Niñeras 'on demand'

Univision | Feb 08, 2013 | 10:08 PM

SIGUIENTE:

Durante el programa de intercambio, las jóvenes peruanas aprenderán inglés a cambio de cuidar bebés en EEUU.

Por Jorge L. Mota

Contratar a una niñera es un asunto serio, que puede ser riesgoso y costoso a la vez. Pero la organización AU PAIR es una de las compañías que operan en América Latina y que preparan niñeras para familias en los Estados Unidos, que buscan precisamente tranquilidad y gastar menos.
Es una suerte de intercambio; las jóvenes cuidan a los niños a cambio de aprender inglés y conocer la vida en los Estados Unidos.
Las nanas de América Latina tienen mucho éxito, y con el crecimiento de la población hispana en el país del norte, se han puesto de moda.
Sharon es una de las muchachas que aspira a viajar pronto desde Perú, su tierra natal. Para lograrlo debe pasar varios exámenes y entrevistas en las oficinas de AU PAIR, antes de ser aceptada como niñera.
No todas las jóvenes sirven para este programa. “Puede resultar chocante, pero les recomendamos que las primeras semanas lo tomen con calma”, nos cuenta Ana Lucía Manosalva, representante de Au Pair.
Manosalva explica que lo primero es hablarles sobre la diferencia de culturas. “Les explicamos qué diferencias hay entre criar un niño latino y un niño americano. Acá nosotros los mecemos, los agarramos, los agitamos. Allá no, allá no puedes estar tocando tanto al niño. Hay diferencias”, agregó.
En el pasado han ocurrido casos extremos como el de la niñera peruana Ada Cuadros, que tras el confuso accidente en que murió un niño a su cuidado, terminó en la cárcel. Por eso quienes se dedican a enviar niñeras a los Estados Unidos, tienen mucho cuidado al seleccionarlas. No cualquiera puede hacer este trabajo que implica mucha responsabilidad.
Además de saber hablar inglés, hay que tomar clases de primeros auxilios, y tener experiencia con el cuidado de niños. Les exigen también saber manejar y obtener una licencia de conducir internacional.
Sharon debe pagar alrededor de mil dólares para viajar a su nuevo empleo, y allá tendrá a cambio un salario fijo, todas las comidas, y 45 horas de trabajo a la semana, con horas libres para estudiar y salir. También será tratada como un miembro más de la familia.
Heidi Suttin ya lo hizo antes, y la experiencia le cambió la vida. “Me cambió por completo, me hizo más independiente, y aprendí otra cultura. Crecí como persona”, nos explica, ahora de vuelta en Perú.
A diferencia de Sharon, Cassandra García lleva varios meses ya viviendo en Nueva York como niñera y recibiendo el cariño de una típica familia estadounidense.
Ella cuida a dos niñas y, aunque no es parte de su trabajo, también les habla en español, y ellas lo aprenden de buena gana.
Cassandra llegó a trabajar donde la familia Eaton hace casi un año, y en este tiempo ha cambiado mucho. “Ahora soy más puntual, más ordenada”, nos cuenta.
La familia Eaton está muy contenta con Cassandra. Ellos reconocen que al principio fue difícil confiar sus hijos a alguien que no conocían. “Ella ahora es parte de nuestra familia, cena con nosotros, viaja con nosotros”, dice Caroline Hewitt, madre de las niñas.
Las niñeras son monitoreadas en los EEUU y también desde su país de origen. Cassandra es maestra de profesión y quería perfeccionar su inglés, conocer otra realidad. “Todos me decían, ¿cómo vas a ir donde una familia que no conoces? Creo que hay que ser optimista, hay que ser fuerte y asumir el reto”, nos dice.
Tanto los Eaton como Cassandra García, tenían temores. Hoy sin embargo, tienen lazos de familia, y piensan prolongar por un año más esta relación de intercambio de culturas.
©Univision
Comentarios