Diario critica resistencia republicana a la reforma migratoria

Univision.com* | Feb 07, 2013 | 2:07 PM

Reitera que es tiempo que demócratas y republicanos se pongan de acuerdo y aprueben una vía justa de legalización de indocumentados

Un influente diario estadounidense dijo el jueves que la postura asumida por legisladores republicanos de la Cámara de Representantes, en cuanto a la reforma migratoria con una vía de legalización de indocumentados, “no tiene sentido y no es moralmente correcta".
The Washington Post refutó el intento de la oposición por obstaculizar la eventual legalización y la ciudadanía de la mayoría de los 11 millones de indocumentados que viven en el país.
La semana pasada un grupo bipartidista del Senado presentó los principios de un plan de cuatro puntos que incluye un camino a la ciudadanía para indocumentados que carecen de antecedentes criminales, pero condicionó la apertura de la ruta a garantizar primero la seguridad en las fronteras.
Cumplido este requisito, los indocumentados serán fichados y avanzarán a un estado temporal de no inmigrante previo pago de una multa. El senador republicano Marco Rubio (Florida) dijo que el período de tiempo en esta especie de limbo sería “significante”.
Finalizada esta fase, el inmigrante será nuevamente fichado, pagará otra multa y recién podrá iniciar los trámites de la green card, colocándose al final de la fila para la obtención de la green card, fila que en la actualidad en algunos casos demora hasta 23 años.
No deja en claro si quienes consigan la green card por esta vía podrán, luego de cinco años de residencia legal permanente, gestionen la ciudadanía.
¿Qué opina de la postura republicana en la Cámara de Representantes sobre la eforma migratoria? Participe en el Foro de Reforma Migratoria.
La versión de Obama
El presidente Barack Obama también presentó su plan migratorio. Construido también sobre cuatro ejes (ciudadanía, seguridad fronteriza, verificación  de empleo e inmigración legal), se diferencia del plan del senado en dos puntos clave: advierte que la frontera está segura y pide certificarla para comenzar cuanto antes el proceso de legalización, y rechaza el estado temporal de no inmigrante, permitiendo que los indocumentados que carezcan de antecedentes criminales puedan legalizar sus permanencias en un camino que incluye la ciudadanía estadounidense.
En la Cámara, mientras, un grupo bipartidista elabora en privado un plan parecido a las versiones de reforma migratoria del Senado y de Obama, pero que al parecer no incluiría la ciudadanía y anunciaría un camino más difícil que el señalado por el Senado.
El proyecto será presentado el martes 12, dijo a Univision la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen (Florida).
The Washington Post dijo que si bien los republicanos "están en su derecho de continuar alienando a la minoría de más rápido crecimiento del país", existen poderosas razones económicas, morales y prácticas para la reforma del sistema de migración, pero sin colocar a los indocumentados en un estado de no inmigrante indefinido.
Indicó que si bien algunos inmigrantes estarían dispuestos a aceptar una propuesta en esta dirección, "no tiene sentido y es inmoral para Estados Unidos crear una sub-clase permanente de trabajadores”, cuya cifra se eleva a varios millones.
Dijo que era inmoral porque serían relegados "a la vez que esperamos que continúen cortando el césped de nuestras casas, cuiden de nuestros hijos, pinten nuestras casas y trabajen en nuestras fábricas, como lo han hecho por décadas".
Cambio de postura
El diario escribió que la idea de colocar a millones de esos trabajadores en este estado muestra que, después de todo, muchos en este partido "no pueden reconciliarse con el prospecto de que un indocumentado puedan algún día convertirse en un ciudadano".
“Millones de inmigrantes indocumentados han permanecido en el país durante y después de la recesión, precisamente debido a que el mercado laboral sigue demandando sus servicios”, dijo el diario. “Los inmigrantes son un estímulo económico, no sólo los inmigrantes altamente calificados, sino también los menos cualificados, quienes gastan sus ingresos en bienes y servicios” y mueven la economía.
The Washington Post estimó que los indocumentados no van a desaparecer ni tampoco serán deportados en masa, por lo que deja como respuesta la legalización para que los indocumentados salgan de las sombras y puedan alcanzar una vida plenamente productiva.
Reiteró que un estado temporal de no inmigrante les daría una cierta forma de libertad condicional, “aunque sea largo, que sería sin duda una mejora respecto a la situación actual, “pero no tiene sentido, ni es moralmente correcto” para el país.
De los requisitos esgrimidos en algunos planes, el diario dijo que en el sendero hacia la ciudadanía “es razonable” esperar que los inmigrantes indocumentados aprendan inglés y educación cívica, no cometan delitos y paguen impuestos. Y que también es justo “exigir que esperen su turno detrás de otros que ya han solicitado la residencia legal permanente”, pero que el tiempo de espera para todos debe ser “razonable”.
“Eso significa tomar medidas para acelerar el tiempo de espera para los solicitantes existentes, que en algunos casos dura más de 20 años”, apuntó.
Reforma justa y viable
Al insistir en la postura esgrimida por algunos republicanos en la Cámara, el diario dijo que los indocumentados no pueden permanecer décadas en espera de ser legalizados oficialmente, y demandó un acuerdo bipartidista que, a su vez, permita la aprobación de un plan de reforma migratoria viable y justa.
En diciembre The Washington Post urgió al Congreso y a la Administración Obama a que aprueben cuanto antes una reforma migratoria comprensiva que permita la legalización de millones de indocumentados.
En esa oportunidad dijo que tras la reelección del presidente el 6 de noviembre para un segundo mandato de cuatro años, los republicanos estaban desesperados por detener su “caída libre” con los votantes hispanos, y que para ello deben “llegar a un acuerdo sobre la reforma migratoria” con los demócratas.
Sin embargo, advirtió que se trata de un “tema difícil” en la negociación, tanto al interior del Partido Republicano como en las posteriores pláticas con sus adversarios políticos en ambas cámaras del Congreso.
El diario dijo además que la mayoría de los indocumentados que aguarda una reforma migratoria “ha estado en este país durante una década o más” y que algunos “tienen hijos nacidos aquí, que son ciudadanos estadounidenses”, dijo.
“Ellos son un pilar de la economía estadounidense” y merecen una “solución justa y razonable es que les conceda un camino a la ciudadanía”, apuntó el periódico.
El matutino previno que para alcanzar un acuerdo bipartidista los republicanos deberán primero lidiar con la hostilidad y el rechazo al tema de la legalización de los indocumentados -que el ala ultraconservadora denomina “amnistía”- y que el gobierno debe contribuir con la eliminación de la amenaza de deportación para aquellos inmigrantes sin papeles que no tienen antecedentes criminales.
©Univision.com*
Commentarios