Secretario de Benedicto XVI acompañará al papa a monasterio

EFE | Feb 14, 2013 | 8:49 AM

Después del 28 de febrero, en El Vaticano vivirán dos papas, uno que renunció y otro que será electo

CIUDAD DEL VATICANO - El secretario del papa y prefecto de la Casa Pontificia, Georg Ganswein, y las cuatro laicas consagradas de la comunidad "Memores Domini" que cuidan al Sumo Pontífice, acompañaran a Benedicto XVI durante su estancia en Castel Gandolfo y después en el monasterio del Vaticano donde se alojará.
Así lo aseguró el portavoz vaticano, Federico Lombardi, que precisó que Ganswein continuará como Prefecto de la Casa Pontificia aunque su residencia la tenga en el monasterio de clausura donde se alojará el papa.
Lombardi subrayó que "toda" la "Familia Pontificia", como es el reducido grupo que cuida al papa, se trasladará con él una vez que deje de ser Pontífice.
De la "Familia Pontificia" forma también parte el otro secretario de Benedicto XVI, Alfred Xuereb.
El papa Ratzinger abandonará el Vaticano el 28 de febrero a las cinco de la tarde, tres horas antes de que sea firme su renuncia al Pontificado.
¿Qué opina de la renuncia del Papa? Participe en el Foro de Noticias.
Despedida de la diócesis
Benedicto XV llegó el jueves al Aula Pablo VI para reunirse con los sacerdotes de la diócesis de Roma, la suya, una cita que estaba ya prevista, pero que adquiere un significado mayor ya que será la última vez que se reúne con ellos antes de renunciar al papado, el próximo 28 de febrero.
Los obispos auxiliares de la diócesis y los centenares de sacerdotes le acogieron con aplausos, vivas al Papa y otras muestras de cariño.
El papa Ratzinger entró apoyándose en un bastón, mientras los aplausos se mezclaban con el canto "Tu sei Petrus" (Tu eres Pedro).
Benedicto XVI respondió con una amplia sonrisa y dando varias veces las gracias por las muestras de cariño y una vez sentado, detrás de una mesa, hablará con ellos, sin texto previsto.
Detrás del trono
El hecho de que El Vaticano albergue dentro de sus muros a un papa que dejará de serlo, Joseph Ratzinger, y a su sucesor, que será elegido en un cónclave, es considerado por algunos teólogos como una "ventaja" para el nuevo Pontífice y para otros un "peligro".
Para el teólogo alemán Hans Küng, "el peligro es que Ratzinger quedándose en Roma asuma el papel de un papa sombra. Hubiese preferido que hubiera decidido retirarse a meditar y a rezar en su Baviera natal", aseguró el prelado en una entrevista al diario "La Repubblica".
"Es ya embarazoso si en una parroquia el viejo párroco se queda al lado del nuevo, imaginémonos un viejo papa junto a uno nuevo", agregó el compañero de estudios de Joseph Ratzinger en la Universidad de Friburgo (Alemania).
La agenda del 28
Benedicto XVI renunciará oficialmente a su pontificado el día 28 de febrero a las ocho de la tarde, que es la hora cuando él deja de trabajar, pero tres horas antes se trasladará a la residencia de los papas en Castel Gandolfo, localidad situada a unos 30 kilómetros de Roma.
A las ocho de la tarde del día 28, Joseph Ratzinger perderá la infabilidad pontificia, ha aclarado el portavoz vaticano Federico Lombardi.
A partir de entonces y hasta la elección del sucesor de San Pedro, se entra en la llamada Sede Vacante en la que el cardenal camarlengo, Tarcisio Bertone, se hace cargo del Gobierno temporal de la Iglesia.
La nueva vida
Y Benedicto XVI pasa a ser Joseph Ratzinger, un papa que ha dejado de serlo, lo que constituye una figura que jamás ha existido en la Edad Moderna y Contemporánea, y que se aposentará en el monasterio de monjas de clausura "Mater Ecclesiae", situado en el interior del Vaticano, donde podrá estudiar, escribir, escuchar música, rezar y pasear por los jardines.
"Es uno de los problemas que se encontrará la Santa Sede en un breve futuro, la convivencia dentro de los muros vaticanos del sucesor de Benedicto XVI y también del papa dimisionario", dijo a Efe un purpurado, que prefirió no ser mencionado.
Se trata de una nueva situación para la Iglesia que "llena de incertidumbre a la Curia romana" porque el gesto del papa de renunciar "deja muchas preguntas en el aire, simplemente por la novedad que supone en la historia reciente de la Iglesia" agregó.
Qué dijo Dolan
Por su parte, uno de los cardenales "papables", el arzobispo de Nueva York, Timothy Dolan, aseguró hoy que todavía es pronto para saber si la renuncia de Ratzinger "cambiará la modalidad del papado" y añadió que "todavía se debe reflexionar sobre si el Vicario de Cristo puede ser considerado un cargo transitorio".
"Seguro que la materia merece un estudio profundo así como las consideraciones que, de momento, serían prematuras", aseveró Dolan.
En cuanto a "la modernidad" de la decisión de Benedicto XVI de renunciar -agregó el cardenal- "entiendo la tentación de interpretarla como una reescritura de las reglas que definen el papado, pero me parece sinceramente demasiado pronto para sacar conclusiones".
Subrayó que la convivencia entre Ratzinger y el próximo Pontífice en el Vaticano no creará problemas.
"Me ha sucedido también a mí cuando llegué a la diócesis de Nueva York después de la jubilación de Eagan, y me he dado cuenta de que la situación ofrece más ventajas que desventajas", explicó Dolan, quien añadió que "el nuevo sucesor puede aprovecharse de la experiencia viva de su predecesor".
Título provisorio
Por lo pronto, Joseph Ratzinger ostentará el título de obispo emérito de Roma porque es obispo de Roma, señaló, aunque el portavoz Federico Lombardi dijo hoy desconocer el título que recibirá el Pontífice una vez abandone el Pontificado.
El día 28 de febrero el papa se trasladará en helicóptero a Castel Gandolfo, la residencia de verano de los papas, donde permanecerá hasta que estén acabadas las obras de rehabilitación del convento de monjas de clausura del Vaticano.
El convento cuenta con cuatro plantas, varios espacios comunes y 12 celdas monásticas, un ala nueva de 450 metros cuadrados, una capilla, un coro para las hermanas de clausura y una biblioteca.
El papa puede pasear por la gran huerta donde además del cultivo de verduras, se alzan limoneros y naranjos de cuyos frutos las monjas hacen confituras.
©EFE
Commentarios