Grupos de autodefensa entregan a 'peligrosos criminales'

Univision.com | Feb 09, 2013 | 12:36 PM

No usarán capuchas ni máscarás

Once de las 54 personas retenidas por grupos civiles de autodefensa que se levantaron en armas en el estado mexicano de Guerrero (sur), a causa de la impunidad ante la proliferación del crimen organizado en la zona, fueron entregados la noche del viernes al gobierno estatal, constató la AFP.
Hartos del creciente número de secuestros, robos y extorsiones, y de la pasividad de las autoridades locales, cerca de mil campesinos e indígenas -algunos de edades tan tempranas como 14 años-, tomaron escopetas y machetes el 6 de enero para salir con el rostro cubierto a defender sus comunidades en varios municipios de la Costa Chica de Guerrero.
La entrega de los once detenidos, entre ellos dos mujeres, se desarrolló en la explanada del palacio municipal de Ayutla de los Libres, donde inició la sublevación, apunta la AFP.
Efe detalla que la entrega fue una "muestra de voluntad de diálogo, mientras vamos discutiendo qué hacer en el tema de la justicia", dijo el líder de la UPOEG, Bruno Plácido, en una entrevista radiofónica.
"Estamos discutiendo con las autoridades una salida a toda la inconformidad social, al abandono del Estado mexicano, con una perspectiva integral. Queremos que el Gobierno entienda que no estamos contra él, pero sí (queremos) restablecer el orden y restaurar la dignidad de las personas", declaró.
Iniciará su proceso judicial
Los 500 habitantes que acudieron al evento guardaron calma mientras los señalados de crímenes como asesinato, secuestro, extorsión, venta o consumo de drogas eran trasladados a la fiscalía estatal para someterlos a una revisión médica e iniciar su proceso judicial.
La AFP recuerda que el acuerdo entre la secretaría de Gobernación (Interior) y la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero establecía la liberación de al menos 20 personas, pero esto no fue posible por problemas de logística, según el secretario general del gobierno estatal, Humberto Salgado.
El funcionario adelantó que las 43 personas que aún permanecen retenidas en otros municipios de la Costa Chica serían liberadas paulatinamente con el consenso de las autoridades comunitarias y gubernamentales.
Según las autoridades, los grupos de autodefensa no están facultados para juzgar y sancionar, por lo que exaltaron la entrega de los detenidos como un acto que abre el camino a la legalidad para combatir a los grupos delictivos que operan en la región.
Sin embargo, los representantes de las policías comunitarias dicen ampararse en las normas de usos y costumbres por las que se rigen los pueblos indígenas en varios estados de México, así como por el artículo 39 de la constitución que señala que "la soberanía nacional reside esencial y originalmente en el pueblo" y por convenciones internacionales.
¿Qué pasará?
Salgado evadió precisar si los grupos de autodefensa y los retenes instalados en cuatro municipios de esta región serán retirados para ceder la seguridad al ejército mexicano y la policía federal.
En tanto, dos nuevos grupos de autodefensa se levantaron en armas en los municipios de San Miguel Totolapan y Pedro Ascencio Alquisiras, denunciando extorsiones, amenazas y secuestros constantes.
Otro grupo de civiles anunciará este domingo el inicio de su sublevación en el municipio de Cualac, en las montañas de Guerrero, que tendrá el respaldo de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias.
Entre los 54 detenidos hay cuatro mujeres, dos menores de edad, y varios miembros de la familia de un hombre al que denominan "El Cholo", el jefe de la célula criminal que opera en Ayutla de los Libres, un municipio de unos 13 mil habitantes.
En los últimos cuatro años, habitantes de los estados de Michoacán (oeste) y Chihuahua (norte) también han tomado la justicia en sus manos, en un país convulsionado por una ola de violencia que en el sexenio del expresidente Felipe Calderón (2006-2012) dejó más de 70 mil muertos, según cifras oficiales.
Efe apunta que el nacimiento de la UPOEG en la región de la Costa Chica de Guerrero es el ejemplo más reciente de la aparición de grupos de autodefensa en México ante la proliferación del crimen organizado, las extorsiones, la impunidad y la corrupción de los funcionarios.
La UPOEG, organización surgida en enero pasado en los municipios de Ayutla de los Libres, Teconoapa y San Marcos, está integrada por personas armadas y encapuchadas que controlan el acceso a las comunidades donde viven y realizan funciones propias de la policía.
Autorregularían al grupo como parte de la Policía Comunitaria
De acuerdo con las autoridades, los representantes de la UPOEG están dispuestos a seguir el procedimiento que marca la CRAC para ser autorizados como parte de la Policía Comunitaria, para lo cual tienen que pasar primero por una capacitación en derechos humanos, primeros auxilios, protección civil y otros rubros.
En declaraciones reproducidas por el diario Reforma, el dirigente de la UPOEG, Bruno Plácido, precisó que se informó a las autoridades sobre una serie de asambleas para consultar la situación de cada uno de los retenidos. "La gente va a evaluar a cada uno de los detenidos con base en el tipo de delitos que han cometido, si son o no de alta peligrosidad", abundó.
Primer muerto desde su surgimiento
Su movilización ha dejado ya un muerto, un presunto delincuente abatido a tiros el pasado 22 de enero en el poblado de Atliaca, sin juicio de por medio ni garantía alguna.
El surgimiento de este colectivo ha suscitado una renovada atención sobre esta zona de México, una de las más pobres del país y hogar de indígenas me'phaas, nahuas, amuzgos y afromestizos, entre otros.
Los grupos de autodefensa que irrumpieron el 6 de enero en la montaña del sur de México para proteger a sus comunidades instalaron el jueves un tribunal popular para iniciar el proceso de enjuiciamiento de 55 personas, la mayoría detenidas por vínculos con el crimen organizado.
Cientos de indígenas y campesinos armados con escopetas y con los rostros cubiertos se apostaron en el centro de El Mesón, donde los comisarios de unos 60 pueblos de la montaña del estado de Guerrero (sur) instalaron el tribunal en el que los detenidos fueron presentados ante sus familiares, los de las víctimas y la gente del pueblo que abarrotó la explanada.
El Mesón, un pequeño pueblo al que se llega por un sinuoso y polvoriento camino de tierra, forma parte de los seis municipios a los que se ha extendido el movimiento de autodefensa. Allí, pobladores asolados por los secuestros y extorsiones de integrantes del crimen organizado decidieron formar su propia policía para defenderse.
©Univision.com
Commentarios