en momentos que grupos bipartidistas en ambas cámaras del Congreso redactan anteproyectos de reforma migratoria que serían entregados este mes a los comités judiciales en ambas instancias.
El primero fue anunciado el 28 de enero cuando un grupo del Senado, integrado por cuatro demócratas y cuatro republicanos, anunció los principios de una reforma basada en cuatrio ejes: seguridad fronteriza, camino a la ciudadanía, verificación de empleo e inmigración legal.
En la Cámara de Representantes un grupo bipartidista redacta en secreto un plan basado en términos similares al del senado, pero con una postura más rígida en cuanto a la ciudadanía.
La congresista Ileana Ross-Lehtinen (republicana de Florida) dijo recientemente a Univision sobre el plan que “ojalá tengamos la ciudadanía (en la versión final), que es lo perfecto”, y que de no logarlo incluiría “un estatus legal que no es perfecto, pero es l posible”.
¿Qué opinas de las reclaraciones del ex gobernador Bush? Participa en el Foro de Reforma Migratoria.
Propuesta restrictiva
The Associated Press dijo que la postura de Bush, quien presentará esta semana el libro "Immigration Wars" en el que plantea seis pasos para una reforma migratoria, es más restrictiva que las propuestas de la Casa Blanca y la de los ocho senadores.
La Casa Blanca ha advertido que si el Congreso no avanza en el debate de la reforma migratoria en un tiempo prudencial, el presidente Barack Obama enviará al legislativo un proyecto de ley que incluirá un camino hacia la ciudadanía para millones de indocumentados.
La tercera semana de febrero la Administración filtró a la prensa parte de un denominado Plan B, que entregaría la residencia permanente a inmigrantes sin papeles que reunan una serie de requisitos, entre ellos carecer de antecedentes criminales, pagar impuestos y una multa. La espera por la green card demoraría 8 años.
El plan que baraja el Senado establece que los indocumentados que califiquen –requisitos similares al plan de Obama- entrarán en un estado de no inmigrante que pudiera demorar hasta 10 años antes de iniciar el pedido de la residencia permanente, que actualmente en algunos casos demora más de 20 años.
Critica latina
La comunidad hispana la criticado a los republicanos por no esforzarse más en el tema de la reforma migratoria. En la elección presidencial del 6 de noviembre el 71% de los 12.2 millones de hispanos votó pr la reelección del presidente Obama y forzó al debate de la reforma migratoria.
El diario The Wall Street Journal dijo el lunes que si la reforma migratoria no incluye la ciudadanía para los indocumentados estaría contribuyendo a formar una nueva categoría inferior de personas con residencia legal en el país.
Bush se basó en sus comentarios en un reciente reporte del gobierno que señala que menos de la mitad de los inmigrantes beneficiados con la amnistía de 1996 han solicitado tramitado la ciudadanía estadounidense.
La mayoría de quienes califican para la ciudadanía argumentan que uno de los principales motivos por los cuales no la han gestionado es su alto costo. El trámite tiene un valor de $595 más $85 por la toma de huellas biométricas.
Los argumentos de Bush
"Muchas personas no quieren ser ciudadanos de nuestro país. Quieren venir, trabajar mucho, aportar a sus familias, algunos quieren volver a casa, no necesariamente todos quieren quedarse como ciudadanos", indicó Bush en la entrevista a NBC.
"Tiene que haber alguna diferencia entre quienes vienen aquí legalmente e ilegalmente. Es un asunto de sentido común y estado de derecho. Si no vamos a aplicar la ley de manera justa y uniforme, entonces tendremos otra oleada de inmigrantes ilegales", agregó.
Una reciente encuesta del Pew Hispanic citada por The Wall Street Journal reveló que el 93% de los residentes que califican para la ciudadanía lo harían si pudieran, y citaron que las principales barreras eran “administrativas, lingüísticas y financieros” para no convertirse en ciudadanos.
Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes y les brindan asistencia con el proceso de solicitud de ciudadanía, indicaron que la naturalización permite una activa participación cívica y aumenta el nivel de confianza en los inmigrantes.
¿Cambio de rumbo?
A finales de agosto, Bush, durante un almuerzo ante unos 200 latinos republicanos, pidió a sus copartidarios “dejar de hacer estupideces” y utilizar un lenguaje más hospitalario con los hispanos, sobre todo en el tema de la inmigración.
Los repeublicanos perdieron la elección presidencial del 6 de noviembre. El presidente Barack Obama gano la reelección y obtuivo el 71% de los 12.2 millones de latinos que participaromn en la contienda. El resultado presionó para que el Congreso reactivara el debate de la reforma migratoria.
Bush apoyó al candidato republicano Mitt Romney, quien al inicio de su campaña, en enero de 2012, propuso un programa de autodeportación para los 11 mmillones de indocumentados que viven en el país.
©Univision.com*
Commentarios