Cardenal chileno desestima acusaciones de encubrimiento de pederasta

Notimex | Mar 01, 2013 | 2:40 PM

SIGUIENTE:

Los prelados son acusados de abusar sexualmente de menores de edad en EEUU y otros países. Juan Carlos González dialogó con una de las víctimas.

Desestima acusaciones

CIUDAD DEL VATICANO - El cardenal chileno Francisco Javier Errázuriz Ossa, arzobispo emérito de Santiago de Chile, desestimó las acusaciones en su contra por supuestamente encubrir a un sacerdote pederasta y aseguró que las mismas no le afectan de cara al Cónclave.
En declaraciones a un grupo de periodistas salió al paso de un artículo publicado por el diario estadounidense The New York Times que lo incluyó en una lista de cardenales "fracasados" en la lucha contra los abusos sexuales a menores de parte de clérigos.
El periódico escribió que Errázuriz, "durante años hizo caso omiso a sus acusaciones contra uno de los sacerdotes más importantes e influyentes del país, Fernando Karadima, y se negó a reunirse con las víctimas o llevar a cabo una investigación".
"No he leído la noticia de manera que el texto exacto no lo conozco, de todas maneras es imposible hablar de encubrimiento cuando se llevó adelante un proceso judicial, yo mismo pedí que se levantase toda prescripción", rebatió el cardenal.
"Para la Iglesia es una condena (contra Karadima), cosa que no se ha dado en los tribunales civiles, es muy difícil tener razón hablando de encubrimiento", añadió.
Señaló que el New York Times tiene su propia fama y no toda la gente cree lo que escribe. Y aseguró: "Hace mucho tiempo que dejaron de afectarme estas cosas".
El artículo del diario hizo referencia también a otros purpurados como Angelo Sodano, decano del Colegio Cardenalicio, quien habría recibido regalos monetarios del fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel Degollado.
Así como los cardenales Sean Brady, primado de Irlanda; Justin Rigali, emérito de Philadelfia; Francis George, de Chicago, y Bernard Law, emérito de Boston.
"Uno debe acostumbrarse y recordar a Jesucristo, la forma en que hablaron mal de él, antes de su muerte, durante el proceso, después de su muerte. Cristo dijo: el que quiera ser mi discípulo tome su cruz y me siga", señaló Errázuriz sobre las críticas en su contra.
"Esto es simplemente un seguimiento al señor, muchas veces se requiere un discernimiento muy cuidadoso de lo que se dice de las personas de la Iglesia, tratando de distinguir lo aquello que es verdadero de la simple animadversión o una calumnia", ponderó.
©Notimex
Commentarios