Benedicto XVI aceptó renuncia de Keith O'Brien por 'conducta impropia'

Notimex | Feb 25, 2013 | 9:52 AM

Siguen los escándalos

El Papa Benedicto XVI aceptó la renuncia "por límite de edad" al puesto de arzobispo de St. Andrews y Edinburgo del cardenal escocés Keith O'Brien, quien se ha visto involucrado en un escándalo por "comportamientos inapropiados".
En un breve comunicado, la sala de prensa del Vaticano informó que la renuncia fue acogida según el artículo 401.1 del Código del Derecho Canónico, la ley fundamental de la Iglesia católica, que establece la dimisión obligatoria de los prelados al cumplimiento de los 75 años.
Pero O'Brien no cumplirá esa edad sino hasta el próximo 17 de marzo. Es extremadamente raro que el Papa acepte una renuncia por límite de edad a un arzobispo que no ha cumplido todavía sus años y más extraño si se trata de un cardenal.
¿Quién es Keith O'Brien?
Nacido en 1938 en Irlanda del Norte, Keith O'Brien fue designado como pastor de la arquidiócesis de St. Andrews y Edinburgo el 30 de mayo de 1985 y recibió la dignidad cardenalicia de manos de Juan Pablo II el 21 de octubre de 2003.
Hace ya algunas semanas tres sacerdotes escoceses que trabajaron en el pasado con O'Brien presentaron una denuncia al nuncio apostólico en Escocia, Antonio Mennini, pidiendo la inmediata dimisión del purpurado.
Un portavoz del cardenal informó públicamente que O'Brien negó las acusaciones.
Asimismo, según publicaciones de prensa, tanto los acusadores como el acusado habrían presentado sus respectivas declaraciones una semana antes del anuncio de la renuncia del Papa Benedicto XVI, el pasado 11 de febrero.
El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, había confirmado que el Papa "está informado del problema y la cuestión está ahora en sus manos".
Pero este lunes el mismo sacerdote jesuita aseguró que la renuncia no fue aceptada por las acusaciones contra el purpurado e insistió en la cercanía del cumplimiento del límite de edad.
Según trascendió en Roma, Keith O'Brien habría decidido -por su propia voluntad- no viajar al Vaticano y renunciar a su asistencia al próximo Cónclave para la elección del sucesor de Benedicto XVI.
"En cuanto a su participación en el Cónclave, la Santa Sede no tiene nada que decir. Si él hace declaraciones depende sólo de él", precisó Lombardi.
Según la normativa de la Iglesia, si un cardenal rechaza participar en la elección del Papa pierde automáticamente su derecho como elector y el resto de los purpurados pueden proceder a la votación sin tomarlo en cuenta.
©Notimex
Commentarios