Medicina digital, una nueva práctica

Univision | Feb 19, 2013 | 4:16 PM

Por Dr. Juan Rivera

Cuando Jorge Ramos me preguntó de qué quería hablar durante mi primera presentación en su programa Al Punto no vacilé al contestarle que quería comentar sobre cómo la tecnología digital está cambiando la práctica de la medicina.
En vivo les pude enseñar como con mi IPhone obtuve rápidamente una lectura del ritmo cardíaco de Jorge. Un infarto al corazón, una taquicardia o un ritmo normal se puede diagnosticar no importa el lugar o la hora y todo al alcance de la mano… sin cables ni máquinas complicadas.
Mi hijo de 8 años sabe utilizar mi IPhone para medir el ritmo de su corazón. Inclusive uno de mis pacientes que padece de fibrilación auricular y se va en unos meses de viaje a la selva Amazónica podrá enviarme por email o por texto una grabación de su corazón en caso de que tenga un problema. La aplicación, llamada AliveCor, está disponible para doctores y pacientes que obtengan una receta médica (cuesta $300).
Recientemente General Electric lanzó también un producto llamado VScan que promete revolucionar la práctica de la medicina.
Se trata de un ultrasonido portátil, literalmente del tamaño de un IPod. Aquellos de ustedes que se han realizado un ecocardiograma tradicional en la oficina de su Cardiólogo saben lo grande, pesada y difícil de transportar que es la máquina.
El VScan cabe en el bolsillo de mi pantalón. Imagínense cuan útil será esta tecnología para los viajes médicos misioneros. El poder ir al área más pobre y remota de Guatemala, Republica Dominicana o El Salvador y poder diagnosticar a un niñito con un problema valvular del corazón es un evento que cambiaría la expectativa de vida de ese ser humano.
La evolución del Internet y las redes sociales ha transformado drásticamente la relación médico-paciente. Tradicionalmente, el doctor poseía un control absoluto del conocimiento médico mientras que el paciente, casi de una manera anti-democrática, no le quedaba mas que confiar y atenerse a las instrucciones del galeno.
Hoy día, con tanta información disponible, los pacientes llegan al consultorio con artículos leídos y preguntas pertinentes. No es un secreto que a muchos doctores les molesta; sin embargo, o se integran a esta nueva realidad o se convertirán en dinosaurios.
En mi caso, he tratado de aprovechar toda esta tecnología y avances para ser mejor médico y comunicador. Muchos de mis pacientes me “textean”, me envían fotos y laboratorios pertinentes por email y hasta me siguen a través de Twitter.
Tengo miles de “pacientes cibernéticos” (¡algunos cibercondriacos!) a través de Twitter a quienes no puedo obviamente diagnosticar pero trato de darles consejos generales y los ayudo a que aprendan a conservar su salud.
Las redes sociales me han dado una voz; la posibilidad de un mensaje masivo de salud y prevención de enfermedades. Aprovecho al máximo la oportunidad de brindarle a mi comunidad global Latina una ayuda, un oído virtual que siempre los escucha… y una presencia constante que siempre los representa y de una manera u otra siempre les servirá. 
©Univision
Commentarios