Senadores celebran audiencia sobre la reforma migratoria

Univision.com* | Feb 13, 2013 | 12:03 PM

Obama reiteró en informe sobre el Estado de la Unión que la reforma migratoria debe incluir un camino a la ciudadanía

WASHINGTON, D.C. – Dos semanas después de que un grupo bipartidista de Senadores pesentó los principios de una reforma migratoria, el Comité Judicial del Senado celebra este miércoles una audiencia para tratar el tema y estudiar la posibilidad de sacar de las sombras a la mayorìa de los 11 millones de indocumemntados.
Si bien la reforma migratoria se convirtió en una prioridad para el segundo mandato de Obama y para el liderazgo demócrata del Senado, seguramente emergerán muchas discrepancias radicales en la primera audiencia de la Cámara Alta sobre el tema, dijo The Associated Press.
La audiencia contará con testimonios de la jefa de la seguridad de Estados Unidos, Janet Naplitano, y de un inmigrante sin permiso de residencia en Estados Unidos, el periodista José Antonio Vargas, fundador del grupo Define American, el cual hace una campaña por la reforma de inmigración.
Vargas ganó el Premio Pulitzer por su investigación sobre la masacre de Virginia Tech mientras trabajaba en The Washington Post.
Hace 22 años llegó de Filipinas con documentos falsos y logró los más altos honores en el periodismo estadounidense, hasta que decidió confesar que se trataba de un inmigante indocumentado, que no tenía papeles y que el secreto de no tener documentos se había convertido en una carga cada vez más insoportable.
La asistencia de Vargas constituye una maniobra inusual por parte del Congreso, dijo The Associated Press.
La lista de invitados también incluye al ex director ejecutivo de America Online, Steve Case, así como Chris Crane, presidente del sindicato de trabajadores de Inmigración y Protección de Aduanas, que se opone a las políticas de inmigración del presidente Barack Obama.
¿Habrá reforma migratoria en 2013? Participe en el Foro de Reforma Migratoria.
El informe de Obama
La audiencia se lleva a cabo un día después de que Obama, en su discurso sobre el Estado de la Unión, renovó su llamado por una legislación amplia de inmigración que incluya un camino a la ciudadanía para los indocumentados.
Obama dijo ante el Congreso que la economía estadounidense cobrará mayor fuerza “cuando aprovechamos los talentos y el ingenio de inmigrantes esforzados y optimistas. Y ahora mismo, líderes de los sectores empresariales, sindicales, de cumplimiento del orden público y de comunidades religiosas convienen en que ha llegado la hora de aprobar una reforma migratoria integral”.
El mandatario exlicó que una reforma verdadera de inmigración “significa contar con una sólida seguridad fronteriza” e hizo énfasis en que la seguridad fronteriza está certificada por msu Administración y que es tiempo de aprobar la reforma migratoria amplia.
El grupo bipartidista de del Senado propone un plan de cuatro puntos que incluye un camino a la ciudadanía, pero establece como requisito que primero se debe asegurar la frontera antes de abrir el camino a la ciudadanía. Y que quienes sean autorizados para avanzar por este sendero primero deben ser fichados, pagar una multa, pagar impuestos y carecer de antecedentes criminales entre otros requisitos, quienes obtendrán un estado de no inmigrante que podría dilatar 10 años antes de pedir la residencia permanente.
En la actualidad algunas categorías de peticiones de green card demoran hasta 23 años, según el Boletín de Visas del Departamento de Estado.
La exigencia de Obama
Obama quiere que el camino a la ciudadanía comience simultáneamente con la certificación de la seguridad en la frontera, y que los indocumentados que califiquen para la ciudadanía no entren en un estado de no inmigrante, sino que de inmediato se coloquen en el camino hacia la residencia.
“Una reforma verdadera significa establecer un camino responsable para ganarse la ciudadanía”, dijo Obama. “Un camino que incluya aprobar una verificación de antecedentes, pagar impuestos y abonar una multa significativa, aprender inglés y ocupar su lugar correspondiente en la cola, detrás de aquellos que están tratando de residir legalmente en el país”.
