Buscan que los indocumentados en Carolina del Norte paguen matrículas de residentes

EFE | Feb 14, 2013 | 3:29 PM

SIGUIENTE:

Karen y José llegaron desde muy pequeños a Estados Unidos donde formaron sus estudios y ahora, con la acción diferida, buscan legalizarse.

CHARLOTTE (Carolina del Norte) - Una coalición de organizaciones de Carolina del Norte inició una campaña para lograr el acceso equitativo de los jóvenes indocumentados a la educación superior.
A través de las redes sociales, internet u organizando firmas de peticiones de apoyo y reuniones con legisladores, Let's Learn NC busca un cambio de política que permite a los "soñadores" inscribirse en los colegios comunitarios y universidades pagando matrícula como residentes del estado.
"Ahora es el momento para dar a conocer la necesidad de estos jóvenes y creemos que podemos proponer algo concreto, que ofrezca oportunidades para los miles de estudiantes que salen cada año de las secundarias del estado y que no pueden continuar", explicó Mauricio Castro, del NC Latino Coalition, uno de los coordinadores de la iniciativa.
En la actualidad, los estudiantes sin documentos de Carolina del Norte pueden registrarse en los centros educativos pero pagan más del doble por sus clases al ser considerados estudiantes "extranjeros", y deben colocarse al final de la fila para ocupar un puesto.
"La interpretación de esta política es arbitraria y no es clara, por ello hay que resolver de la manera legislativa, ya comenzamos las conversaciones con congresistas influyentes e iniciamos el proceso informativo con ellos para que no les caiga por sorpresa", apuntó Castro.
Sólo 12 estados de EE.UU. han aprobado legislaciones que permiten a ciertos indocumentados graduados de sus escuelas y que han vivido en la zona por un cierto periodo de tiempo inscribirse en los centros educativos pagando como residentes.
La batalla por el acceso educativo de los jóvenes indocumentados en las universidades de Carolina del Norte ha sido largo y muy polémico.
Existen sectores de la comunidad que no consideran justo que estos inmigrantes tengan los mismos derechos que los residentes o ciudadanos estadounidenses.
En este momento, los jóvenes beneficiados bajo el programa migratorio federal de la acción diferida no pueden obtener una licencia de conducir, y para entrar a las universidades, aunque tengan un número de seguro social y presencia legal en el país, deben pagar más por la matrícula.
La campaña enfatiza que educar a todos los jóvenes del estado, que son bilingües y biculturales como es el caso de los hispanos, e invertir en el futuro de Carolina del Norte, a larga generará un beneficio económico y laboral para el estado.
©EFE
Comentarios

Presentado por

Encuéntranos en