Venezuela espera novedades entre secretos, mentiras y muchas dudas

Univision.com | Feb 20, 2013 | 9:09 PM

La república bolivariana de Chávez se ha convertido en un gigantesco acto de fe

Por Daniel Lozano
CARACAS, Venezuela - Dubraska Mora vivió el lunes su minuto de gloria, ése tan buscado en la era mediática. Con las televisiones buscando detalles sobre el sorprendente retorno del presidente Hugo Chávez, esta enfermera del Hospital Militar de Caracas llamó la atención de las cámaras del canal oficialista en la Plaza Bolívar.
Emocionada, rodeada por seguidores del comandante, lanzó su sorprendente mensaje al mundo: “El presidente llegó caminando, fuerte, valeroso, no llegó en camilla”.
Dos horas más tarde, Vielma Mora, gobernador del Táchira, se dejó llevar por la emoción e hizo suyas las palabras de la ya famosa enfermera: “Chávez está robusto, sano, llegó caminando y se desplaza por sus propios medios”.
Tres días después, nadie más ha vuelto a ver a Chávez. Ni en camilla ni andando. “Cada día salen a relucir más mentiras de este Gobierno y sus voceros. ¡Por más que intenten disfrazarlas, la verdad se va a imponer”, se quejó el líder opositor Henrique Capriles en su twitter.
¿Qué opina del regreso de Hugo Chávez a Venezuela? ¿Y del secretismo sobre su enfermedad? Participe en el Foro de Venezuela.
Guerra de mensajes
Venezuela se ha convertido en un gigantesco acto de fe. El Gobierno afirma que Chávez recibe cuidados en el Hospital Militar, pero nadie conoce ni los tratamientos ni a los médicos. El presidente aparecía sonriente en unas fotografías de hace una semana, pero Evo Morales ni siquiera le pudo visitar el martes. El oficialismo asegura que está al frente de sus funciones, pero su juramentación queda pendiente mientras no esté en mejores condiciones.
“Estamos ante un presidente ausente del que dicen que está presente, pero en la práctica sigue ausente. Hay muchas cosas que ocultar y muchas que se amparan más en la mentira que en el secreto”, sostiene Elides Rojas, jefe informativo del diario El Universal de Caracas.
¿Secretos de estado o mentiras del gobierno? La ligereza verbal de Nicolás Maduro al afirmar el 28 de diciembre que Chávez le había hablado “a viva voz” cuando el presidente ya había sufrido una traqueotomía, según adelantó el periodista Nelson Bocaranda y confirmó la semana pasada el ministro de Comunicación, ha aumentado la desconfianza sobre el tratamiento gubernamental de la enfermedad.
Mar de incertidumbres
Las dudas y la incertidumbre se han apoderado rápidamente de la realidad venezolana, aumentadas tras la visita frustrada de Evo Morales. El presidente boliviano sorprendió a una buena parte de la opinión pública, convencida de que las fotografías junto a sus hijas y el retorno desde La Habana constataban la recuperación del mandatario.
“Intenté visitarlo, pero no le he podido ver”, reconoció. Incluso reunido con sus familiares, supo que se había salvado “de milagro”. Muchos no entienden cómo Chávez pudo llegar andando al hospital y luego ni siquiera recibir a su amigo y aliado Morales.
Entre los secretos y las mentiras, también hay espacio para las sorpresas. “Chávez ha regresado para continuar el tratamiento médico, tiene un tiempo que no es político. Los tiempos del presidente ahora no son políticos”. Las palabras de Rodrigo Cabezas, diputado del Parlatino e importante dirigente chavista, resumen el cambio de rumbo emprendido por el oficialismo.
Pregunta en el aire
El mandatario ha pasado de estar al “frente del gobierno” y en “pleno ejercicio” de sus funciones en La Habana, como tantas veces repitió Nicolás Maduro entre enero y febrero, a una situación de convalecencia, invisibilidad y secretismo para el país.
La toma de postura del PSUV deja una pregunta en el aire: ¿cómo es posible que un “presidente en funciones”, según describió Maduro el lunes, que ha decretado devaluaciones y ha nombrado ministros, no se pueda juramentar?
“El que la sala Constitucional no haya precisado un plazo no permite concluir que la situación pueda mantenerse indefinidamente. Pese a todo, el requisito de la juramentación sigue siendo exigido en el artículo 231 de la Constitución”, aclaró a Univision.com José Ignacio Hernández, doctor en Derecho.
Juramento pendiente
El secretismo que se prevé para cuando llegue la ceremonia privada también ha despertado suspicacias. La más contundente fue Blanca Rosa Mármol, ex magistrada del Tribunal: “En ningún caso tendría sentido una juramentación privada y secreta, puesto que la razón de la juramentación es el inicio del periodo constitucional y la consagración de la voluntad popular es el presidente electo”.
Para Hernández, “ceremonia privada no es ceremonia secreta. La juramentación no es una especie de rito de esas logias medievales y misteriosas que se llevan a cabo en lugares inhóspitos a horas poco usuales. Debe regirse por el principio de transparencia. Puede ser privada, pero debe ser un acto transparente, del cual se tenga constancia de manera abierta, veraz y de buena fe”.
Cuándo, dónde y también cómo. Sobre la mesa política se expusieron las dificultades de presidente para hablar, por culpa de la traqueotomía que sufrió. ¿Podría juramentar sobre la Constitución en tales condiciones? Hernández también tiene respuesta: “El impedimento del habla no es impedimento para gobernar”. Chávez podría incluso jurar por escrito.
País en crisis
La única realidad constatable es que la crisis venezolana se ha trasladado de La Habana a Caracas con los mismos interrogantes.
A lo largo de los 21 meses, el gobierno jamás hizo público el tipo de cáncer que sufre Chávez ni los órganos afectados, ni su avance por el cuerpo. Una de las explicaciones de Nicolás Maduro ante el oscurantismo desplegado, copiando lo hecho en Cuba con Fidel Castro, fue la “lucha de ideas”. Ayer (martes) volvió a insistir en parecidos términos: “El socialismo comunicacional es vital para el socialismo del siglo XXI que estamos construyendo”.
“Hay una presunción clara: si nadie lo ve, ni dejan verlo, Chávez no está bien ni en condiciones de que sea visto. Salvo prueba en contrario”, insiste Elides Rojas.
“Al final, las mentiras y los secretos siempre se descubren. En el caso del estado venezolano, esos conceptos no son excluyentes, no tienen límites y casi por regla general van entrelazados”, ironiza el analista Alfredo Yánez.
El epílogo de la novela de misterio que se está escribiendo en la Venezuela del surrealismo mágico corre a cargo del dramaturgo Leonardo Padrón: “Nos gobierna la mentira, es un hecho”.
©Univision.com
Commentarios