En otra parte de su informe sobre el Estado de la Unión, Obama dijo que una reforma verdadera “significa reparar el sistema de inmigración legal para acortar los períodos de espera, reducir la burocracia y atraer a los empresarios e ingenieros altamente calificados para que nos ayuden a crear empleos y fomentar nuestra economía”.
“En otras palabras, sabemos lo que hay que hacer. En este mismísimo momento, grupos bipartidistas en ambas cámaras están trabajando diligentemente para redactar un proyecto de ley. Celebro estas gestiones. Pues bien, ¡acabémoslo de hacer! Envíenme un proyecto de ley de reforma migratoria integral en los próximos meses y lo voy a promulgar de inmediato”, prometió.
La semana pasada la Casa Blanca dijo que el presidente esperará de cuatro a seis semanas para que el Congreso reciba un proyecto de reforma migratoria, y que en caso de no hacerlo el mandatario enviará el suyo y apurará a ambas cámaras para que lo aprueben.
"No más deportaciones"
Durante la comparescencia de Napolitano durante la audiencia en el Comité Judicial del Senado, una decena de personas la interrumpió portando pancartas, gritando en inglés "No más deportaciones" y llamándola "mentirosa".
Las interrupciones, al menos tres durante el transcurso de la audiencia a la que acudieron numerosos espectadores, subrayaron cuánta importancia reviste la reforma migratoria, especialmente para las familias afectadas por un promedio sin precedentes de 400 mil deportaciones anuales durante la presidencia de Obama.
Napolitano dijo que la seguridad fronteriza "es mayor que nunca antes, pero tenemos que mejorarla y eso será parte de un proyecto de ley... la insistencia en que una reforma de nuestras leyes migratorias debe esperar a que la frontera esté segura no reconoce que la reforma migratoria promueve la seguridad fronteriza", sostuvo en su declaración escrita.
Durante los cuatro años de la primera Administración de Obama el DHS deportó a más de 1.2 millones de indocumentados. El gobierno sostiene que la mayoría de los expulsados tenìa antecedentes criminales, pero grupos que defienden los derechos de los indocumentados reiteran que entre seis y siete por casa 10 deportados no tenían antecedentes que pusieran en peligro la seguridad de Estados Unidos.Las organizaciones también presionan para que el gobierno frene las deportaciones mientras el Congreso debate la reforma migratoria e incluya una vía de legalización para los indocumentados.
El grupo del Senado
Mientras el comité jurídico celebra la audiencia, el grupo bipartidista de senadores continúa elaborando un proyecto de ley que podría ser entregado al Comité el marzo.
El senador Marco Rubio, uno de los integrantes de esta instancia, dijo a Univision que se reunen al menos dos veces por semana y que se afinan detalles de temas complejos como la ciudadanía. Reconoció que un sector del Congreso se resiste a otorgarle la ciudadanía a los indocumentados, pero que el tema seguía sobre la mesa y que se trabaja para encontrar una solución.
Además de Rubio, el grupo bipartidista lo integran los demócratas Charles Schumer, Dick Durbin, Robert Menéndez y Michael Bennet, y los republicanos John McCain, Lindsey Graham y Jeff Flake.
El presidente del Comité Judicial del Senado, Patrick Leahy (demócrata de Vermont), apoya una reforma migratoria amploa que incluya un caminpo a la ciudadanía tal y como presiona el presidente Obama.
"La reforma integral de inmigración debe incluir un camino justo y claro a la ciudadanía de esos 'dreamers' y familias que han hecho de Estados Unidos su casa; las aproximadamente 11 millones de personas indocumentadas en los Estados Unidos", dijo Leahy en una la declaración.
"Me preocupa cualquier propuesta que contenga falsas promesas en las cuales la ciudadanía está siempre sobre la siguiente montaña. Quiero que el camino sea claro y el objetivo de la ciudadanía alcanzable", agregó.
©Univision.com*
Commentarios