La masacre de Tamaulipas, una sombra que ahuyenta a los migrantes

EFE | Oct 08, 2010 | 2:19 PM

Los abusos y los peligros

MÉXICO - La sombra de la masacre de 72 inmigrantes el pasado mes en el estado norteño de Tamaulipas ha espantado a muchos de los centroamericanos que cruzan México con la esperanza de llegar a Estados Unidos, más temerosos que nunca de las redes de narcotraficantes o de las extorsiones de policías corruptos.
El asesinato de aquel grupo de ecuatorianos, guatemaltecos, salvadoreños, hondureños y brasileños destapó los abusos y peligros a los que deben enfrentarse los inmigrantes que atraviesan México, ya sea en autobús o en ferrocarril, en medio de lo que varias organizaciones no gubernamentales (ONG) ya han tildado de crisis humana.
La ocupación del albergue Casa del Migrante "San Juan Diego" -que acoge a los inmigrantes que saltan en marcha de los trenes de mercancías que pasan por este nudo ferroviario del norte de la capital mexicana- se ha visto en el último mes y medio reducida casi en una cuarta parte, explicó a Efe su encargada, Guadalupe Calzada.
"Estábamos acostumbrados a tener por lo menos cuarenta personas por noche, y ahora estamos recibiendo entre diez y quince", detalla Calzada, quien recuerda que tras la masacre apenas llegaron 542 inmigrantes en el último mes, cuando el centro ha llegado a albergar mensualmente a 1,800 personas.
Algunos deciden volver
En los dominios de "mamá Lupe" -como la llaman sus huéspedes- pueden acceder, por primera vez en toda esa travesía de hambre, sed, frío, detenciones arbitrarias y mafias secuestradoras, a una cama, una ducha caliente, tres comidas al día y hasta calzado.
Dos jóvenes de Honduras y uno de Guatemala se desperezan en sus literas mientras comparten charla y risas. Pero no seguirán el mismo destino: el guatemalteco explica que está regresando a su tierra desde Coahuila (norte), donde tuvo noticia de lo sucedido en Tamaulipas y decidió volver.
Después de aquella matanza, atribuida por las autoridades mexicanas al grupo criminal de Los Zetas, los inmigrantes emprendían "de diez en diez" la vuelta a sus países desde la Casa del Migrante, ubicada en el barrio de Lechería del central Estado de México, recuerda Calzada.
"Mejor vivo que muerto, madre", cuenta que le confesó uno de sus huéspedes.
"Le tememos a todo", manifiesta el joven guatemalteco, "porque cuando nos encontramos con un policía tampoco sabemos qué nos va a hacer". "Ni Dios quiera que te pare un (agente) federal", añade uno de los hondureños.
Las autoridades también abusan
Tanto Amnistía Internacional como la Comisión Nacional de Derechos Humanos han denunciado que la mayoría de los centroamericanos que atraviesan México en su ruta hacia Estados Unidos son víctimas de abusos por parte de las autoridades.
Estos abusos empiezan por las "mordidas" (sobornos) que los policías y agentes migratorios exigen a los extranjeros a cambio de no deportarlos, pero se convierten muchas veces en robos, torturas y agresiones sexuales.
"Mamá Lupe" lamenta que, las más de las veces, quienes llegan a su refugio ya han sido "secuestrados y, en el caso de las mujeres, violadas", a lo que se suma que varios de ellos han sufrido amputaciones, como dos de los jóvenes que estos días duermen en el albergue situado a una hora por carretera de la capital mexicana.
Son una chica que perdió una pierna y un muchacho que se quedó sin brazo en alguno de los saltos de este tren al que la gente apoda "La Bestia".
En los ocho meses que lleva abierto, Calzada ha recibido en su refugio a unos 10,000 inmigrantes que coleccionaban historias estremecedoras, como las de todos aquellos a los que robaron el dinero que tanto les costó ahorrar, o la de las dos hermanas que huían hacia delante tras haber sido violadas en el camino, porque, rememora, "ya no se sentían dignas de sus hijos".
Para muchos son invisibles
"Ellos son invisibles para mucha gente, pero para el 'narco' se reducen al dinero que les exigen a sus familias cuando los secuestran", afirma.
Y no sólo para la delincuencia organizada; los veinteañeros que aún reposan en sus literas aseguran que hay muchos policías que, cuando no reciben su correspondiente "mordida", venden a los inmigrantes directamente a los grupos criminales.
"Somos un negocio", indica uno de los hondureños, que recomienda a quienes emprendan su mismo camino saber cuántas garitas de inmigración pasarán en su senda, "para calcular el presupuesto, porque en cada una te va a tocar dar dinero".
Cuando se levanten de la cama, aseguran, tendrán el cuerpo "bien cargado de energía" para aguantar hasta la frontera estadounidense, el último puerto de una travesía guiada por la "ambición del dólar", la moneda capaz de hacerlos prósperos cuando regresen a esos países que ya empezaron a extrañar.
Ninguno quiere permanecer en este México que se antoja como una frontera gigante llena de obstáculos: "Nuestra meta es pasar de largo, no enamorarnos ni quedarnos aquí".
©EFE
Comentarios