Schumer anunció fecha para la reforma migratoria

Univision.com* | Feb 03, 2013 | 9:06 AM

SIGUIENTE:

El Senador Schumer fue Al Punto con Jorge Ramos de la propuesta bipartidista del Grupo de los 8 y explica por qué incluir seguridad fronteriza en la reforma migratoria.

Presidente del subcomité de inmigración del Senado anticipa voto favorable para finales de la primavera

El senador Charles Schumer (demócrata de Nueva York) dijo a Univision que la reforma migratoria podría ser votada a finales de la primavera, y que existe un clima favorable en el Congreso para aprobar un plan que incluya una vía para la legalización de millones de inmigrantes indocumentados.
Schumer, quien preside el Subcomité de Inmigración y Seguridad Fronteriza del Senado, conversó con el periodista Jorge Ramos, en el programa Al Punto, entrevista que será publicada este domingo por la cadena Univision.
¿Habrá reforma migratoria en 2013? Participe en el Foro de Reforma Migratoria.
A la pregunta si el debate que se vive en torno al futuro de los 11 millones de indocumentados es distinto al registrado en 2007, la última vez que el Congreso y la Casa Blanca intentaron aprobar una reforma migratoria, Schumer dijo que esta vez había tres diferencias notables.
“En primer lugar, la actitud del público”, dijo y mencionó que hace siete años se exigía un fuerte control fronterizo y deportar a la totalidad de los indocumentados.
“Ahora están diciendo que además de asegurar la frontera se debe proporcionar un camino regulado hacia la ciudadanía para las personas que están aquí ilegalmente”, mencionó.
Poder hispano
En segundo lugar Schumer mencionó la reelección del presidente Barack Obama el pasado 6 de noviembre y la derrota de los republicanos en las urnas. “Nuestros colegas republicanos han aprendido que ser antiinmigrante no les ayudó en la mesa electoral, y saben que si siguen siendo antiinmigrantes se quedarán como el partido de la minoría por largo tiempo”.
De los 12.2 millones de electores hispanos que acudiero0n a las urnas, el 71% votó por la reelección del presidente.
Schumer dijo que esta vez la fuerza del voto de la comunidad hispana se sintió con mayor fuerza que antes, y que ello empujó el debate de la reforma migratoria.
En Estados Unidos viven 11 millones de indocumentados y la mayoría de ellos son originarios de América Latina.
“Y en tercer lugar hemos aprendido de nuestros errores”, dijo, mencionando que el sistema de inmigración debe ser mejorado para atender flujo migratorio legal futuro.
Mencionó que existe un escenario optimista y que la reforma migratoria será aprobada al final del debate.
Juntan votos
Para ser aprobada, la reforma migratoria necesita 60 votos en el Senado (los demócratas tienen 53 asientos de los 100 cupos) y 218 votos en la Cámara de Representantes (controlada por los republicanos).
Schumer integra un grupo confirmado por cuatro senadores demócratas y cuatro republicanos que anunciaron una plataforma de principios para una reforma migratoria que descansa en cuatro ejes: camino a la ciudadanía, seguridad fronteriza, verificación de empleo e inmigración legal, advirtiendo que la legalización pasará por un duro proceso que incluye fichajes, un estado temporal de no inmigrante, multas, nuevas verificaciones, pago de impuestos y el trámite de la residencia legal al final de una cola que en la actualidad, en algunos casos, demora hasta 23 años.
Luego de ese proceso quienes reciban la residencia o green card (tarjeta verde) podrían gestionar la ciudadanía estadounidense.
Schumer dijo que el denominado Grupo de los Ocho “no tenemos los votos todavía” y que era obvio que para lograr la aprobación de la reforma “necesitamos votos republicanos”.
Entre los republicanos que integran esta instancia se encuentran los senadores Marco Rubio (Florida), Jeff Flake (Arizona), John McCain (Arizona) y Lindsey Graham (Carolina del Sur).
El plan del Senado menciona que la apertura del duro camino hacia la ciudadanía será abierto una vez se certifique que la frontera es segura. El gobierno de Barack Obama ha dicho que este requisito se cumplió en el curso de 2012. Un estudio del Migration Policy Institute (MPI) reveló que en 2012 la Administración Obama gastó más de $18 mil millones en ejecutar las leyes migratorias en la frontera, cantidad que supera los presupuestos del FBI, la DEA y el Servicio Secreto juntos.
También llevó a cabo una agresiva política de deportaciones. En los últimos cuatro años el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) rompió récords sucesivos de deportaciones. En 2012 bordó los 410 mil. El DHS aseguró que la mayoría de expulsados eran criminales, pero grupos que defienden los derechos de los inmigrantes reiteran que entre seis a siete de cada 10 deportados no tenía antecedentes criminales que representaran una amenaza grave para la seguridad nacional.
Punto flaco
El Grupo de los Ocho propone que los gobernadores fronterizos sean quienes certifiquen la seguridad en la frontera como condición para abrir el camino a la ciudadanía. Entre ellos se encuentran la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, y el gobernador de Texas, Rick Perry, ambos declarados contrarios a una vía de legalización de indocumentados y severos en sus juicios respecto a lo actuado por el gobierno en la frontera con México.
Schumer dijo que la comisión recomendara tendría sólo una actuación como consultor, pero que será la Secretaria de Seguridad Nacional quien al final tomará la decisión de certificar la seguridad fronteriza.
“Vamos a utilizar medidas objetivas”, dijo y aseguró que nada se dejará al azar. Mencionó que la idea del grupo de consulta fue sugerida por el senador McCain, y aseguró que el grupo “no tendrá poder de veto. Ninguno”.
Schumer dijo que pese a los esfuerzos hechos por el gobierno de Obama en los últimos cuatro años en asegurar la frontera, algunos puntos todavía no lo están. De la espera para certificarlo, indicó que “es un pequeño precio a pagar, a mi juicio, para poder sacar a 11 millones de personas las sombras”.
Apuran el paso
El martes Obama presentó en Las Vegas, Nevada, los principios de una reforma migratoria similar al entregado por el Grupo de los Ocho en Washington. Una diferencia radica en que mientras los senadores incluyen un estado de no inmigrante de prueba para los indocumentados que carecen de antecedentes criminales, el que no está definido si durará uno o más años, Obama pide que se elimine y que se arranque, de inmediato con el camino hacia la residencia legal permanente.
En cuanto a multas y verificación de antecedentes ambas versiones señalan lo mismo.
Schumer dijo que el plan del Senado podría ser presentado al Comité Judicial en cuatro o cinco semanas, y que el pleno podría recibirlo a finales de la primavera o principios del verano para debatirlo y aprobarlo.
Al igual que millones de estadounidenses, Schumer es hijo de inmigrantes. “Mi familia es de todos lados. Mi madre es de Alemania y Austria, por el lado de mi padre de Polonia y Rusia. Mi esposa es rumana. Nosotros somos descendientes de inmigrantes. Y como neoyorquino, sé mejor que nadie cómo los inmigrantes fortalecen nuestra economía y fortalecer a nuestro país”.
La entrevista completa que el periodista Jorge Ramos le hizo al senador Charles Schumer podrá verla este domingo en Al Punto de la Cadena Univision, a partir de las 10 AM ET/9 AM CT/ 1 PM PT.
©Univision.com*
Commentarios