Recortes de presupuesto afectarán control de inmigración

ImpreMedia Digital, LLC | Feb 15, 2013 | 2:38 PM

Gobierno no podrá mantener el financiamiento de 34 mil camas en prisiones de ICE

WASHINGTON, D.C. - Es una bomba de tiempo en el Congreso. Los recortes automáticos al presupuesto fiscal (conocidos como sequestration) limitarán la capacidad del gobierno para detener a inmigrantes indocumentados en la frontera, además de mantenerlos arrestados.
Así lo declaró la Secretaria de Seguridad Interna, Janet Napolitano, en una audiencia celebrada en el Comité de Apropiaciones del Senado.
Los legisladores tienen hasta el 1 de marzo para evitar que el sistema entre en efecto, de lo contrario, desde áreas como defensa, hasta programas sociales, todo sufrirá reducciones en los recursos disponibles.
¿Qué opina de la política de detención de indocumentados del gobierno? Participe en el Foro de Inmigración.
Qué dijo Napolitano
Aunque Napolitano aseguró que la capacidad para prevenir ataques terroristas no se verá afectada con las contracciones en el presupuesto, y  admitió que tendría efectos devastadores en otras áreas de responsabilidad en su departamento.
“El año pasado el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), deportó a más de 400 mil inmigrantes ilegales, incluyendo 225 mil individuos que han sido condenados por delitos. Bajo el sistema de recortes automáticos al presupuesto, nos veríamos obligados a reducir las operaciones de detención y deportación, afectando potencialmente la seguridad pública y no podríamos mantener las 34 mil camas para albergar a las personas arrestadas”, aseguró.
Napolitano especificó además que en cuanto a la seguridad en los puertos de entrada, la patrulla fronteriza también sufrirá los efectos. “Tendríamos que dar permisos de salida a nuestros empleados, reducir horas extra en las operaciones y disminuir las contrataciones. Especialmente a partir del 1 de abril la Patrulla Fronteriza tendrá que reducir sus horas de trabajo en una cantidad equivalente a 5 mil agentes y 2,750 funcionarios”, declaró.
Aumentarán las esperas
Napolitano proyectó también que los puertos de entrada en la frontera sur afrontarían tiempos de espera superiores a las cinco horas. “Retrocederíamos en un momento crítico donde el Congreso quiere examinar al sistema migratorio global. Se contrapone a todo lo que estamos tratando de hacer”, resaltó.
“No veo cómo podemos arreglar nuestro sistema educacional y de inmigración si vamos a reducir los presupuestos de esta forma”, dijo el senador Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur), uno de los republicanos que actualmente negocia una reforma migratoria.
El jueves, el líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid (demócrata de Nevada) presentó en la reunión semanal con miembros de su partido una propuesta de $110 mil millones para prevenir los recortes automáticos.
El plan contempla aumentos de impuestos a los más ricos y previene que se apliquen $85 mil millones en recortes a partir de marzo.
Apoyo del Caucus
“La propuesta fue muy bien recibida en la reunión del Caucus. Muchos creemos que esta es la aproximación correcta. 2013 es todavía un año de recuperación económica y si no somos cuidadosos, este sistema destruirá trabajos y disminuirá el crecimiento económico. Yo estoy a favor, así como lo dice la propuesta, de posponer la recolección de estos fondos para los siguientes nueve años. En nuestro lado, tenemos los votos”, explicó a La Opinión el senador Richard Durbin (demócrata de Illinois), uno de los líderes demócratas en el Senado.
“Este es un tema muy difícil para mí. Será muy complicado apoyar una propuesta sobre recortes, cualquiera que sea. No he escuchado todo el plan, pero no me veo a mi misma dando un voto como este”, comentó la senadora Dianne Feinstein (demócrata de California).
“Nadie me ha preguntado, pero yo tengo el estado más impactado por los recortes. 250 mil niños sin hogar y estamos hablando que tengan este tipo de recortes por 10 años. No tiene sentido”, explicó.
El líder republicano Mitch McConnell (republicano de Kentucky), calificó la propuesta demócrata como una estrategia para “hacer ver mal a los republicanos”. Asimismo, insistió en que Reid sabe que la propuesta no será aprobada.
©ImpreMedia Digital, LLC
Comentarios